El Banco Gallego multiplicó sus pérdidas por 13 en 2012

El Banco Gallego ha multiplicado por trece sus pérdidas el año pasado, hasta 386,32 millones de euros, de acuerdo con la información remitida hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los resultados de cierre de 2012 del Banco Gallego, que fue adjudicado el viernes pasado por 1 euro a Banco Sabadell después de recibir 325 millones de ayudas públicas, han estado condicionados por las pérdidas por deterioro de activos financieros, que casi se han sextuplicado y se han elevado a 422 millones de euros, y por la gestión de activos inmobiliarios y su traspaso al banco malo.

En cuanto a los distintos epígrafes de la cuenta de resultados, el margen de intereses ha crecido el 2,54 por ciento y ha ascendido a 80,78 millones de euros. Por su parte, el margen bruto se ha reducido casi dos tercios y se ha situado en 49 millones de euros, afectado por el aumento de pérdidas "por otras cargas de explotación" derivadas fundamentalmente de la administración de activos inmobiliarios, que pasan de 5 a casi 75 millones de euros.

A pesar de la contención de los gastos de administración, que cayeron 22 por ciento, las pérdidas por deterioro de activos financieros y las dotaciones a provisiones multiplicaron por once el resultado negativo de explotación, con unas pérdidas de 487 millones al acabar el ejercicio pasado.

La entidad también ha remitido a la CNMV el Informe Anual de Gobierno Corporativo en el que señala que los catorce miembros del consejo de administración percibieron una remuneración de 1,24 millones de euros el año pasado y los seis altos directivos 890.000 euros.