La excúpula de Caixanova, absuelta por un préstamo a una sociedad de antiguos gestores

Entre ellos se encuentra el expresidente Julio Fernández Gayoso
Julio Fernández Gayoso. AEP
photo_camera Julio Fernández Gayoso. AEP

La Audiencia Nacional ha absuelto a la excúpula de Caixanova, entre ellos su expresidente Julio Fernández Gayoso, de los delitos de administración desleal, falsedad documental y blanqueo de capitales, en relación con una serie de operaciones que ocasionaron a la entidad un perjuicio de 80 millones de euros.

En una sentencia fechada el pasado 13 de julio a la que ha tenido acceso Efe, la sala de lo penal absuelve también, además de a Gayoso, a los exdirectores generales Gregorio Gorriarán y José Luis Pego, así como el director de la oficina principal José Benito Parente y otras seis personas.

La Fiscalía sostenía que en otoño de 2005 Caixanova concedió un crédito a la sociedad Promalar, en la que contaban con intereses el que fuera presidente de la entidad Guillermo Alonso, fallecido, y el consejero Fernando García del Valle, con el objetivo de "ayudar a reflotarla" dadas sus "serias dificultades económicas. 

De este modo, se habrían simulado contratos que ocultaban la verdadera naturaleza y la finalidad de las operaciones de financiación concedidas a Promalar, fundada por Juan Lago, incluido en el procesamiento, que recibió un primer préstamo de Caixanova de 60 millones de euros y posteriormente otros dos, uno de 9,25 millones y otro de 5 millones de euros. 

En total, la entidad otorgó a Promalar préstamos por un importe de 135 millones de euros.

La operación perseguía reflotar la conservera Bernardo Alfageme, para lo cual los exdirectivos diseñaron un mecanismo claramente expropiatorio de la entidad financiera, que fue "mucho más allá de la adopción de actos erróneos en el ejercicio de sus facultades de administración". 

Entre otras irregularidades, el ministerio público afirmaba que se tasaron fincas por 190 veces su valor real; en una de estas operaciones, para cubrir el riesgo de 60 millones concedido por préstamo hipotecario se entregaron en garantía fincas valoradas en 133 millones, aunque su valor real era de 2,5 millones. 

Reprochaba además la "absoluta falta de diligencia" de los exdirectivos de Caixanova quienes permitieron que no se diera "una adecuada evaluación de la posición de riesgo de la entidad, en la que se analizase la situación financiera y la solvencia de Promalar". 

Sin embargo, los magistrados de la sala de lo penal entienden que no existen elementos que permitan afirmar que se ocultaron datos relevantes a los órganos decisorios de Caixanova, como su Comisión Delegada y el Consejo de Administración, y no está acreditado que los acusados pretendieran no devolver el dinero.

"No resulta irrazonable pensar, desde el punto de vista de la lógica económica que justifique la decisión de Caixanova, que existían posibilidades reales de que las fincas" fueran calificadas como suelo urbanizable en la ulterior aprobación del Plan General de Ordenación Urbana", añade la sentencia.

Además tampoco cabe afirmar que se redujeran las garantías o se incrementara el riesgo de los préstamos, ni que las tasaciones se realizaran de forma irregular; asimismo, consideran que el delito de administración desleal ha prescrito.

Entre enero y julio de 2017, Fernández Gayoso, que tiene 91 años, estuvo en prisión por un delito de apropiación indebida, por el cobro indebido de prejubilaciones millonarias, pero fue liberado en atención a su avanzada edad.