El Pontevedra CF y Milo evitan el juicio tras llegar a un acuerdo previo

El técnico había denunciado al club granate al final de la pasada temporada por despido improcedente. Las condiciones del pacto fueron declaradas confidenciales por las dos partes
Milo Abelleira en la puerta de la sala número tres, en el momento en que llega Lupe Murillo a los tribunales
photo_camera Milo Abelleira en la puerta de la sala número tres, en el momento en que llega Lupe Murillo a los tribunales

El Pontevedra Club de Fútbol y Milo Abilleira alcanzaron un acuerdo este lunes, en los tribunales de Pontevedra, que evitaron la celebración del juicio que había de enfrentarlos tras la demanda por despido improcedente que el exentrenador granate había interpuesto contra el club.

El técnico fue despedido al final de la pasada temporada por parte del consejo de administración del Pontevedra. La institución planteó su decisión como la finalización de un contrato, mientras que el técnico se amparó en una cláusula del documento que lo vinculaba a la entidad, sellado en la etapa en que José Manuel Fernández fue presidente de la institución, por el que sería renovado automáticamente en el supuesto de que el Pontevedra lograse el ascenso de categoría, de Tercera a Segunda División B, que finalmente se produjo.

El juicio estaba previsto para las doce del mediodía en la sala número 3 del Juzgado de lo Social de Pontevedra, ubicado en el edificio de la Audiencia Provincial.

Las partes optaron por conceder carácter de confindencialidad a las condiciones del pacto que alcanzaron al mediodía del lunes, aunque el club granate deberá desembolsar una importante cantidad económica para saldar su relación con el exempleado.

El magistrado encargado de llevar el caso instó a la sociedad deportiva y al entrenador a saldar su relación por la vía amistosa. Los abogados de las dos partes optaron por convencer a sus clientes para poder alcanzar un punto de encuentro que resultase lo menos gravoso posible para todos los interesados.

El Pontevedra estuvo representado en la sala por la presidenta de su consejo de adminitración, Lupe Murillo, y los consejeros Pablo Galván, Roberto Feáns y Enrique Mariño, citados para declarar en la vista junto a la empleada de las oficinas de la entidad, Natalia Penide.

Por su parte, la parte demandante había citado como testigos a los dos anteriores máximos mandatarios de la institución, José Manuel Fernández y Mauricio Rodríguez Boullosa, así como al exentrenador del club Manu Fernández. Todos ellos se personaron el lunes en las instalaciones de la Audiencia Provincial, aunque finalmente su declaración no fue necesaria.

El preparador estuvo acompañado en la sala en todo momento por su abogada, Beatriz Lago, y llegó a los tribunales con anterioridad a los representantes del consejo de administración del Pontevedra. La parte demandada estuvo legalmente representada por el letrado Andrés Malvar.

El juicio había sido aplazado el 1 de septiembre debido, según explicó Malvar, a la imposibilidad de personarse de la presidenta granate, Lupe Murillo, que debía afrontar un viaje ese día.

El club y Milo todavía tienen pendiente otro juicio, por reclamación de cantidades, programado para el próximo mes de febrero.

Comentarios