Encuentran en Mazaricos bolsas con restos óseos y ropa que pertenecerían a otro desaparecido

A falta de confirmación con las pruebas de ADN, no serían del vecino cuyo cráneo fue encontrado hace semanas ► La Guardia Civil investiga si ambos casos pueden estar relacionados con un vecino que disfrutaba un permiso penitenciario
Un coche de la Guardia Civil. ARCHIVO
photo_camera Un coche de la Guardia Civil. ARCHIVO

La Guardia Civil encontró este miércoles en Mazaricos, en un lugar cercano en donde apareció recientemente el cráneo de un vecino desaparecido en diciembre de 2022, más restos óseos y prendas de ropa en bolsas que no pertenecerían a esa misma persona. Según fuentes conocedoras de la investigación consultadas por Europa Press, habría que esperar unos días a que las pruebas de ADN confirmen que se trata de otro desaparecido. 

Por el momento, a falta de ratificación, se trabaja con la hipótesis de que los restos no son de Antonio Tuñas, vecino de Mazaricos de 72 años, cuyo cráneo apareció hace un mes en un terreno de Gosolfre, en Chacín. 

A raíz de la investigación impulsada para intentar esclarecer qué le ocurrió a Tuñas, el dispositivo de búsqueda activado en la misma zona —en el que participaron Protección Civil y la Guardia Civil con perros del servicio Cinológico— encontró en la tarde del miércoles más huesos humanos en varias bolsas y prendas de ropa. 

Los restos fueron puestos en manos de la Unidad de Policía Judicial de A Coruña, que trabaja para determinar si hay alguna vinculación entre ambos casos, que se están tratando como supuestos homicidios.

"Se encontraron cinco bolsas, cuatro con restos humanos pendientes de identificación de ADN para comprobar si se corresponden con la persona cuyo cráneo fue encontrado o con otra persona desaparecida", ha detallado el delegado del Gobierno en Galicia, Pedro Blanco. Ha señalado, además, que "parece que esos restos se corresponden con una persona que ha sido seccionada". 

La quinta bolsa contiene ropa y los familiares del desaparecido en Mazaricos no la identifican como de su propiedad, por lo que se baraja que podría ser de otra persona desaparecida. 

¿Vinculación con Pandolo?

La Guardia Civil investiga si ambos sucesos pueden tener relación con Pandolo, un vecino de Mazaricos con antecedentes y que disfrutaba de un permiso penitenciario cuando Antonio Tuñas desapareció. 

Así, también se le vincularía con el caso de Javier Iglesias Otero, un hombre de 50 años que residía en Culleredo y que desapareció en mayo de este año. En su domicilio, en la zona de Orro, se hallaron restos de sangre. 

Sobre el caso de Mazaricos y su atribución a Pandolo fue preguntado la semana pasada el delegado del Gobierno, Pedro Blanco, quien ratificaba que la investigación seguía abierta y no se descartaba "ninguna hipótesis", tampoco la vinculación con otros sucesos similares.