Los concellos tiran de drones para controlar el consumo de agua

Vilar de Barrio ficha a una empresa para vigilar el riego de jardines y las piscinas ► La Xunta pide concienciación ante una situación "preocupante"
Un vecino bebe agua en una fuente en Ribadavia.  EFE
photo_camera Un vecino bebe agua en una fuente en Ribadavia. EFE

Tras el julio más caluroso desde que hay registros, la sequía se ha complicado en agosto y las restricciones se extienden por diversos puntos de la geografía gallega como Pantón, Ribadavia, Carballo, O Porriño, Sanxenxo, Pontevedra, Marín, Poio, Bueu o el concello ourensano de Vilar de Barrio. En este último, el alcalde, Manuel Conde (BNG), se dispone a desplegar medidas innovadoras para cazar a los vecinos que no se avengan a moderar su consumo.

En declaraciones a la Radio Galega, el regidor avanzó este martes que este jueves prevé recibir a una empresa contratada para sobrevolar con un dron varios lugares con el fin de tomar imágenes que permitan al gobierno local adoptar medidas legislativas dictando alguna ordenanza, además de detectar conductas impropias. "O que temos que facer é saber as piscinas que hai. Logo, o que rega ten o xardín verde e se di que é auga do pozo terá que demostralo. Temos que tomar medidas disuasorias", avanzó el nacionalista. Las comarcas de A Limia y O Ribeiro se están viendo particularmente afectadas por la escasez del líquido elemento, con problemas que se extienden a Trasmiras y Ribadavia.

A la espera de que este miércoles regresen las lluvias con la llegada de una depresión aislada en niveles altos (Dana) que podría dejar precipitaciones fuertes sobre todo en el interior de la comunidad, la Xunta llama a la responsabilidad a la hora de abrir el grifo. Tras constatar que la situación de los concellos que se abastecen del Lérez "xa é preocupante", el presidente, Alfonso Rueda, instó a reforzar las medidas "de consumo responsable", restringiendo acciones como los baldeos o el llenado de piscinas. "Son medidas que hay que tomar para evitar situaciones mucho peores de aquí en adelante".

Por su parte, la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, recalcó que Galicia atraviesa una sequía prolongada de la que su departamento lleva advirtiendo desde febrero y subrayó que los niveles de los caudales circulantes de los ríos son los más bajos desde que hay registros. "A situación é realmente preocupante", aseveró la compostelana, que recordó que, si bien la Xunta es la responsable de dar la voz de alarma a los ayuntamientos, son estos los responsables de adoptar las actuaciones oportunas como responsables del suministro. A un mes y medio de que termine el año hidrológico, el más seco de la historia, Vázquez también apeló a la conciencia ciudadana. "Necesitamos chuvias prolongadas e é moi difícil que as teñamos. Os concellos e administracións podemos controlar os consumos, pero non as condicións climatolóxicas", recalcó.

Hoy por hoy, la situación de prealerta por sequía se extiende a los municipios que se surten del Anllóns y el Lérez, en tanto que hay una especial vigilancia sobre los embalses de Zamáns y Baiona.