El escenario electoral apenas se mueve a la espera del arreón final de los partidos

Alfonso Rueda entra en la semana decisiva atornillado a la mayoría absoluta, aunque su margen se estrecha ►La izquierda se aferra a su as en la manga: movilizar voto a través de la idea de que el cambio es posible
Los cinco candidatos posan antes del debate. PEPE FERRÍN
photo_camera Los cinco candidatos posan antes del debate. PEPE FERRÍN

La campaña electoral del 18-F entra en su semana decisiva sin que por ahora ninguna encuesta sea capaz de detectar cambios de tendencia significativos ni grandes trasvases de voto entre bloques. Atendiendo únicamente a los sondeos, desde que Alfonso Rueda convocó las elecciones el escenario político gallego apenas se mueve: el PPdeG revalidaría su mayoría absoluta al tener su suelo anclado en ese 45% de voto que le otorgaría entre 38 y 40 escaños; el BNG subiría pero no lo suficiente (21-23) y el PSdeG aguantaría en los 13-15. En este escenario, la posible entrada de Sumar o Democracia Ourensana (DO) en el Parlamento sería anecdótica, mientras que Vox y Podemos aparecen lejos de ese objetivo. 

Encuestas elecciones gallegas I
Encuestas elecciones gallegas I
Encuestas elecciones gallegas II
Encuestas elecciones gallegas II

Sin embargo, como ni la política ni la demoscopia son ciencias exactas, los protagonistas asumen que el partido seguirá abierto hasta la noche del domingo. No es ningún secreto que todos los implicados reservaron pólvora para quemarla en los próximos cinco días. Es la recta final y, según la mayoría de politólogos, la fase decisiva en toda convocatoria electoral, una creencia todavía más asentada aquí tras la experiencia de las generales del 23-J. 

Si existe la teoría de que las campañas electorales vuelven a ser importantes para decidir el voto, la fe en que la última semana puede obrar milagros es inquebrantable. Y a eso se jugará esta semana en Galicia.

 La demoscopia

Atendiendo solo a las encuestas en lo que va de 2024, sin entrar en algunas previas incluso a la convocatoria electoral, lo más reseñable es que el PPdeG parece tener un suelo del que no baja: 45% del voto y mayoría absoluta. La media de la primera veintena de sondeos del año arrojan la cifra de 39,5, lo que en escaños se traduciría de 39 a 40. Quien más le dio fue la Ser el 8 de enero, con 42 diputados, los mismos que tiene ahora; y quien menos el CIS, que lo bajó a 34 en su horquilla más baja.

Es cierto que, en un análisis muy detallado, se podría detectar una tendencia a que el margen de la mayoría de Alfonso Rueda se estrecha un poco, con más sondeos en los 38-39 que en los 40-41 que se veían en el mes de enero. 

Y mientras que por ahora no aflora ningún trasvase serio de votos entre bloques, sí se consolida uno entre partidos a la izquierda del tablero. El BNG es el partido que más crece y parece entrar en la recta final de la campaña en modo arrollador, desangrando incluso al resto de sus teóricos aliados. 

La primera veintena de sondeos del año le daba una media de 20,6, lo que serían 21 escaños sobre los 19 que tiene ahora. Pero en la primera semana de campaña, los de Ana Pontón lograron incrementar sus expectativas y ahora ya son más habituales las encuestas que lo sitúan en 23 o 24. Las más optimistas son el CIS y Gesop, que elevan al Bloque hasta 26 actas; la peor, Infortécnica, con 17. 

Una subida que en buena medida se asienta en devorar al electorado de Sumar, al que cada vez le dan menos opciones de entrar en el Parlamento (0,7 es su media de escaños); de Podemos, con posibilidades aún más remotas; y de un PSdeG que parece ir de más a menos a nivel demoscópico.

 A los de Besteiro, los sondeos publicados desde enero los mantenían en sus 14 diputados actuales, con picos de 16. Sin embargo, en los últimos días es más habitual ver a los socialistas en horquillas de 11-12 diputados, llegando incluso al suelo de 10 actas en la publicada por 40dB para El País.

Estrategia final: movilizar al electorado durmiente

Ante este escenario que dibuja la demoscopia, y a la espera de que en los próximos días pueda aflorar algún movimiento de fondo que por ahora nadie haya sido capaz de detectar, los partidos enfilan la recta final de la campaña con el cuchillo entre los dientes y dispuestos a exprimir al máximo sus opciones. En el caso de la izquierda, y pese a las diferencias entre siglas, todos parecen coincidir en una cosa: necesitan movilizar al electorado durmiente que siempre se queda en casa cuando toca votar a la Xunta. Los sondeos todavía apuntan a una suculenta bolsa de entre el 20% y el 30% de indecisos y la estrategia es espolearlos para levantarlos del sofá el día 18. ¿Y cómo? Si en las generales fue agitando el miedo a Vox, en Galicia es repitiendo hasta la saciedad que el cambio es posible. Esa es la chispa que BNG, PSdeG, Sumar y Podemos intentan prender para que la participación suba hasta el horizonte del 70% jamás visto en autonómicas y todo cambie. 

Enfrente, el PP resiste con su particular campaña a medias entre Galicia y Madrid, alimentando la polarización total y el miedo al BNG para que ninguno de sus votantes se quede en casa. Y si lo logra, evitará sustos.

Nadie se fía de los sondeos y menos desde las generales 

Aunque las encuestas parecen marcar una tendencia clara en el tablero electoral gallego, nadie se fía: ni a los que les va bien ni los que están desahuciados. El pinchazo demoscópico generalizado de las generales del 23-J de 2023 está demasiado reciente.

 Rueda: "Nada ganado" 

Alfonso Rueda, presidente de la Xunta y candidato a la reelección en el Partido Popular, llama a los suyos a no fiarse de las encuestas y sostiene que él seguirá trabajando en los días que restan como si no tuviera "nada ganado ", manifestó. 

Pontón: "Todo aberto"

 Tampoco se fía Ana Pontón de lo que digan los estudios. La líder y candidata del BNG hace un llamamiento "a que ningún voto que queira cambio quede na casa", ya que está todo "moi aberto" y se decidirá "por un puñado de votos", auguró la de Sarria, la principal beneficiada de todos los sondeos. "Estamos ante un momento ilusionante". 

Besteiro: "Hai sorpresas"

 José Ramón Gómez Besteiro, candidato del PSdeG, augura "sorpresas" el domingo con los resultados, porque la campaña electoral "estase quentando". "Son encuestas y tienen el valor que tienen", afirmó por su parte Pedro Sánchez, que cree que aunque la demoscopia sitúa al PSdeG como tercera fuerza en Galicia, "nosotros salimos a ganar".

Comentarios