El futuro llega sin nadie al volante

La primera "patente gallega" de vehículo autónomo comienza sus pruebas en un circuito cerrado entre las playas de Sabón y Alba-Rañal en Arteixo. Luego, vendrán los test con tráfico
Pruebas con el vehículo eléctrico del CTAG. MONCHO FUENTES
photo_camera Pruebas con el vehículo eléctrico del CTAG. MONCHO FUENTES

El pasajero puede moverse entre la playa de Sabón y la de Alba-Rañal en siete minutos, pero en realidad se trata de un trayecto de unos 700 metros que ha costado tres años recorrer. Es, al mismo tiempo, una mirada que, desde este viernes, se puede realizar al mañana. Y es que el Centro Tecnolóxico de Automoción de Galicia (CTAG) puso a prueba su vehículo autónomo de última milla entre estos dos arenales de Arteixo.

La conexión a través de esta lanzadera, que circula sin conductor y se alimenta por completo de electricidad, es el primer paso de las experiencias de movilidad autónoma que, en los próximos meses, prevén desarrollar el CTAG y el Concello de Arteixo. Así, la prueba inicial de esta primera "patente gallega" del sector se lleva a cabo en un circuito cerrado entre los aparcamientos de ambas playas. A partir de ahí, una vez constatado su funcionamiento seguro, los ensayos se trasladarán a entornos abiertos, es decir, con tráfico.

"Estas pruebas marcan un principio. El Concello de Arteixo apuesta por la movilidad sostenible en los transportes públicos y trabaja con el CTAG como laboratorio territorial ofreciendo entornos reales para pruebas piloto de una nueva movilidad descarbonizada, inteligente y segura", proclamó el alcalde, Carlos Calvelo, que participó, acompañado por varios vecinos, en el viaje inaugural de este vehículo con capacidad para doce personas, sistemas de accesibilidad, autonomía de hasta once horas y que alcanza un máximo de 40 kilómetros por hora. No obstante, lo habitual es que se desplace a entre 10 y 15, una velocidad adaptada al trazado urbano y que se combina con un sistema de "protección de usuarios vulnerables" para asegurar que no haya atropellos. Además, usa tecnología 5G para comunicarse en entornos complejos y tener información de los semáforos y otros elementos viales.

COMPLEMENTO. El objetivo de esta prueba "pionera en Galicia y una de las primeras que se realiza en España y en la Unión Europea" consiste, pues, en explorar las necesidades de uso y servicio de esta solución de movilidad que aspira a servir de complemento a los medios de transporte tradicionales, explicaron el Concello y el CTAG.

"Los avances tecnológicos en campos como la digitalización, la inteligencia artificial, la computación o la conectividad nos han permitido desarrollar nuevas soluciones innovadoras", apuntó Francisco Sánchez, director de electrónica y movilidad inteligente del centro, que ha invertido tres años en poner a punto el vehículo. "Estas pruebas en living labs nos permiten además evaluar las necesidades futuras y los entornos de operación más adecuados para este nuevo medio de transporte que viene a aportar valor al portafolio multimodal de los sistemas de movilidad", añadió el ingeniero.

Este sábado y domingo habrá nuevas pruebas, que se realizarán de 11.00 a 14.00 y de 15.00 a 19.00 horas.