Detenidos Sinaí Giménez y diez familiares en una operación que se salda con un total de 11 arrestos

Una treintena de patrullas irrumpieron en las propiedades del clan en Tomiño en el marco de una investigación que los relaciona con extorsiones a vendedores ambulantes. Entre los arrestados está el patriarca, su mujer y tres de sus hijos, entre ellos el presidente de la Sociedad Gitana de Galicia

La Guardia Civil ha detenido a 11 personas en el marco de la llamada operación Vida, como supuestos integrantes de una organización criminal que se dedicaba a extorsionar a vendedores ambulantes y que operaba en mercadillos de toda la provincia de Pontevedra.

Entre los arrestados, figuran ocho miembros del 'clan de los morones', también autodenominados familia real gitana. Así, la Guardia Civil ha detenido al patriarca de la familia, Olegario G.S.; su mujer, Flora J.G.; varios de sus hijos, entre ellos, Sinaí Giménez –el autoproclamado príncipe de los gitanos gallego–; una nuera del matrimonio, y otros miembros de la familia.

El operativo policial se ha desplegado a primera hora de la mañana de este martes y ha contado con importante presencia de agentes (un centenar de efectivos) en la parroquia de Amorín, en Tomiño, donde la familia de los 'morones' tiene fijada su residencia y posee varias propiedades.

Han participado en dicho despliegue miembros de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Pontevedra, con apoyo del GRS, de unidades de Seguridad Ciudadana, Servicio Cinológico, Tedax, Tráfico y un helicóptero.

También fue requerida una ambulancia asistencial puesto que uno de los detenidos, Olegario G.S., sufrió una crisis nerviosa que le provocó una subida de azúcar y problemas respiratorios y tuvo que ser trasladado, escoltado por la Guardia Civil, al Hospital Povisa de Vigo.

DIVERSOS REGISTROS. En el marco de esta operación, dirigida por el juzgado de instrucción número 3 de Cangas, también se han llevado a cabo diversos registros (algunos con cooperación de la Policía Nacional) en Tomiño, en una gestoría en Vigo, en O Porriño y en Vilagarcía. Las actuaciones están bajo secreto sumarial y no han trascendido datos acerca de los efectos incautados, ni otros detalles.

La Guardia Civil sospecha que los detenidos forman parte de un grupo organizado que, a través de la extorsión a ciertos vendedores ambulantes (los que pertenecen al colectivo de 'gitanos zamoranos', enfrentados a Sinaí Giménez y sus allegados), se aseguraban el control de todos los mercadillos de la provincia de Pontevedra.

Además de la pertenencia a organización criminal, la Guardia Civil cree que los hechos que se investigan podrían ser constitutivos de otros delitos, como amenazas, coacciones, blanqueo de capitales y fraude a la Seguridad Social.

Asimismo, fuentes de la Guardia Civil han señalado que "no está previsto" que se produzca este miércoles la comparecencia de los miembros del 'clan de los morones' ante el Juzgado de instrucción 3 de Cangas. De esta forma, permanecerán en la comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra hasta que pasen a disposición judicial, lo que podría posponerse, como mínimo, hasta el jueves.

La operación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones o registros.


UN LARGO CONFLICTO. El origen del conflicto está en el enfrentamiento entre la familia de los 'morones' y los conocidos como gitanos 'zamoranos' por la conveniencia de celebrar o no un mercadillo en Tui, y por supuestas presiones de la familia real gitana y su entorno que, según algunas fuentes, cobraban un "impuesto revolucionario" a los vendedores para permitirles montar sus puestos en las ferias.

Esas discrepancias derivaron en un 'destierro' de vendedores ambulantes zamoranos, que abandonaron sus viviendas en O Porriño y que propiciaron la intermediación de la Fiscalía para lograr una solución amistosa. A pesar de que, en ese momento, a finales de 2014, se llegó a un pacto para facilitar la convivencia de ambos grupos, el tiempo demostró que el conflicto se había cerrado en falso.

El 16 de octubre de 2015 la tensión estalló en el mercadillo de Cangas, y se produjo una reyerta que acabó con 6 heridos. Pocos días después, tras la celebración del mercadillo de Coia, en Vigo, se registró un tiroteo en la VG-20, que acabó con un vendedor 'zamorano' herido.

Semanas más tarde, la Policía tuvo que intervenir para evitar una pelea en la feria de Redondela y, a principios de febrero de 2016, Sinaí Giménez se vio envuelto en una agresión a un ambulante 'zamorano' en plena Gran Vía de Vigo. Por estos hechos declaró ya en el juzgado y, a la salida de su comparecencia, proclamó que la denuncia contra él forma parte de una "conspiración político-policial".

De hecho, en ese momento, confirmó que, pese a esa conspiración, volverá a presentarse a las elecciones municipales como el Obama gallego, al tiempo que proclamó su inocencia.

Comentarios