La primera Xunta 100% Alfonso Rueda se pone en marcha

Los integrantes del nuevo Ejecutivo gallego prometen o juran sus cargos en el Pazo de Raxoi, que acogió también la primera reunión del Consello da Xunta
El nuevo Gobierno gallego, en el Obradoiro. LAVANDEIRA JR
photo_camera El nuevo Gobierno gallego, en el Obradoiro. LAVANDEIRA JR

La primera Xunta 100% Alfonso Rueda acaba de ponerse en marcha con la toma de posesión de los doce conselleiros y conselleiras que la integran, un equipo que combina la veteranía de ocho de sus integrantes con cuatro debutantes y que tiene "vimbios para traballar" por Galicia y para "facer moitísimas cousas", destacó el propio presidente. 

Como es habitual, el compostelano Pazo de Raxoi acogió el acto donde cuatro conselleiros prometieron sus cargos (Diego Calvo, María Martínez Allegue, Antonio Gómez Caamaño y Alfonso Villares) mientras el resto optaron por la opción del juramento, acompañado de un abrazo o beso al presidente y con algún que otro lapsus de protocolo. 

A todos ellos les deseó suerte Alfonso Rueda, "porque a nosa sorte será a de Galicia". Y avanzó que hay trabajo por delante, "novos retos e novas oportunidades". También reconoció que la configuración de un equipo "é unha tarefa complicada" y que debe completarse siempre con una premisa: buscar la "excelencia". "Iso é o que nos pide a xente que confiou en nós". 

El presidente gallego tuvo palabras de agradecimiento y ánimo para los cuatro recién llegados, que son María José Gómez (Medio Rural), José López Campos (Cultura, Lingua e Xuventude), María Martínez Allegue (Vivenda e Planificación de Infraestruturas) y Antonio Gómez Caamaño (Sanidade). De ellos, destacó que "non dubidaron" en cuanto los llamó, pese a que podían disfrutar de una vida "máis cómoda" en los puestos que tenían. 

Sobre los ocho conselleiros que continúan, también elogió su determinación ya que "decidieron continuar sabendo ao que se enfrontan", lo que también debe valorarse. Y recordó que, por encima de todo, en la Xunta son "compañeiros" y "amigos", una de las claves de los sucesivos éxitos electorales del PPdeG, argumentó. 

Pero Alfonso Rueda se paró especialmente con los tres conselleiros salientes, a los que les brindó su "enorme recoñecemento". De Julio García Comesaña alabó "a súa maneira de ser", porque "primeiro hai que ser persoa e logo un gran profesional, e el demostrouno" en Sanidade, dijo. A Ethel Vázquez le reconoció sus años de entrega con "responsabilidades importantísimas" con las que contriuyó a "artellar, deseñar e vertebrar Galicia" desde las infraestructuras, "algo nada sinxelo". Y bromeó con que, pese a su perfil técnico, "descubrimos unha vea política" en ella. Por último, a Elena Rivo, la única que no estaba presente, le reconoció que desarrolló sus tareas y "cumpriu cos encargos" en su breve paso por la Xunta. 

"Pechamos un ciclo intenso" iniciado el 18-F, admitió el presidente. "Queda seguir traballando". 
En nombre de los conselleiros salientes habló Julio García Comesaña, emocionado por momentos y que se limitó a das las gracias a todo el mundo, desde el plano político al sanitario o el familiar, haciendo especial hincapié en la complejidad de gestionar la pandemia. 

María Martínez Allegue fue la encargada de los discursos de los recién llegados. Habló de la "honra" de entrar en la Xunta, pero también de aportar "frescura, ilusión e ganas" que "nunca faltan" en los gobiernos de Galicia. También le prometió a Alfonso Rueda "legaldade e adicación ao traballo infinita" con el único horizonte "do progreso da terra". "Chegamos co maior dos ánimos para afrontar os retos de Galicia nos vindeiros 10 anos".

Al final, sesión de fotos con las familias y las numerosas autoridades presentes en el acto antes de ponerse a trabajar: la primera reunión del Consello da Xunta de la nueva era Rueda.