Denuncian la muerte de 87 vacas en un año en una explotación de Vilasantar

Los activistas Jinetes Enmascarados cortaron la N-634, causando retenciones, como protesta para que actúen contra el ganadero, que ya estuvo imputado meses atrás por maltrato animal

Quienes circularon en la tarde del viernes por la carretera N-634 —una de las principales conexiones entre Santiago y Lugo— se encontraron con grandes retenciones a causa del corte de un carril a la altura de Curtis. A medida que el tráfico avanzaba lentamente pudieron observar que el motivo del atasco era una comitiva de caballos que trotaba por la calzada escoltada por la Guardia Civil. Los que los montaban son los denominados Jinetes Enmascarados, un grupo de activistas que recorre Galicia denunciando lo que consideran injusticias.

Su presencia el viernes en el punto kilométrico 674 de la vía nacional no era casual. Protestaban porque a escasos kilómetros, en el municipio de Vilasantar, el dueño de una explotación mantiene a sus reses hacinadas y en deplorables condiciones higienicosanitarias. Tan alarmante es la situación que, según anuncia la asociación, un total de 87 vacas han muerto a lo largo de este 2015 por inanición y a causa de enfermedades.

El caso es de sobra conocido entre los vecinos del ayuntamiento coruñés y la propia Administración. El pasado mes de agosto saltó a los medios después de que el ganadero fuese imputado por maltrato animal al personarse un veterinario de la Xunta en su establo y constatar las "numerosas irregularidades en el cuidado de los animales" que allí se producían. Así lo plasmó en un informe que, sin embargo, fue archivado hace poco por el juzgado de Betanzos, que levantó la causa del productor pecuario, de 47 años.

Comentarios