jueves. 19.09.2019 |
El tiempo
jueves. 19.09.2019
El tiempo

La abstención del PP facilita la tramitación de la ley para transferir tráfico a Galicia

Xoaquín Fernández Leiceaga. PEPE FERRÍN
Xoaquín Fernández Leiceaga. PEPE FERRÍN

La ley fue presentada por el PSdeG y los populares dicen que no la "obstaculizarán" pero ven "otras prioridades"

La abstención del PPdeG ha permitido la aprobación por parte del Parlamento del inicio de la tramitación de la ley para la transferencia de las competencias de tráfico y seguridad viaria desde el Estado a la Administración autonómica. 

La ley, presentada por el PSdeG, ha salido adelante con los votos favorables de los grupos de la oposición y la abstención de los diputados del PPdeG, que han justificado su postura de "no obstaculizar" la tramitación de la ley a pesar de que consideran que existen "otras prioridades" para el "autogobierno de Galicia", como el traspaso de la AP-9, el aumento de la plantilla de la policía autonómica y una dotación presupuestaria "justa" por parte del Estado. 

Se trata de la segunda vez que el Parlamento de Galicia aprueba una ley para la transferencia de las competencias de tráfico a Galicia. En 2008, todos los grupos de la Cámara gallega respaldaron la proposición que, finalmente, fue rechazada por el Congreso con el voto en contra del PSOE y la abstención del PP.

UN 'DÉJÂ VU'. En la exposición de la ley, el portavoz socialista, Xoaquín Fernández Leiceaga, ha reconocido el "déjà vu" que supone volver a traer la transferencia de las competencias de tráfico al Parlamento bajo "los mismos argumentos" expuestos hace una década, cuando el traspaso fue denegado en las Cortes, precisamente, por los votos del grupo mayoritario en 2010, el socialista. 

Leiceaga, que en 2010 fue el encargado por parte del PSdeG de defender el texto de la ley en el debate del Congreso, ha asegurado que la "incertidumbre" política a nivel estatal con la inminencia de las elecciones generales del próximo 28 año debe ser entendida como una oportunidad para impulsar la transferencia fracasada hace una década. 

"Tenemos lo que se conoce como un velo de ignorancia. No sabemos a qué gobierno y a qué Congreso vamos a remitir esta iniciativa. Deberíamos tomar la decisión de enviarla, prescindir de posiciones tácticas y anteponer el interés de Galicia", ha incidido el portavoz socialista. 

Así las cosas, Fernández Leiceaga ha puesto el foco en que el traspaso sería "útil" porque mejoraría la "eficacia" en la gestión pública de las carreteras y, por lo tanto, redundaría en "beneficio" de la sociedad gallega. 

"No se trata de una cuestión identitaria o ideológica; es una cuestión de racionalidad", ha aseverado Leiceaga, quien sostiene que la red viaria gallega, en la que "las rectas tienen nombre y las curvas tienen número", cuenta con unas "características propias" que, si bien "son difícilmente modificables" desde la gestión pública, ésta sí puede "modularlas" para reducir la siniestralidad, un ámbito en el que Galicia "permanece muy por encima de la media estatal". 

Leiceaga ha recoonocido que la tramitación de la ley será "larga" y que, de ser autorizada por el Estado, la asunción de las competencias de tráfico por la Xunta deberá ir acompañada de "la dotación suficiente" de personal para la Policía Autonómica y el desarrollo definitivo de este cuerpo, algo que "tendría que hacerse" en la comisión mixta entre Estado y Gobierno gallego, algo que, según el portavoz del PSdeG, podría llevarse a cabo "paralelamente" a la tramitación de la ley de traspaso. 

Para el portavoz de los socialistas en la Cámara, la defensa del "autonomismo" –atacado, a su juicio, por "el centralismo y el independentismo"– supone un "refuerzo del Estado, porque las autonomías son el Estado". "El mejor ejemplo que podemos dar al independentismo, en este caso catalán, es que cuando hay transversalidad y respeto a la ley, el Estado autonómico tiene la capacidad para adaptarse a las características de un pueblo como Galicia", ha remarcado.

El PP ve otras prioridades mientras En Marea y BNG critican las "contradicciones" de PSOE y PP
El Partido Popular, de la mano del diputado Martín Fernández Prado, ha defendido el argumento expuesto en las últimas semanas desde las filas populares: el PP no renuncia al "techo competencial" para Galicia, pero "prioriza" otras cuestiones que considera "fundamentales" para el autogobierno, como el traspaso de la AP-9, la dotación presupuestaria adecuada para la comunidad y el desarrollo de la Policía Autonómica. 

Por parte de En Marea ha intervenido la parlamentaria Carmen Santos, que ha censurado las "contradicciones" de socialistas y populares, a los que ha recordado que sus posturas provocaron que esta transferencia acumule "once años de retraso". 

"Que cada uno sea claro en sus posiciones y que se haga que lo que se dice", ha exhortado Santos al PP y al PSOE, quienes, a su juicio, "dan bandazos dependiendo de si están en el gobierno o en la oposición". "Es muy cantoso", ha apostillado.

El diputado del BNG Luis Bará también ha cargado contra las "sucursales en Galicia" del Partido Popular y Partido Socialista, a los que acusa de "votar algo aquí y diferente en el Estado" porque "cambian los papeles según manden en Madrid". 

En esta línea, tras afear al ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo su "cero patatero" en trasferencias después de una década al frente de la Xunta, el parlamentario nacionalista ha acusado a Leiceaga de "dulcificar la historia" del fracaso de la traspaso en 2010 al "omitir" el rechazo del PSOE en el Congreso y ha disparado contra el PP por su argumento de que estas competencias "no son prioritarias ni necesarias". "Son ustedes más centralistas que los de Madrid", ha espetado Bará a los populares. 

La abstención del PP facilita la tramitación de la ley para...
Comentarios