Díez de Castro ve las universidades gallegas ''poco privatizadas''

Las universidades gallegas están "poco privatizadas", comentó hoy el secretario general de Universidades de la Xunta, José Alberto Díez de Castro, quien reiteró que Galicia prevé aplicar la "subida mínima posible" de los precios de las matrículas en el próximo curso.

En su intervención ante una comisión del Parlamento de Galicia, Díez de Castro indicó que él se ha mostrado partidario de una mayor aportación privada al sistema universitario público porque opinó que ello permitiría "hacer muchas más cosas".

Sin embargo, destacó que mientras en 2006 Galicia dedicaba el 74,5 % de financiación pública a las universidades, en 2010 destinó 78,1%, por lo que enfatizó que en Galicia "el PP hace más dependiente de los ingresos públicos sus universidades".

Según el representante de la Xunta, las aportaciones de los alumnos universitarios oscila entre 590 y 836 euros anuales en Galicia, "los más bajos del Estado", y precisó que en Cataluña o Baleares son "el doble". Afirmó que la intención de la Xunta es proceder a aumentos mínimos, tras la decisión que adopte la próxima semana en Madrid una conferencia gubernamental.
LA APORTACIÓN DE LOS ALUMNOS BAJA
Según Díez de Castro, la aportación de los alumnos al precio de los estudios era en 2006 del 9,5 % del total y ha pasado a reducirse en los últimos años a 8,4 %, por lo que "cada vez no solo no se incrementa sino que representa menos", comentó. "En Galicia se reforzará el sistema de becas para que ni un solo estudiante gallego por motivos económicos" quede excluido del sistema universitario, señaló.

El representante de la Xunta cuestionó "cuál debería ser el ideal" porcentaje de aportación de los poderes públicos en la financiación del sistema universitario, aunque opinó que esos centros académicos "siempre serán mayoritariamente públicos".

El diputado del BNG Carlos Aymerich señaló, sin embargo, que la Xunta ha presentado un documento a las autoridades europeas en el que expone su intención de proceder a un "ahorro anual" de 1.760 millones de euros en la financiación del sistema universitario público y consideró que eso conllevará un aumento del precio de las matrículas que podría ascender a 1.500 euros anuales por alumno.

Díez de Castro respondió que esa cifra es un "disparate" y aseguró que en la conferencia general de política universitaria prevista la semana próxima en Madrid se decidirá el aumento, pero dijo que la Xunta pretende aplicar el incremento "más bajo posible" del precio de las matrículas.

Subrayó que en el pasado hubo una época en que "sobraba el dinero" después de que "llegaran de Madrid y Bruselas cantidades ingentes de dinero" para las universidades, pero opinó que ahora es el momento de corregir las deficiencias ampliamente documentadas en 2002, para "perfeccionar el sistema".

LOS REPROCHES DE LA OPOSICIÓN
Aymerich reprochó, sin embargo, que la intención de la Xunta es favorecer a la universidad privada porque abre una "ventana de oportunidades", aunque advirtió de que eso contribuirá a "segmentar y excluir a determinados sectores sociales".

También la diputada del PSdeG Silvia Belén Fraga Santos criticó que con esas políticas "están condenando la enseñanza pública a un deterioro" y favoreciendo que "los hijo de ricos y no los de pobres puedan estudiar una carrera".

El representante de la Xunta afirmó que el objetivo de la reforma es "reducir de manera muy clara muchas injusticias e inequidades sociales", ya que el actual modelo de financiación es "injusto", debido a que "todo el mundo paga igual, independientemente de sus ingresos" y abogó por "mejorar y potenciar el sistema de becas".