viernes. 21.01.2022 |
El tiempo
viernes. 21.01.2022
El tiempo

Fraga: ''Estando el amigo Feijóo al frente, las cosas se harán bien''

''Estando el amigo Feijóo al frente, las cosas se harán bien''. El ex presidente de la Xunta Manuel Fraga Iribarne no duda de su confianza en que el actual jefe del Ejecutivo gallego podrá sacar a Galicia del ''momento muy difícil'' por el que está pasando.

El vilalbés fue el encargado de pronunciar el discurso de agradecimiento en nombre de los 4 ex mandatarios autonómicos galardonados con la Medalla de Oro de Galicia, reconocimiento que calificó de ''honrosísimo'' y otorgado a  ''cuatro compañeros de distintas tendencias, pero de los que todos servimos a Galicia dentro de España''.

Fraga recordó que le ''tocó'' ser presidente de la Xunta 16 años y aseguró que ''nunca lo he pasado mejor'' porque ''trabajar por y para los gallegos fue la mayor ilusión de mi vida'' declaró, tras señalar que el cargo le permitió además ejercer sus responsabilidades ''con los amigos, con los paisanos''.

''Pero hay que decir que no basta con todo lo hecho'' apuntó, ya que consideró que Galicia ''está pasando un momento muy difícil'' que vinculó a la crisis internacional, y que en Galicia afecta especialmente a cuestiones fundamentales como la pesca o el precio de la leche.

''Dejemos trabajar a Feijóo''
''Las parroquias están perdiendo vida, la agricultura y la ganadería y no son actividades en las que la gente quiera trabajar, y la pesca casi tampoco''lamentó Fraga.

No obstante, el ex presidente se mostró confiado en que ''con una acción de Gobierno lo más fuerte que se pueda'', estos sectore podrán salir del bache.

El hombre para llevar a cabo esta tarea es, en su opinión, Alberto Núñez Feijóo. ''Estando el amigo Feijóo al frente, las cosas se harán correctamente'', aseguró, recordando que el actual presidente autonómico ''lleva un nombre ilustre'', en alusión al intelectual gallego del siglo XVIII, el padre Feijóo.

''Dejémosle trabajar en paz algo de tiempo'', pidió Fraga,  porque así ''veréis como conquista también vuestra confianza''.

Alumno de los antecesores
Galicia honró este sábado a los cuatro hombres que han ocupado la presidencia de la Xunta en los 28 años de historia de la autonomía, al conceder la Medalla de Oro de Galicia a Xerardo Fernández Albor, Fernando González Laxe, Manuel Fraga Iribarne y Emilio Pérez Touriño. El encargado de entregar las distinciones, el actual presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, se declaró en su discurso ''alumno'' del ''valioso magisterio'' legado por quienes le precedieron en su cargo.

Feijóo destacó en cada uno de ellos alguna virtud. Así, en el primer mandatario de la comunidad autónoma, Fernández Albor, dijo ver ''a quien supo hacer del sentido común el ingrediente necesario de la política''. De González Laxe, segundo presidente gallego, valoró ''la cercanía a la gente, lejos de anacrónicas solemnidades''.

''Quisiera aprender, don Manuel, de su entrega total a un país de cuyo paisaje ya forma parte para siempre'' dijo a quien ocupó la presidencia de la Xunta por más tiempo, Fraga Iribarne, que revalidó el cargo cuatro legislaturas seguidas.

En su inmediato predecesor, Pérez Touriño -a quien Feijóo arrebató la presidencia en las elecciones autonómicas del pasado mes de marzo-, el actual jefe del Ejecutivo gallego dijo tener ''el ejemplo del que lucha por la autonomía cuando incluso era arriesgado soñarla, para regirla después con dignidad''.

''Estandartes del heroísmo cívico''
El actual presidente de la Xunta también apuntó que entre los cuatro ex-mandatarios ''algunos fueron adversarios, como corresponde al pluralismo de culquier democracia madura'' pero destacó que fueron capaces de ''elevarse de sus siglas partidarias hasta alcanzar el reconocimiento para siempre del pueblo al que sirvieron'' convirtiéndose en ''símbolo de la galeguidade que rechazó la resistencia estéril''.

Además les atribuyó un rasgo común de ''cosmopolitismo'' que, dijo, les hace merecientes de una ''tripla distinción'', como presidentes de Galicia, como ''políticos españoles que contribuyeron a asentar una idiosincrasia autonómica solidaria'' y como ''figuras del europeísmo''.

De todos ellos afirmó que son ''estandartes del heroísmo cívico'', entendido del modo en que lo definió Castelao como ''transformar los deseos en realidad y las ideas en hechos'', por haber afrontado el desafío de ''inventar una comunidade que sólo había existido en el sentimiento'' y ser artífices de un proceso autonómico conseguido ''sin vencedores ni vencidos, sin víctimas ni verdugos, recuperando una personalidad que no necesita de enemigos para afirmarse''.

Acto de entrega
Los cuatro ex-presidentes gallegos recibieron sus Medallas en el transcurso de un acto que se celebró en el Palacio de Congresos de Santiago de Compostela y que empezó con la entrada de los cuatro mandatarios y el actual inquilino de Monte Pío, al son de la Marcha del Antiguo Reino de Galicia interpretado por la la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense.

Más de 200 personas asistieron a la celebración en la que estuvieron presentes miembros del Gobierno autonómico y representantes del Ejecutivo central, así como una nutrida representación de diversos sectores de la sociedad gallega.

En la mesa presidencial se sentaron, además de Núñez Feijóo, el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, el delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro, la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo y el conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, que fue el encargado de leer el decreto de concesión de las medallas aprobado por el Consello da Xunta el pasado 17 de julio.

Tras el discurso de Manuel Fraga, en representación de los cuatro-expresidentes y la intervención de Alberto Núñez Feijóo, el cuarteto de cuerda 'Quiodi' interpretó cuatro piezas musicales, tras lo que la Banda de Gaitas ourensana cerró el acto con la interpretación del Himno de Galicia.

Fraga: ''Estando el amigo Feijóo al frente, las cosas se harán bien''
Comentarios