jueves. 17.10.2019 |
El tiempo
jueves. 17.10.2019
El tiempo

Adriana Domínguez: "Galicia vende, hoy es muy importante ser de un lugar y presumir de ello"

Adriana Domínguez. EP
Adriana Domínguez. EP
La consejera delegada del grupo Adolfo Domínguez ha sido clave en el reflotamiento de la firma ourensana de moda desde que cogió las riendas del grupo

Siempre tuvo claro que se iba a dedicar al negocio familiar o tuvo crisis de vocación?
Adolfo Domínguez, la marca, y yo tenemos la misma edad. La empresa ha formado parte de mi vida desde siempre. Mi nombramiento como consejera delegada no formaba parte de un plan, sino que se produjo por responsabilidad hacia la empresa familiar que crearon mis abuelos y la necesidad de transformarla para seguir mirando hacia delante.

¿Añora su etapa de actriz, en la que participó en cinco películas y compartió reparto con Robert de Niro, Kathy Bates, Luis Tosar o Héctor Alterio, entre otros?
No, añorar no. Fue una etapa más de mi vida, me ayudó a formarme y a sumar experiencia. Pero bueno, llevo ya más de 15 años en diferentes puestos de la compañía y, en una empresa familiar, lo cierto es que siempre estás de una u otra forma. La transformación que estamos realizando ahora en Adolfo Domínguez es un bonito desafío y requiere de una enorme dedicación. Lo cierto es que estoy muy ilusionada con el proyecto y con todo nuestro equipo humano.

¿Coincide en la apreciación de que la sucesión es el principal problema que suele abocar a las empresas familiares a su desaparición? ¿O ve otras causas?
Sí, claro. Cuando una empresa llega a su etapa de madurez es difícil mantenerse, pero lo más complicado es entender la necesidad de refrescarse, porque dentro de una empresa eso implica una revolución. Pero las empresas familiares tenemos una característica central: cara y ojos, rostro humano. Existe una cultura empresarial que se transmite y, sobre todo, un proyecto a largo plazo para que las empresas familiares seamos sostenibles y sigamos siendo competitivas. Las sucesiones familiares no solo se resuelven con un protocolo legal, también necesitan cultura, implicación, conocimiento por parte de los equipos, de la plantilla, de los proveedores, de los clientes.

Cuando una empresa llega a su madurez es difícil mantenerse, pero lo complicado es entender la necesidad de refrescarse

Este lunes impartirá una conferencia en la facultad de Administración y Dirección de Empresas de la USC. ¿Qué les dice a los alumnos?
Que estamos orgullosos de ser de donde somos. Que Galicia vende. Que hoy, en el mundo, es muy importante ser de un lugar y presumir de ello. Adolfo Domínguez siempre ha estado en Ourense. Siempre. Diseñamos y vendemos moda de autor desde Galicia desde hace 43 años, y ese es otro rasgo diferencial en el sector. A nivel concreto de la marca, queremos un amplio diálogo social en el que se perciban nuestros valores: sostenibilidad y que donde reside la belleza de verdad es en uno mismo, tenga la talla que tenga y la edad que tenga.

Junto a su equipo de trabajo, ha conseguido reflotar en estos dos últimos años una nave que se hundía. ¿Cuáles han sido las claves para aumentar los ingresos del grupo, enjugar sus deudas y revalorizar sus acciones tan significativamente?
Ser una marca deseable y una gestión rentable deben ir de la mano. En los últimos dos años, hemos recentralizado todos nuestros equipos en Ourense, optimizado y reposicionado nuestra red comercial; inaugurado un nuevo concepto de tienda y apostado por el mundo online y un diseño de autor innovador. Hemos disciplinado mucho la gestión, dimensionado la red, invertido en tecnología y en conocimiento del cliente.

¿Cuáles son los planes inmediatos que tiene para el grupo Adolfo Domínguez?
Acabamos de presentar en Ourense, como primicia mundial, nuestra colección de otoño-invierno. Todo es nuevo: el método de diseño, la coordinación de los equipos, la creatividad conceptual por colecciones. También el desfile, abierto, en la calle, moderno, encabezado por 20 pandereteiras y con modelos no profesionales de todas partes, de todas las edades y tallas. Volvemos a desfilar, pero no a las pasarelas cerradas.

El rol de las tiendas físicas en el futuro estará marcado por las oportunidades que abra la tecnología, pero seguirán existiendo

¿Los gigantes de la moda marcan el paso y las tendencias en el sector o firmas como la suya tienen la suficiente autonomía?
Como firma de moda de autor, diseñamos prendas y complementos atemporales para que nuestros clientes se vistan de ellos mismos. Nosotros seguimos nuestro propio camino.

La venta online está devorando en los últimos años a la tienda física. ¿Cómo es en el caso de Adolfo Domínguez?
La venta online es una de nuestras palancas de crecimiento de la compañía durante los últimos dos años, con un aumento de las ventas del 70% entre marzo de 2018 y febrero de 2019. La tienda física redefinirá su rol durante los próximos años. No creo que nadie sepa todavía exactamente cómo van a ser las tiendas, pero estoy segura de que seguirán existiendo en el futuro. Nosotros tenemos 387 tiendas en 22 países, un 52% de ellas fuera de España y los últimos datos nos indican buenos crecimientos en todos los países, pero especialmente en Japón, México y España.

¿El comercio tradicional tiene fecha de caducidad o conseguirá sobrevivir?
El rol y forma que tomen las tiendas físicas en el futuro estará marcado por las oportunidades que abra la tecnología, pero estoy segura de que seguirán existiendo.

"La poca presencia de directivas no es deseable y me encantaría que fuese de otra forma"
Usted es uno de los contados casos en los que una mujer se encuentra al frente de un gran grupo empresarial. ¿Cree que se está corrigiendo esa brecha de género en los puestos de dirección en España o todavía queda mucho camino por recorrer?
La poca presencia de las mujeres directivas no es lo deseable y a mí me encantaría que fuese de otra forma. Creo que es cuestión de que la dirección de la empresa lo quiera y tenga la voluntad de llevarlo a cabo, de no tener prejuicio en la mirada y permitir la conciliación real para todos. Ir a por un modelo de empresa moderna y atractiva; un lugar que permita la distribución de tareas domésticas y que, por lo tanto, mujeres y hombres puedan tener las mismas oportunidades de crecimiento profesional. En Adolfo Domínguez el 82% de nuestra plantilla es femenina. Tenemos un consejo de administración paritario (cuatro mujeres y cuatro hombres) y un comité de dirección en el que el 55% somos mujeres. Es lo lógico en una empresa con tanto peso femenino en su plantilla.

La célebre frase de la arruga es bella pronunciada por su padre en los años 80, ¿ha sido un sambenito o una seña de identidad de la marca?
La arruga es bella forma parte ya de lo que es ser Adolfo Domínguez. Está más vigente que nunca.

Adriana Domínguez: "Galicia vende, hoy es muy importante ser de un...
Comentarios