Sábado. 18.08.2018 |
El tiempo
Sábado. 18.08.2018
El tiempo

¿Están dispuestos los gallegos a suprimir los cambios de hora?

Reloj. EP
Reloj. EP

La CE ha iniciado una consulta para que la ciudadanía se pronuncie sobre si hay que seguir atrasando o adelantando el reloj en marzo y octubre 

Los informativos, los periódicos y los propios calendarios nos lo recuerdan cada mes de marzo y de octubre: hoy a las dos serán las tres o a las tres serán las dos. Es así desde hace décadas y, sin embargo, los mismos medios de comunicación que anuncian el cambio de invierno y de verano repiten también cada año una serie de consejos para combatir los trastornos que estas adaptaciones generan en las personas. Los médicos hablan de un impacto en los biorritmos que, entre otros factores, altera temporalmente el sueño y el estado de ánimo y esas mismas razones son las que esgrime un buen número de organismos para solicitar la supresión de los cambios de hora. Otros los defienden argumentando un ahorro energético y económico.

Aunque la Comisión se ha comprometido a tener en cuenta el resultado, la consulta no es vinculante

Sea como sea, el debate lleva mucho tiempo encima de la mesa, pero ahora, por primera vez, la Comisión Europea ha abierto una consulta pública para que los ciudadanos, las empresas y las organizaciones que lo deseen se pronuncien sobre si mantener la medida o eliminarla. Entre los sectores más interesados figuran no solo el energético, sino el turístico, el agrícola, el comercial y el del transporte, porque las horas de luz afectan a los patrones de consumo y de actividad.

Aunque la Comisión se ha comprometido a tener en cuenta el resultado, la consulta no es vinculante, es decir, no se trata de un referéndum con el que se vaya abolir el cambio horario en función de si gana el sí o el no, sino que habrá que evaluar otros factores.

EFECTOS. Los 28 países de la UE se distribuyen en tres husos horarios que abarcan desde Reino Unido o Portugal (hora GMT) hasta Finlandia o Rumanía (GMT+2). En 17 de esos Estados, incluida España, el huso es GMT+1, lo que implica que, pese a estar mucho más al Oeste, nuestro país (a excepción de Canarias) tiene la misma hora que, por ejemplo, Italia y eso provoca que aquí amanezca más temprano, según el reloj, y anochezca mucho más tarde que en otras latitudes.

La cuestión es el que el Meridiano de Greenwich atraviesa España por Castellón y, en base a eso, el país debería tener la misma hora que Portugal. De hecho, la tuvo hasta 1918, año a partir del cual se iniciaron una serie de cambios que finalizaron cuando se instauró definitivamente el sistema que rige en la actualidad. A esto se suma que Galicia está todavía más al Oeste, por lo que, de acuerdo con el mismo razonamiento, debería tener aún una hora menos.

Esta última propuesta ya fue planteada por el BNG, que en 2006 y a raíz de una petición iniciada por un militante de Ourense, se marcó como objetivo instar al Gobierno a adaptar el horario gallego al del país luso y Canarias. La iniciativa llegó al Parlamento, pero fue rechaza por el Ejecutivo central en base a que partir en dos los horarios de la España peninsular acarrearía una serie de trastornos laborales, de comunicaciones y sociales que no compensarían el posible ahorro energético.

Jose Luis Casero, presidente de la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles (ARHE), defiende estos últimos argumentos. Según recuerda, "hace un par de años Baleares también propuso quedarse con el horario de verano, porque algunos decían que habría más luz hasta más tarde y eso favorecería la actividad turística". No obstante, su colectivo no está de acuerdo con cambios que se realicen únicamente por autonomías.

"Toda España debería estar en el meridiano que le corresponde según su posición geográfica, que es el de Greenwich, y eso aglutina a toda la península Ibérica. Yo creo que hay que trabajar para que todos estemos lo más cerca posible, que haya más puentes y menos barreras. De lo contrario, podríamos caer en localismos muy poco positivos", dice.

"La propia CE revela que lo que se nos ha vendido sobre el ahorro energético para justificar esa medida es marginal", sostiene un experto

Por su parte, expertos en Física añaden que no se puede decidir razonando solo sobre un mapa plano, porque la Tierra es redonda y la distribución de las horas de luz es totalmente distinta entre el Norte y el Sur del planeta.

Cosa distinta es suprimir los cambios horarios de verano y de invierno en toda la UE, una cuestión con la que ARHE coincide plenamente. Sobre esto, el presidente de la asociación manifiesta su satisfacción porque la Comisión Europea haya iniciado la consulta. "Aunque no es casual; llevamos 15 años peleando para que sea así", puntualiza.

¿Qué supondría eliminar esas variaciones de hora? Según José Luis Casero, "la propia CE revela que lo que se nos ha vendido sobre el ahorro energético para justificar esa medida es marginal, con lo cual ese argumento al amparo de la economía ya no lo creemos. Por otro lado, señala que la incidencia que los cambios horarios tienen sobre la salud de las personas es más impactante de lo que en principio podría parecer, así que ¿por qué mantenerlos?".

En palabras suyas, si finalmente la UE opta por no mover los relojes "eso nos acercaría un poquito más a ese objetivo de que España se regulase según el horario que le corresponde; haría que nuestro país estuviese formalmente un poco más alineado con lo que debería y no con esa hora de adelanto establecida por una orden de Franco en 1940 que provoca que, por ejemplo, en Galicia sea la misma hora que en Varsovia. Sobre cambiar esta cuestión, el Estado sí tiene competencias".

En Galicia, el efecto sería que en julio de 2019 no anochecería a las 22.30 horas como ahora, sino que lo haría a las 9.40 y amanecería antes

CUESTIONES DE FONDO. Con todo, en relación a la posible supresión de los cambios, el presidente de ARHE recuerda que "no podemos limitarnos a tocar el reloj o no sin abordar cuestiones de fondo importantes sobre el uso del tiempo que hacen las personas en nuestro país, como la flexibilización de jornadas laborales, la supresión de ‘prime times’ televisivos que terminan de madrugada, los horarios comerciales, la reducción de los tiempos para la comida… Si no abordamos estos temas de fondo, el círculo estará incompleto. La UE consulta sobre lo que puede, pero el resto es responsabilidad nacional y espero que el Gobierno la asuma y acate medidas, como una ley de racionalización de horarios".

Y, en caso de eliminar los cambios de hora de invierno y verano, ¿cómo habría que aplicar la medida? Según Casero, "la UE tendría que tomar sus decisiones según el momento en el que se adopte. Nosotros abogamos por quedarnos con el horario de invierno. Eso significaría que en octubre se cambiaría la hora como siempre y en marzo del próximo año no se haría nada. En Galicia, el efecto sería que en julio de 2019 no anochecería a las 22.30 horas como ahora, sino que lo haría a las 9.40 y amanecería antes. Hay estudios que señalan que el nivel de productividad tiene mucho que ver con la luz, pero no podemos regular ni el clima ni la luz solar. No podemos pretender que el 4 de diciembre, por ejemplo, haya luz a las siete de la tarde".

¿Están dispuestos los gallegos a suprimir los cambios de hora?