Galicia, la segunda comunidad con más accidentes provocados por animales salvajes: 15 al día

Los kilómetros de vías en el rural multiplican estos siniestros, que de nuevo, y con la tragedia de Chantada muy presente, apuntan al jabalí
La nueva señal de jabalíes. EP
photo_camera La nueva señal de jabalíes. EP

Antes de desgranar la siguiente estadística, es necesario recordar a Abel Carreira García y Álex Gómez Ríos, los dos jóvenes de 18 años fallecidos la semana pasada en Chantada. Un jabalí se cruzó ante su coche, un contratiempo que desgraciadamente pagaron con sus vidas pero que se repite con mucha más frecuencia de la que pueda parecer. Sobre todo en Galicia, la segunda comunidad con más accidentes provocados por fauna salvaje: 5.443 el pasado 2022, o lo que es lo mismo, 15 de media al día. Y aunque la mayoría no van más allá de unos rascazos o abolladuras, la muerte de los dos chantadinos ha encendido todas las alarmas, amén de reavivar el debate sobre la caza de suidos.

Pero, ¿por qué en Galicia hay tantos siniestros con animales de por medio? Podría pensarse que por su amplia red viaria, y aunque este factor tiene su influencia, hay otras dos comunidades con más kilómetros totales de carretera, Andalucía y Castilla La Mancha, pero con menos accidentes de este tipo. Ocurre que en Galicia muchas carreteras atraviesan, en lugar de llanuras, montes que son hogar de corzos y jabalíes.

Con todo, hay una comunidad que se lleva la palma en el balance que publicó el sábado Efe con datos obtenitos de la DGT. Es Castilla y León, donde el año pasado se registraron 12.403 siniestros con fauna salvaje. Son más de una treintena de media cada día, una cifra disparatada incluso para los 33.068 kilómetros de carretera de esa región vecina, según los últimos datos del Ministerio de Transportes, que contabilizan desde autopistas hasta la más estrecha de las comarcales -no entran las pistas forestales-.

A continuación en el ránking aparece directamente Galicia con sus 5.443 siniestros con fauna implicada en sus 17.717 kilómetros de carreteras. Una red viaria más corta que la de Andalucía -23.247 kilómetros- y Castilla La Mancha - 19.616-, que en cambio registraron respectivamente 2.388 y 4.640 accidentes con animales.

Así, pues, hablar de accidentes con animales es hacerlo de Galicia y, sobre todo, Castilla y León, donde hubo que lamentar el único fallecimiento en un percance vial con animales de todo 2022. Los papeles se han invertido este año, en el que la comunidad gallega es la única que ha registrado algún accidente mortal con fauna, el que mantiene conmocionada a la villa del Asma. Para tomar perspectiva, cabe destacar que ambas comunidades sumaron el año pasado 17.846 accidentes de este tipo, la mitad del total estatal (35.156).

La mayoría, jabalíes.

Centrando el foco únicamente en Galicia, los jabalíes son los responsables de dos de cada tres accidentes con animales salvajes: unos 3.500, según estimaciones de la DGT. O lo que es lo mismo, diez percances cada día en las carreteras de la comunidad. Los restantes son causados principalmente por corzos, perros y ciervos, pero en mucho menor número que el puerco bravo, cuyas posibilidades de caza vuelve a poner en el disparadero esta nueva estadística de la DGT.

Nunca intentar esquivar el animal

Aunque el acto reflejo lleve a dar un volantazo, seguir el instinto es lo peor que se puede hacer si se cruza un animal delante. En este caso, coinciden todos los expertos, hay que tener sangre fría y atropellarlo. Siempre vale más una vida humana que una animal.

Claro que no es lo mismo un gato o perro que un jabalí de 100 kilos. Pero, en la mayoría de los casos, el coche arrollará el ejemplar y, aunque la carrocería resulte seriamente dañada, el susto se saldará a lo sumo con unas heridas. De hecho, en Galicia hubo siniestros con vacas de una tonelada en los que el conductor salió ileso.

En cambio, dar un volantazo, dependiendo de la velocidad, puede tener consecuencias impredecibles y, en el mejor de los casos, el coche acabará en el arcén.

La nueva señal del jabalí

Hasta ahora, la advertencia de fauna salvaje la representaba un ciervo saltando dentro del triángulo de peligro. Pero la señalética se adapta a la realidad viaria, y este año se ha estrenado una nueva señal de peligro por jabalíes.