Absuelto el acusado del crimen de Nerea Añel, pese a que el jurado lo consideró culpable

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Ourense señala que no se puede determinar "si la prestación de asistencia médica hubiese evitado la muerte"
La expareja y acusado por el crimen de Nerea Añuel durante el juicio con jurado popular celebrado en Ourense. EFE
photo_camera La expareja y acusado por el crimen de Nerea Añuel durante el juicio con jurado popular celebrado en Ourense. EFE

La Audiencia Provincial de Ourense ha acordado la absolución de un hombre acusado de matar en 2020 a Nerea Añel, de 26 años, desaparecida y cuyo cadáver fue hallado ocho meses después, pese a que el jurado popular lo consideró culpable.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Ourense lo ha absuelto de los presuntos delitos de homicidio consumado y de homicidio por omisión al señalar que no se puede determinar "si la prestación de asistencia médica hubiese evitado la muerte", como consideró probado el jurado popular. 

La sentencia, facilitada por fuentes judiciales, advierte de que el tribunal que enjuició los hechos y que lo consideró autor de un delito de homicidio por no prestar asistencia a la víctima, está sujeto "a las mismas garantías de imparcialidad y suficiencia probatoria que el desarrollado ante jueces profesionales". 

Añade que los hechos probados "deben de ser susceptibles de su calificación en el tipo penal interesado por la acusación y que ha servido de base para la declaración de culpabilidad".

Observa que "si bien la Ley del Jurado otorga al magistrado presidente la facultad de disolver el jurado si estima absoluta falta de prueba, en este supuesto entiende que no se produjo esa falta de prueba, pues afirma que concurría prueba indiciaria, como así fue valorada por el jurado".

Pero apunta que "la calificación jurídica de ese hecho declarado probado no permite su subsunción dentro del delito de homicidio por omisión", como apuntaba la Fiscalía, ya que "ni concurre en el acusado la posición de garante que le impone la obligación de actuar, ni tampoco, a juicio del jurado, hubiese podido evitar el fallecimiento de la víctima".

Por ello, la sentencia, que no es firme, ya que aun cabe presentar recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, estima que "no puede sostenerse un veredicto de culpabilidad", tal y como determinó el jurado en consonancia con la petición de la Fiscalía, por lo que lo absuelve.

Precisa que no se puede concluir que "una relación de noviazgo con una duración de dos meses presente la estabilidad necesaria para hacer nacer la obligación de garantía, y más cuando se desconocen los términos en los que la misma se desarrollaba".

Además, no quedó acreditado "cómo se produjo el fallecimiento" de la víctima, "si fue de forma inmediata o si derivó de la falta de asistencia médica", y descarta la conducta que la acusación consideraba posible y exigible al acusado relativa a "evitar el fallecimiento".

Comentarios