La Fiscalía defiende que la llamada telefónica fue "la causa directa" de accidente de Angrois

Las víctimas critican que Piñeiro traslade que "una catástrofe de esta magnitud" dependa solo de la comunicación entre maquinista e interventor ► Las acusaciones populares mantienen culpables al maquinista del Alvia y al alto cargo de Adif
EL fiscal Mario Piñeiro. ÁLVARO BALLESTEROS (EUROPA PRESS)
photo_camera EL fiscal Mario Piñeiro. ÁLVARO BALLESTEROS (EUROPA PRESS)

El fiscal Mario Piñeiro ha señalado este miércoles en el juicio del Alvia que la llamada telefónica del interventor al maquinista es "la causa directa" del accidente ferroviario que se produjo en julio de 2013 en Angrois, a las afueras de Santiago de Compostela, y que causó la muerte de 80 personas y dejó heridas a otras 145.

Según la Fiscalía, la llamada por teléfono móvil fue un hecho "desgraciado" que desencadenó que el maquinista, Francisco Garzón, desatendiera sus responsabilidades y fuera completamente "abstraído", perdiendo el control del tren, a la entrada de una curva en la que no desaceleró.

Así lo ha afirmado el fiscal al justificar sus conclusiones, en las que señala al maquinista como único responsable de esa tragedia en la que el tren descarrilló a una velocidad de 190 kilómetros por hora en un tramo limitado a 80 kilómetros por hora.

"Ese día hizo un uso más que descuidado del teléfono", ha destacado Piñeiro, que considera que este comportamiento supone "una imprudencia grave, sin la menor duda". 

Según el fiscal, sus conclusiones son fruto de "meditación y un gran esfuerzo", puesto que se trata de una decisión "difícil", debido a la "responsabilidad" que existe con las víctimas.

En sus consideraciones previas, Piñeiro ha afirmado que en el juicio se confunden "las causas con las consecuencias", al tratar de reflexionar sobre "cómo podría haberse evitado el accidente y no por qué se produjo".

Así, ha señalado que la colocación de una baliza de frenado de seguridad es independiente al comportamiento concreto del maquinista, que es la causa directa del siniestro.

"Debemos situarnos antes del accidente y hacer las preguntas correctas", ha afirmado.
Según Piñeiro, el accidente es "inexplicable" salvo por la llamada telefónica, que no dura "100 segundos", sino que se extiende de forma prolongada hasta el momento del descarrilamiento.

Además ha señalado que el maquinista es el principal responsable de la seguridad del tren y del control de la velocidad y que cuenta con una formación "exquisita" por parte del operador Renfe. 

Este martes, el Ministerio Fiscal dio un giro al juicio y retiró su acusación contra el director de circulación de la firma de gestión de infraestructuras ferroviarias Adif en el momento del accidente, Andrés Cortabitarte.

Ahora la Fiscalía mantiene solo la acusación contra el maquinista, para el que pide cuatro años de cárcel por 80 homicidios y 145 delitos de lesiones por imprudencia profesional grave.

Las víctimas responden que "seguramente una llamada corporativa de su jefe" determinó el "giro de guión"

La plataforma de víctimas del accidente del tren Alvia ha respondido a la intervención del fiscal este miércoles en el juicio ironizando con que "seguramente una llamada corporativa de su jefe ha sido la causa directa" de su cambio de postura, al retirar la acusación al ex director de seguridad de Adif, Andrés Cortabitarte, por el análisis de riesgos de la línea ferroviaria. 

En un comunicado remitido a los medios de comunicación bajo el encabezado El caso Alvia, la maquinaria del Estado y las llamadas que lo cambian todo, la plataforma critica que el fiscal haya retirado esa acusación y añade que, por su parte, "RTVE continúa la censura", en referencia al documental sobre el siniestro ferroviario. 

"Se cumplen 10 largos años luchando por destapar todo lo que hay detrás de esta tragedia, exigiendo que se depuren responsabilidades a todos los niveles, peleando contra las instituciones implicadas y contra el propio Estado, que han empleado todos sus medios para ocultar las negligencias y los incumplimientos de la normativa que hay detrás del desastre de la tragedia", advierten las víctimas en la nota de prensa. 

Tras conocer este martes la que denominan "última maniobra orquestada por la Fiscalía", por la retirada de la acusación contra Adif "sin ninguna razón de peso, ya que durante la fase oral se vio con más claridad los incumplimientos normativos de seguridad", censura que este miércoles ha afirmado que la llamada que atendió el maquinista "es la única causa del accidente".

"El fiscal nos dice a la ciudadanía que el que se produzca una catástrofe de esta magnitud en un tren de alta velocidad depende de si se hace esa llamada o no. La explicación de este giro de guión es sencilla, el fiscal, cuyo jefe es nombrado por el Gobierno, estaba acusando a un organismo (Adif) que pertenece al Estado, y al que precisamente defiende la propia Abogacía del Estado, cuyo jefe también es nombrado por el gobierno", destaca. 

En este sentido, afirma que "seguramente una llamada corporativa de su jefe ha sido la causa directa de este cambio del fiscal, y de que hoy –por este miércoles– en sede judicial haya dicho a los presentes que probablemente no ha conseguido trasladar por qué antes decía una cosa y ahora otra, y ha añadido que le ha costado hacerlo". 

Imagen de la señal institucional que muestra la sala donde se celebra el juicio del accidente del Alvia, este miércoles. LAVANDEIRA JR (EFE)
Imagen de la señal institucional que muestra la sala donde se celebra el juicio del accidente del Alvia, este miércoles. LAVANDEIRA JR (EFE)

"Una vez más, el Estado vuelve a la casilla de salida, al pacto de la curva de los diferentes gobiernos para señalar al maquinista como único culpable, lo que desbarató la Unión Europea", advierte la plataforma. 

Según indica, "la maquinaria del Estado ha venido trabajando a lo largo de estos años de diferentes maneras". Así, "a nivel judicial se ha vivido la ocultación y demora en la entrega de documentos, el cambio del juez por parte del Consejo General del Poder Judicial, la imposición de peritos por la Xunta, la inacción de los fiscales, etcétera", enumera. 

"Los diferentes gobiernos no han cumplido con la obligación de llevar a cabo una investigación técnica independiente tal y como ha venido reclamando la Unión Europea. Se han abierto procedimientos de infracción por incumplimiento de la normativa de seguridad ferroviaria y hemos constatado las presiones a la Unión Europea para impedir la publicación del informe", prosigue. 

Las víctimas señalan que "durante años el Estado ha trabajado para eximir la responsabilidad de quienes fueron negligentes, tratando por todos los medios de echar toda la culpa al último eslabón de la cadena, el maquinista, evitando cualquier tipo de responsabilidad y contaminando a la opinión pública".

Concentración este viernes ante RTVE

"Prueba irrefutable de todo ello" es a su juicio "que la televisión pública censura el premiado documental Frankenstein-04155 que una productora independiente hizo sobre la tragedia". 

Al respecto, informa de que el octubre pasado la actual presidenta de RTVE, Elena Sánchez, "se comprometió por escrito a visionar junto al comité de dirección de RTVE el documental y a trasladar su decisión". 

"La decisión es clara si tenemos en cuenta quién propone y elige al comité de dirección: censurar su emisión y que la opinión pública conozca sólo la verdad oficial. Seguramente se habrá producido alguna llamada corporativa", concluye. 

El viernes 23, esta plataforma se concentrará ante RTVE para denunciar "todas estas maniobras" y entregará más de 70.000 firmas a Elena Sánchez y al comité de dirección para que se emita el documental.

Las acusaciones populares mantienen culpables al maquinista del Alvia y al alto cargo de Adif

Las acusaciones populares en el juicio del accidente del tren Alvia en Angrois han defendido la culpabilidad del maquinista del tren y del ex alto cargo de Adif y han señalado que el cambio de criterio de la Fiscalía responde a la jerarquización de la misma y a que "perro no come perro".

Los letrados Manuel Alonso, por parte de la Plataforma de Víctimas del Alvia 04155, y Javier González, de Apafas (asociación de perjudicados por el mismo accidente), han argumentado este miércoles durante la vista los motivos y razones para mantener en sus conclusiones las acusaciones del maquinista del tren, Francisco Garzón, y el exdirector de circulación de Adif, Andrés Cortabitarte.

Para cada uno de los dos piden cuatro años de cárcel por 80 homicidios y 145 delitos de lesiones por imprudencia profesional grave.

En primer lugar, el representante legal de Apafas ha mostrado su incomprensión ante el "cambio de criterio" de la Fiscalía y ha destacado que es "consciente" de la relevancia que supone culpar a Adif en todo este proceso por parte del Ministerio Fiscal. "Solo entendemos esa decisión difícil dentro del ámbito de jerarquización que ampara a la carrera fiscal", ha señalado González. 

En su exposición, ha señalado que era evidente que la curva era "peligrosa", que era necesaria una evaluación de riesgos en la línea Ourense-Santiago, y que Cortabitarte "quebrantó" la normativa de seguridad ferroviaria.

Además, González ha señalado que "no comparte el criterio" del Ministerio Fiscal de que la causa eficiente del accidente sea únicamente "la llamada telefónica" que se produjo entre el maquinista y el interventor y la consecuente distracción de Garzón.

En cuanto a Garzón, ha señalado que queda acreditada su experiencia profesional y que había recibido la formación correspondiente, pero que cometió "una imprudencia grave" por lo que considera también que es culpable de que se produjera el siniestro, tras mantener una llamada "intrascendente" durante más de 100 segundos.

Mucho más duro con Garzón y con Contarbitarte en su exposición del informe ha sido el abogado de la Plataforma de Víctimas del Alvia, Manuel Alonso, que ha considerado a ambos como personas "poco diligentes" a la hora de tomarse en serio la seguridad y la responsabilidad que ejercían, uno como maquinista y otro como máximo responsable de la seguridad de Adif.

Por lo que se refiere a la decisión de desconectar el sistema ERTMS embarcado, autorizada también por Cortabitarte, ha afirmado que para él supone "una nueva acción delictiva" al hacerlo "un sábado sin consultarlo con nadie", sin mantener reuniones y sin analizar los riesgos.

Respecto a Garzón, también ha sido duro y ha remarcado que, desde el minuto uno y sin asesoramiento, el maquinista reconoció lo sucedido en su comunicación con el puesto de mando de Atocha tras el descarrilamiento y dio la clave al asegurar en aquel momento que creía que "era un fallo de seguridad", algo que según Alonso también apunta a Cortabitarte.