Adega denuncia agresiones a otros tres castros en A Mariña

La organización ecologista ADEGA y el colectivo MariñaPatrimonio han denunciado ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y el departamento de Patrimonio de la Xunta de Galicia las agresiones que supuestamente han sufrido otros tres castros en la comarca lucense de A Mariña.

Esta denuncia se produce apenas unos días después de que los ecologistas avisasen a la Xunta y a la Guardia Civil del vertido de "toneladas" de tierra en el Castro de Sumoas, en el municipio lucense de Xove, un suceso que ha motivado la apertura de una investigación por parte de Patrimonio, dado que el yacimiento ha sido inventariado.

Según ambas organizaciones, en esta ocasión los castros dañados son los de Castelo de Celeiro, en Viveiro, Coto da Vela y Pereiraboa, ambos en el municipio de Xove.

Ambos colectivos comprobaron que en los citados yacimientos arqueológicos se hicieron movimientos de tierra con excavadoras mecánicas para abrir nuevos caminos que facilitasen la plantación de eucaliptos en una finca que anteriormente había sido talada.

De hecho, en un comunicado, subrayan que las excavadoras llegaron a cortar los parapetos de defensa de uno de los castros e incluso dejaron a la vista restos arqueológicos de cerámica.

Por ello, ADEGA y MariñaPatrimonio volvieron a quejarse de que ni la Xunta de Galicia ni los respectivos concellos sean capaces de velar por el patrimonio arqueológico.

De hecho, ambas organizaciones criticaron que sea precisamente la Xunta de Galicia, la institución que tiene la obligación de proteger el patrimonio arqueológico gallego, la que autoriza "las talas con maquinaria pesada en yacimientos arqueológicos", con "el impacto que ello supone para los bienes inventariados".

Además, lamentaron que los daños ocasionados en los castros mariñanos no sean un hecho "puntual", porque "gran parte de la destrucción que está a sufrir el patrimonio es provocada por las nefastas prácticas forestales, que no respetan el territorio y a las que no se les pone coto".