El covid lleva al límite en Galicia las consultas de atención psicológica

Los expertos confirman que hay "saturación" de la especialidad tanto en la sanidad pública como en la privada y exigen más recursos
Un hombre con mascarilla. EFE
photo_camera Un hombre con mascarilla. EFE

El covid está llevando al límite las consultas de atención psicológica en Galicia, actualmente "saturadas" tanto en la sanidad pública como en la privada, según confirman profesionales de esta especialidad.

Los recursos de salud mental que existían antes de la pandemia eran insuficientes, defienden, una realidad que se ha agravado con la actual situación, por lo que han exigido más medios que permitan atajar el impacto que el virus tiene en la salud emocional.

Se trata de una realidad que perciben tanto en los servicios públicos, donde la espera para conseguir una cita asciende a entre cuatro y ocho meses, como en los servicios privados, muchos de los cuales ya afirman estar con "lista de espera o agenda cerrada".

El ratio de profesionales del Sergas está por debajo de la media estatal y es además uno de los más bajos de toda Europa

En esta línea, el Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia ha aseverado que la dotación de recursos humanos psicológicos en el Sergas "se encuentra por debajo de la media estatal y esta, a su vez, por debajo de la media europea". Además, el ratio de profesionales es de los más bajos de Europa, con cuatro psicólogos por cada 100.000 habitantes.

"Nos encontramos con un sistema ya de por sí colapsado, que se ve obligado a disminuir o anular las consultas por esta situación y que, además, tiene que hacer frente a las nuevas situaciones y reacciones generadas por la situación del confinamiento y de la emergencia sanitaria en la que estamos", indican.

Además, han remarcado que, entre otras medidas, es necesario el refuerzo de los psicólogos clínicos en salud mental en el Sergas e instaurar la figura del profesional de la psicología clínica en los centros de atención primaria y en el Comité Clínico. "Cuidar de la salud salvará también la economía", afirman.

Más de 80 millones para el Plan de Saúde Mental gallego

Ante este contexto, la Administración autonómica ha recordado que en junio de 2020 se aprobó el Plan de Saúde Mental de Galicia, en el que en el periodo 2020-2024 se invertirán 83 millones de euros para incorporar 241 nuevos trabajadores, de los que 45 serán profesionales de la psicología clínica.

De igual forma, ha indicado que a raíz del covid-19 los dispositivos sanitarios de atención a la salud mental del Sergas pusieron en marcha un programa de atención psicológica a los profesionales sanitarios, elaboraron una guía de recomendaciones para atención al duelo y se crearon contenidos informativos para disminuir el impacto psicológico del confinamiento.

Además, se dio apoyo a programas de intervención comunitaria en salud mental y se llevó a cabo una convocatoria extraordinaria de ayudas –por valor de más de 765.000 euros– dirigidas a la realización de programas de interés social en el ámbito de la salud mental y las adicciones para minimizar el impacto del covid-19 en la salud mental de la población gallega.

Síntomas asociados al estrés y ansiedad en su mayoría

Queda patente, por tanto, la relevancia de atender la salud mental, un marco en el que se hace necesario conocer cómo impacta a la población la situación generada por la pandemia.

Los expertos apuntan que hay sintomatologías muy diferentes según las personas, si bien coinciden en que la mayoría de ellas están relacionadas con la ansiedad (angustia, malestar generalizado, crisis de ansiedad y miedo) y el estrés.

Víctor Torrado, psicólogo clínico del Sergas, ha considerado que el impacto se produce de manera amplia, por las diferentes sintomatologías detectadas; heterogénea, porque no afecta de manera igual a todas las personas; y posiblemente duradera, al menos en algunos casos.

En esta línea, ha apuntado que uno de los grupos más vulnerables es el de los sanitarios, de los que ha dicho que "están haciendo frente a la situación con los medios que tienen a su disposición, pero no hay ningún programa específico que les permita recurrir, si es que lo necesitan, a recursos de afrontamiento psicológico".

Así las cosas, los expertos están detectando en la población en general reacciones como tristeza, irritabilidad, desencanto, fatiga emocional y física; además de alteraciones de los patrones del sueño y de la alimentación y afectación a la esfera cognitiva y a la concentración.

Evitar efectos a largo plazo con programas de autocuidado

La psicóloga sanitaria Alejandra Sierra reconoce en los pacientes una "doble frustración", ante las limitaciones del presente y la incertidumbre del futuro; así como más cansancio general, insomnio, pesadillas, y más "hambre de comida emocional".

Por ello, anima a ir al psicólogo a aquellas personas que noten que no son capaces de concentrarse, les cueste ser ellos mismos, o se encuentran más cansados e irritados. El objetivo, explica Sierra, es "conseguir habilidades de afrontamiento" antes de que la «sintomatología se haya asentado".

La psicóloga y coordinadora del programa de Autocoidado del Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia, la sarriana Fátima López, ha avisado de que la situación generada por el covid-19 puede provocar efectos a largo plazo en aquellos casos en los que una reacción se pueda convertir en un síntoma y este derivar en un estado emocional.

Ante esto, ha recordado que el Colexio ha puesto en marcha un programa de Autocoidado cuyo objetivo es ofrecer un banco de recursos permanente que se irá ampliando a lo largo del tiempo; así como servir de plataforma de acciones concretas dirigidas a conservar la salud emocional.

Niños y adolescentes son las poblaciones más vulnerables

"La adolescencia constituye una de las poblaciones más vulnerables por el impacto psicológico de esta pandemia", afirma categóricamente el Colexio de Psicoloxía, que lo explica en que el cerebro de los menores "se encuentra en fase de desarrollo y cualquier evento estresante que no sea adecuadamente procesado puede afectar a habilidades, destrezas o funciones a largo plazo, incluso en la edad adulta". Por ello piden psicólogos educativos en todos los centros.