viernes. 16.04.2021 |
El tiempo
viernes. 16.04.2021
El tiempo

"Estamos en aparente calma, pero preocupados e sen información"

Da Silva. AEP
Da Silva. AEP
El edil del BNG pontés Kiko da Silva y su mujer, Pilar Castro, están aislados en el hotel de Tenerife en el que se alojaba el médico italiano

Era un viaje sorpresa. Regresaban a Tenerife después de varios años sin estar en la isla para recordar anteriores vacaciones familiares, y no dejaron de vivir sobresaltos: primero llegó la calima, que los obligó a estar en la habitación del hotel por el irrespirable aire, y después la alerta por coronavirus, que supuso un encierro obligatorio y rodeado de incógnitas.

El edil del BNG de As Pontes, Kiko da Silva, y su mujer, Pilar Castro, que regenta una tienda de ropa muy conocida en la localidad, están aislados desde este martes en el H10 Costa Adeje Palace, el hotel en el que se alojaban el médico italiano que está hospitalizado por coronavirus y su mujer, que también dio positivo en la primera prueba.

"Esta viaxe non a imos olvidar nunca. Levaremos a mascarilla co recordo de Tenerife para a casa", respondía este martes por la tarde al otro lado del teléfono Kiko da Silva, tirando de humor.

"Chegamos o venres, o sábado coa calima xa tivemos que estar recluidos na habitación porque case non se respiraba fóra e hoxe —en alusión a este martes— enterámonos pola mañá e a través de mensaxes de xente das Pontes de que o caso de coronavirus fora no noso hotel e de que non podiamos saír", explica el pontés, que asegura que se quedaron "alucinados " y que en su caso nadie los avisó de nada, al contrario de lo que relataron otros huéspedes que hablaron de un aviso por debajo de la puerta.

"Non sei quen pagará isto pero agora é o menor dos nosos problemas. O que estamos desexando é que todo saia ben"

"O luns pola noite ceamos con normalidade e cando iamos para a habitación vimos cintas, mosqueounos algo, pero non lle demos moita importancia e pensamos que ao mellor era por algo da calima", relata, y explica que este martes por la mañana, tras recibir el mensaje de un compañero de As Pontes, empezaron a escuchar voces y vieron por la ventana a personal del hotel con la Policía.

"Preguntamos e dixéronnos que preferentemente estiveramos na habitación, aínda que hai xente movéndose por fóra. Non tanto como se di, pero podes saír ás zonas comúns. E algo saímos. Pero aínda que non me gusta moito estar encerrado, pensando que estás dentro mellor que fóra, aguantas", dice, aunque reconoce que todo dependerá del tiempo que tengan que pasar en esta situación.

Ese, quizás, es uno de los mayores problemas: la incertidumbre. "Estamos en aparente tranquilidade e á espera, preocupados polo que poida pasar e porque a cousa se pode estirar, cos problemas familiares e laborais que iso conleva. Non temos apenas información e non sabemos cantos días teremos que estar aquí", explica Da Silva. El Gobierno aseguró este martes que las medidas "definitivas" dependen de como evolucionen los italianos.

"Non sei quen pagará isto pero agora é o menor dos nosos problemas. O que estamos desexando é que todo saia ben e nos deixen regresar e estar dentro da normalidade", dice Da Silva, profesor en el IES Moncho Valcarce. Su vuelo saldría este miércoles a las 19.00 hacia Santiago.

Leer más: Directo | Confirmados casos de coronavirus en Barcelona, Tenerife, Castellón y Madrid

BIEN DE SALUD. "Despois de enterarnos da situación xa non baixamos nin a almorzar e ás 17.00 horas de aquí viñeron dous sanitarios á habitación que nin entraron. Déronnos mascarilllas de papel, tomáronnos a febre e deixáronnos un termómetro para que nos miremos a temperatura tódolos días ás 08.00 e ás 20.00 horas e dixeron que nos chamarían ", relata, mientras asegura que él y su mujer se encuentran bien de salud. También les llevaron a la habitación una especie de 'picnic': bocatas, unas piezas de fruta y unos zumos.

En el hotel, de casi 500 habitaciones, están aisladas unas 1.000 personas, contando a los trabajadores. "Hai familias con críos, moita xente de fóra, non coincidimos con máis galegos, pero tampouco coincidimos con moita xente", dice. Y agradece el "montón" de llamadas que están recibiendo.

"Estamos en aparente calma, pero preocupados e sen información"
Comentarios
ç