Desactivada la Situación 2 en los incendios de O Courel y Valdeorras

Los fuegos más importantes de Galicia siguen activos pero la superficie arrasada no se incrementa desde el jueves ►Los medios de extinción trabajan para "rematar" el incendio de O Courel
Imagen del incendio que afecta al Geoparque Mundial de la Unesco Montañas do Courel. ELISEO TRIGO (EFE)
photo_camera Imagen del incendio que afecta al Geoparque Mundial de la Unesco Montañas do Courel. ELISEO TRIGO (EFE)

Aunque los grandes incendios continúan activos y la ola de fuegos ha arrasado ya unas 31.500 hectáreas de terreno, la evolución de las últimas horas abre vías para la esperanza: la superficie afectada de la que informa la Xunta no se ha incrementado desde hace 24 horas, se han podido estabilizar los fuegos de Oímbra y ya no existe peligro para las casas en ninguno de los incendios.

La última de las medidas que ha tomado la Consellería do Medio Rural ha sido la de desactivar la Situación 2 por riesgo para las viviendas en los tres incendios que la tenían activada: el macrofuego de Folgoso do Courel y A Pobra do Brollón, el de Valdeorras –el más grande de Galicia– y un segundo incendio en O Courel, que amenazaban los pueblos de Parada dos Montes y O Busto (A Pobra do Brollón), Candeda (Carballeda) y Gamiz.

Con ello, han regresado a sus hogares los alrededor de 200 vecinos de Quiroga y Folgoso do Courel que todavía quedaban evacuados.

LA SUPERFICIE, ESTABLE. Otro de los elementos que llama a la esperanza es que la superficie afectada, según las fuentes oficiales, no ha variado. El fuego de Folgoso y A Pobra, que se originó con la unión de otros cuatro focos, ha afectado a unas 10.000 hectáreas, mientras que el iniciado en Carballeda de Valdeorras, en Ourense, ha arrasado unas 10.500, parte de ellas en el Parque Natural da Serra da Enciña da Lastra. En León, este fuego también evoluciona favorablemente.

Por su parte, en el municipio de Oímbra hay tres incendios que entraron de Portugal y que la Xunta da por estabilizados (no controlados). El de mayor superficie es el de Rabal, con 2.100 hectáreas. Los otros dos son los de Videferre –600 hectáreas– y San Cibrao –400 hectáreas–.

El único fuego que en la última jornada ha experimentado un incremento de hectáreas afectadas es el de Vilariño de Conso, en Ourense, que alcanza ya las 5.500, parte de ellas en el Parque Natural do Invernadoiro, y sigue activo.

 

RESTO DE FUEGOS. La lista de incendios en Galicia se completa con media docena más en Lugo. De ellos, el que afectaba a la parroquia de O Castro, en Cervantes, ha sido extinguido en la tarde de este viernes y la superficie estimada por la Xunta es de 0,5 hectáreas.

Asimismo, también en Cervantes permanece estabilizado otro incendio en Cereixedo, con 65 hectáreas; mientras que en Quiroga el fuego de Outeiro está controlado –250 hectáreas– y el de Nocedo está estabilizado –15 hectáreas–. A ellos se suman dos incendios controlados en Palas de Rei, parroquia de Ramil –375 hectáreas–, y en Antas de Ulla, parroquia de Santa Mariña do Castro de Amarante –40 hectáreas–.

A esta superficie hay que añadir unas 720 hectáreas de terreno quemadas por incendios de los que Medio Rural ya ha informado de su extinción en los últimos días. En concreto, se trata de los de: Cualedro –31 hectáreas–; Baiona –46 hectáreas–; Melón –dos fuegos que suman 98 hectáreas–; Quiroga –83 hectáreas–; Ribadavia –67 hectáreas–; Covelo –37 hectáreas–; Cervantes, parroquias de Donís –75 hectáreas– y Noceda –182 hectáreas–, y Rodeiro, en Pontevedra –110 hectáreas–.

Los medios de extinción trabajan para "rematar" el incendio de O Courel

Incendio en O Courel. ELISEO TRIGO (EFE)
Incendio en O Courel. ELISEO TRIGO (EFE)

El dispositivo de extinción desplegado en la zona de O Courel inició ya en la mañana de este viernes los trabajos para "rematar" el voraz incendio que arrasó unas 10.000 hectáreas de superficie entre las parroquias de Vilamor, en el municipio de Folgoso do Courel, y Saa, en A Pobra do Brollón, y llegó a poner en peligro un bosque único en Europa: la Devesa da Rogueira.

En declaraciones a Efe, el director xeral de Defensa do Monte, Manuel Rodríguez, confirmó que "esta madrugada, hace pocas horas", el dispositivo de extinción terminó "de cerrar perímetros y de dejar el fuego dentro de líneas de control".

"Terminamos las labores de fuego técnico en la parte alta de la sierra", aclaró, en la "zona más emblemática de O Courel", una parte del territorio que "no está hecha para bomberos forestales, porque es muy difícil llegar allí con el dispositivo para la extinción".

"Estuvimos tres días peleando allí arriba", dijo Rodríguez, "pero ahora no hay llamas, ni en el perímetro ni dentro del incendio".

"Ahora hay que estar atentos", añadió, porque comienza la "parte menos mediática del incendio". 

Dijo que hay que "rematarlo bien, porque puede haber reproducciones", ya que es posible que haya "bolsas que quedan latentes durante días" que podrían dar "algún susto".

"Hay que estar muy pendientes y hacer bien ese remate, porque seguro que habrá reproducciones", según Manuel Rodríguez.

En todo caso, "no hay frente activo y eso tranquiliza a la población. Eso es importante", concluyó.