Un campo de fútbol gallego, primero monitorizado para evitar microplásticos

Las instalaciones, en el municipio de Ribeira, son las primeras de césped artificial dotadas con medidas para evitar la liberación de estos materiales contaminantes
Trabajos de renovacion del césped artificial en un campo de fútbol. GONZALO GARCÍA
photo_camera Trabajos de renovacion del césped artificial en un campo de fútbol. GONZALO GARCÍA

El campo de fútbol 11 federado del Carreira C. F. en el municipio coruñés de Ribeira es el primero de césped artificial en España dotado con medidas para evitar la liberación de microplásticos, según un comunicado facilitado por Signus Ecovalor.

Signus y el Instituto Biomecánico de Valencia han desarrollado un proyecto de monitorización de este campo por "estar expuesto a una climatología intensa de lluvia" para evaluar las medidas de contención que evitan la liberación al medioambiente de estas materias contaminantes.

Entre estas medidas, evaluadas por el sistema de certificación de Ecoloop, figuran la instalación de filtros en el sistema de recogida de agua de lluvia y agua de riego del campo, un sistema de limpieza de botas en la entrada y salida del terreno de juego y otro de contenedores en los vestuarios, con objeto de "concienciar a los jugadores de la importancia de recoger las partículas que pueden depositarse en sus botas y ropa".

En el análisis de los materiales recogidos, los autores han identificado una "nueva fuente de microplásticos procedentes del propio césped" consistente en partículas de polietileno generadas por el filamento verde, que aportan un 18 % del total de microplásticos recabados en el estudio.

Los resultados indican según estas entidades la necesidad de aplicar "medidas de contención en todos los campos de fútbol de césped artificial" para evitar tanto los microplásticos derivados del caucho reciclado como los generados por el propio uso del campo, como el polietileno que simula el césped.

El comunicado recuerda que en España se generan alrededor de 300.000 toneladas de neumáticos fuera de uso al año, de las que cerca de 75.000 se utilizan para rellenos de campos de fútbol de césped artificial, y que la Comisión Europea está elaborando precisamente en la actualidad una regulación para controlar los microplásticos, procedentes entre otras fuentes de los neumáticos