Galicia, de la amenaza por calor extremo a la alerta por precipitaciones en una semana

La semana arranca con previsión de lluvia
Previsión para este lunes. METEOGALICIA
photo_camera Previsión para este lunes. METEOGALICIA

En una semana, Galicia ha pasado de registrar avisos de riesgo por calor extremo a alertas amarillas por fuertes precipitaciones, para alivio de los montes ourensanos, libres de fuego, y de los embalses semivacíos, aunque para disgusto de aquellos veraneantes que han elegido la primera quincena de septiembre para visitar las playas gallegas, dos semanas que se prevén pasadas por agua.

Este lunes, toda la Costa da Morte y el Barbanza están marcados con aviso amarillo por Meteogalicia a causa de "chuvias intensas e persistentes que acumularán máis de 40 litros en doce horas", a la par que hay decretada alerta en la costa de la provincia de A Coruña por fuerte oleaje, con "ventos do suroeste de forza 7", una situación que se arrastra desde este domingo y que mantiene amarrada buena parte de la flota de Bergantiños y de la ría de Muros e Noia.

Se trata, pues, de un panorama diametralmente opuesto al que vivía Galicia hace apenas siete días, cuando en prácticamente toda la provincia de Ourense y no pocas áreas del interior lucense y pontevedrés los mercurios no bajaban de los 30 grados, lo que llevó a decretar varias alertas amarillas por temperaturas extremas. Un tiempo tórrido que, según las averiguaciones forenses, estuvo detrás de un desgraciado suceso: la muerte de una mujer embarazada y del bebé que esperaba a causa de un golpe de calor en Verín el 24 de agosto, una jornada a 34 grados.