Un conductor pontevedrés kamikaze siembra el pánico en la A-6 durante 26 kilómetros

El hombre, de 47 años y vecino de la Boa Vila, condujo en sentido contrario desde Begonte hasta el polígono lucense de O Ceao y cuadruplicó la tasa máxima permitida en la prueba de alcoholemia
Intervención del subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Lugo en la A-6. AEP
photo_camera Intervención del subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Lugo en la A-6. AEP

Agentes del subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Lugo interceptaron en la madrugada del jueves al viernes a un conductor que circuló en sentido contrario por la autovía A-6 durante 26 kilómetros, obligando al resto de los conductores a realizar maniobras evasivas para no sufrir un accidente. Los agentes organizaron un dispositivo especial después de que varias personas llamaran a la comandancia para alertar de la presencia de un kamikaze en la autovía.

Las patrullas lograron interceptar al hombre en el kilómetro 500 de la A-6, a la altura del polígono industrial de O Ceao, en Lugo. Según las primeras pesquisas, el conductor se introdujo en la autovía en el kilómetro 526, en el municipio de Begonte, y circuló hasta la capital lucense sin detenerse en ningún momento, sin llegar a causar ningún siniestro gracias a la pericia de los demás usuarios de la autovía.

Los agentes del subsector de Tráfico de la Guardia Civil montaron un dispositivo especial tras recibir varios avisos de otros conductores y lo interceptaron

Tras ser interceptado, los guardias observaron que presentaba síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol, por lo que le pidieron que se sometiera a las pruebas de alcoholemia y arrojó un resultado positivo. En la primera prueba, el hombre cuadruplicó la tasa, pero cuando tenía que someterse a la segunda, se negó a soplar.

Finalmente, el conductor, un vecino de Pontevedra de 47 años de edad, con iniciales A.R.A.M., fue imputado como autor de un delito de seguridad vial. El hombre conducía un Kia Ceed, que fue inmovilizado.