"Conducir un coche eléctrico sin humos ni ruido es una maravilla"

Díaz Luaces denuncia la falta de postes de recarga en los cascos urbanos gallegos

Roberto Díaz Luaces. J.VÁZQUEZ
photo_camera Roberto Díaz Luaces. J.VÁZQUEZ

Roberto Díaz Luaces forma parte del reducido círculo de gallegos —cerca de 82.000— que utiliza un vehículo totalmente eléctrico para sus desplazamientos diarios, apenas seis de cada cien conductores en la comunidad. Lo hace desde el pasado mes de abril y en ese tiempo su vehículo ya supera los 15.000 kilómetros".

"Conducir un vehículo eléctrico es una maravilla. Lo mejor, es la sensación que produce circular por cualquier carretera sin hacer ruido ni expulsar humo por el tubo de escape", explica. Lo peor: "Que las administraciones no apuesten por este tipo de vehículos. Yo compré el coche en abril y me encuentro que se han eliminado algunos puntos de recarga porque no resultaban rentables, lejos de ampliarse las llamadas electrolineras o, por lo menos, los espacios para las cargas rápidas".

La falta de infraestructuras no le impide, sin embargo, realizar desplazamientos por la comunidad. "El coche tiene autonomía suficiente para, por ejemplo, poder hacer viajes pequeños. Eso sí, tengo que planificar bien el trayecto, ya que si me surge un imprevisto y necesito cambiar la ruta, ya tengo que calcular si tendré o no la suficiente energía para no quedarme tirado". Según él, este inconveniente se solucionaría "si hubiese más puntos de carga".  "De la evolución de esta infraestructura en los próximos años dependerá, sin duda, que vuelva a adquirir o no otro coche eléctrico, porque para que se popularice es necesario que las administraciones pongan de su parte", reclama.

Repetir la compra de un vehículo así dependerá de la evolución de la infraestructura de carga en los próximos años

En cuanto al funcionamiento del coche, Roberto Díaz se muestra encantado: "Lo tengo programado para que recargue en el garaje de casa por las noches y, aunque no tengo tarifa nocturna, calculo que gasto unos 15 euros más al mes en la factura eléctrica. Una cantidad mínima, si tengo en cuenta que con el anterior diésel haciendo los mismos kilómetros, me iba a los 300 euros mensuales".

Si no hay cambios en el precio del kilovatio, calcula que en cinco años habrá amortizado el sobrecoste de precio que tiene su coche eléctrico con relación al mismo modelo con motor de combustión.