Confirmada la disolución de Martinsa Fadesa

Cesa a sus administradores, que serán sustituidos por la administración concursal, junto a los de otras cinco sociedades inmobiliarias también liquidadas

El juzgado de lo Mercantil número 1 de La Coruña, en un auto que ha devenido firme, ha confirmado la disolución de Martinsa Fadesa y de 5 sociedades de la inmobiliaria y ha cesado a sus respectivos administradores, que serán sustituidos por la administración concursal.

Contra el auto, dictado el pasado 6 de marzo por el juez Pablo-González Carreró, en el que se acordaba la liquidación de Martinsa-Fadesa cabía un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de La Coruña en un plazo de veinte días desde su notificación a las partes personadas. La administración concursal de la empresa ha creado una página web para tramitar dicho proceso de liquidación.

Tras hacerse firme, el juzgado ha confirmado la disolución, además de Martinsa Fadesa, de las sociedades Town Planning Consultores; Fercler; Jafemafe; Inomar e Inmobiliaria Marplus, según ha señalado este jueves la inmobiliaria a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Asimismo, ha repuesto en el cargo a los administradores concursales de Martinsa, Antonia Magdaleno; Ángel Martín Torres en representación de KPMG Auditores -designada por la CNMV- y a Antonio Moreno Rodríguez, en representación de la acreedora Bankinter.

Durante la fase de liquidación, estas sociedades quedan suspendidas en el ejercicio de sus facultades de administración y disposición de su patrimonio.

EN PROCESO DESDE 2011. A comienzos de marzo, el juzgado gallego acordó la apertura de la fase de liquidación de Martinsa-Fadesa y de otras cinco entidades deudoras, tras la petición hecha por el consejo de administración, el pasado 2 de marzo, ante el rechazo de las entidades financieras acreedoras para modificar los convenios concursales aprobados en marzo de 2011.

El 11 de marzo de 2011, este juzgado aprobó el plan de la inmobiliaria para pagar 7.200 millones de deuda en un plazo de hasta 10 años y levantar el concurso de acreedores, pero los incumplimientos del mismo y la falta de liquidez abocaron a la compañía a liquidación, tras el rechazo de la banca acreedora a la última propuesta presentada por Fernando Martín.