domingo. 11.04.2021 |
El tiempo
domingo. 11.04.2021
El tiempo

La CIG denuncia un supuesto caso de acoso a una empleada de una fábrica de O Porriño

Rueda de prensa ofrecida este jueves por el sindicato. CIG
Rueda de prensa ofrecida este jueves por el sindicato. CIG
El expediente fue archivado "al no haberse podido acreditar las acusaciones" y tras ser escuchados 17 testigos

El sindicato CIG denunció este jueves un supuesto caso de acoso sexual y laboral a una trabajadora de la planta industrial del grupo Nueva Pescanova en O Porriño, y acusó a la empresa por "castigar" a la empleada. Atendiendo al relato de la compañía, sin embargo, la comisión creada para abordar el caso determinó el archivo del expediente tras "no haber podido acreditar situación de acoso alguna".

En una rueda de prensa, el secretario comarcal de la FGAMT, Suso García, y la responsable de igualdad de la CIG, Esther Mariño, explicaron que la trabajadora se puso en contacto con el comité de empresa el pasado mes de febrero para denunciar que estaba siendo acosada sexualmente por su jefe directo, mediante comentarios sexuales, insinuaciones e incluso tocamientos. 

El sindicato asegura que la primera medida que adoptó la dirección de recursos humanos de la empresa fue cambiar de turno a la trabajadora, a pesar de que ésta pidió que no lo variasen. Asimismo, se puso en marcha el protocolo antiacoso que hay en la factoría, que fue acordado por empresa y sindicatos, y se presentó formalmente la denuncia. A partir de ese momento, la CIG asegura que "comenzaron a pasar cosas gravísimas" y que "se difundieron" datos de la trabajadora y del presidente del comité, y "no se respetó la obligada confidencialidad" en estos casos. 

La central también denunció que los pasos en este procedimiento se han dado con "lentitud", y señaló que se constituyó la comisión de acoso pero se retrasó la tramitación de la denuncia hasta junio. Además, a pesar de que el tiempo máximo para resolver es de 45 días, la resolución no llegó "hasta el 19 de noviembre". 

La denuncia llevó a activar el protocolo antiacoso en la factoría

Según la CIG, la empresa amonestó a la trabajadora, a la que acusa de haber "obstruido" la tramitación del procedimiento. Asegura, además, que se pusieron problemas a otras trabajadoras que iban a declarar en la instrucción como testigos de la empleada supuestamente acosada. "Esto crea un caldo de cultivo y desanima a otras mujeres que puedan encontrarse en la misma situación. No denunciarán porque perciben que esos comportamientos quedan impunes", señaló Esther Mariño. 

En todo caso, la CIG confirmó que recurrirá la resolución y, además de las gestiones ante la Inspección de Trabajo, que ya es conocedora de los hechos, no descarta acudir a los tribunales. 

VERSIÓN DE LA EMPRESA. Por su parte, la empresa apunta que, tras recibir la denuncia, se puso en marcha el protocolo de actuación en casos de acoso y se trasladó a la mesa de igualdad de la empresa, compuesta por representantes de la parte sindical y de la empresarial. La trabajadora ejerció "su derecho" a elegir a los miembros de la mesa que compusieron la comisión de acoso

La empresa asegura que se pospuso el inicio de la investigación debido al estado de alarma

Según detalló Nueva Pescanova a Europa Press, la comisión se constituyó a principios de marzo y, paralelamente, mientras se desarrollaba la investigación interna, se cambió de turno a la empleada para que no coincidiese en su trabajo con la persona denunciada. 

La comisión decidió "por unanimidad" posponer el inicio de la investigación debido al estado de alarma y, cuando se reanudó, se entrevistó a 17 personas, entre ellas la trabajadora y el supuesto acosador. Además, la empresa asegura que ocho de los testigos fueron elegidos directamente por la denunciante. 

"Debido a lo delicado de la investigación", subraya la empresa, la instrucción se alargó durante varios meses, "con el objetivo de encontrar evidencias concluyentes", durante los cuales ha habido un "seguimiento" por parte de la Inspección de Trabajo. 

Finalmente, la comisión determinó el archivo del expediente, "al no haber podido acreditar situación de acoso alguna", ni haberse acreditado "ninguna de las acusaciones efectuadas", y así lo trasladó a las partes implicadas. Además, informó a la trabajadora de que sería sancionada "por haber obstaculizado de manera clara y probada la labor de investigación en este proceso". 

La CIG denuncia un supuesto caso de acoso a una empleada de una...
Comentarios
ç