jueves. 21.10.2021 |
El tiempo
jueves. 21.10.2021
El tiempo

Galicia perdió más de 500 taxis en dos décadas

Varios taxis aparcados en una ciudad gallega
Varios taxis aparcados en una ciudad gallega
La comunidad gallega pasó de 5.246 licencias a solo 4.704. Las redes sociales también dañan al sector. Sorprenden los 418 nuevos coches de A Coruña en 2014

Corren malos tiempos para los taxímetros. Entre 1994 y 2014, el parque del taxi en Galicia ha experimentado un descenso de más de 500 unidades, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística (Ine). Son 542, en concreto, las que median entre las 5.246 de 1994 y las 4.286 del año pasado, sobre todo localizadas en el rural y la franja litoral gallega y no tanto así en los principales núcleos urbanos de la comunidad, donde el número de licencias se mantiene prácticamente estable durante este periodo —como indicativo, en las cuatro capitales de provincia se pasó de 776 a 787 turismos de servicio público—.

Las causas de esta paulatina aunque irrefrenable caída, indica Manuel Sánchez Quindimil, presidente de la Federacion Gallega de Autónomos del Taxi (Fegataxi), son fáciles de identificar y actúan además por acumulación, sumándose por supuesto al contexto de recesión económica que ha marcado al país desde hace más de un lustro. "El rural se ha despoblado y los transportes colectivos hasta las ciudades han mejorado", informa. El sostenido éxodo rural se halla así detrás de una correspondiente bajada de licencias, que se produce sobre todo por goteo, a medida que los dueños de las mismas se jubilan. "No hay mercado para poder mantenerlas", se lamenta Sánchez Qundimil. "Donde había cuatro taxis ahora hay dos o uno solo".

En la costa la situación tampoco es halagüeña y, de nuevo, revela causas económicas de más amplio alcance. En este caso, el descenso de las cuotas pesqueras y las licencias para faenar. "El 90% de los taxis de la costa trabajaban gracias a la pesca", informa el presidente del colectivo de taxistas.

"Todo afecta", advierte el presidente de Fegataxi antes de citar otro factor de perjuicio para el sector: la competencia que ha aflorado recientemente a partir de la expansión de redes sociales como BlaBlaCar, Cabify o Uber —esta última ya prohibida en España— y que han sido objeto de críticas, protestas e incluso denuncias de intrusismo por parte de las agrupaciones de taxistas. No obstante, matiza Sánchez Quindimil, por el momento su incidencia en Galicia "solo se aprecia en trayectos largos"; un área de negocio damnificada asimismo por el progreso del transporte público, responsable de la mejora en las conexiones entre las capitales gallegas.

REPUNTE EN CUARENTENTA. De hecho, los datos negativos serían más acusados de no ser por la sorprendente repoblación de taxis protagonizada en 2014 por la provincia de A Coruña. Según el Ine, de 2013 a 2014 el parque de taxis creció en 418 vehículos en la región. Es decir, una subida en apenas doce meses que equivale, casi por igual, al conjunto de pérdidas arrastrado durante veinte años.

Tanto es así que, si solo se establece la comparativa entre 1994 y 2013, las cifras arrojan un descenso total de 960 licencias, y no solo de 542 como ocurre añadiendo a los datos de 2014. Manuel Sánchez Quindimil pone en severa cuarentena los números, especificando que, entre las dos principales ciudades de la provincia, A Coruña y Santiago, únicamente suman 669 taxis; lejos de los 2.279 que precisa el organismo público.

Leopoldo Villa, presidente de la Federación Gallega del Taxi, tampoco se explica este extraordinario ascenso de 2014 dado que, en su opinión, la tendencia del sector apunta claramente a la baja. En especial cuando, "en los últimos cuatro  o  cinco  años"  muchos taxistas de A Coruña y pueblos limítrofes han solicitado a la Xunta la paralización de la licencia o "la han dejado definitivamente", al mismo tiempo que prácticamente no ha habido nuevas autorizaciones desde los ayuntamientos.

No cunde el optimismo de cara al futuro. Los remedios asumidos por los taxistas pasan por estirar su jornada de trabajo. "Algunos taxistas han pasado de media jornada a jornada completa", ejemplifica Villa. "Hay quien no lo ha querido así y se han deshecho de la licencia, por lo que hay menos coches activos en ciertas horas". Consciente de la naturaleza del problema, su pronóstico tiene también miras globales. "Mientras no se recuperen puestos de trabajo y la gente se pueda desprender de dinero, esto no tendrá solución", concluye.

Galicia perdió más de 500 taxis en dos décadas
Comentarios
ç