Indultan a los 3 vecinos de O Eixo condenados por agredir a un policía

El Consejo de Ministros del Gobierno central acordó el jueves conceder el indulto a los tres vecinos de la parroquia compostelana de O Eixo que en 1998 y según una sentencia judicial, agredieron a un agente de la Policía Nacional durante una manifestación en la que reclamaban un incremento de la seguridad vial en la zona.

Desde la Delegación del Gobierno en Galicia confirmaron este extremo a AGN tras cotejarlo con fuentes del Ministerio de Justicia, ya que fue su titular, Francisco Caamaño, quien lanzó la propuesta el jueves. Con todo y según indicaron desde el Movemento Asociativo polo Indulto dos Tres do Eixo, se trata de una noticia ''oficiosa, pero no oficial'', ya que los tres implicados --José Moreira, Jesús Montoiro y Simón Márquez-- todavía no han recibido una comunicación oficial ''vía telegrama''. Es por ello que el entorno de los condenados, pese a celebrar el posible indulto en caso de que llegue a materializarse, ha preferido mantener la prudencia por el momento y esperar a que los tres varones reciban la confirmación para pronunciarse sobre la decisión del Ejecutivo estatal.

Precisamente uno de los vecinos de los implicados y portavoz del movimiento asociativo, José Manuel Bocixa, apeló a esa cautela tras señalar que en los últimos dos años ya se había hablado de indulto pero nunca llegó a producirse por el rechazo del Consejo de Ministros.

Protesta por la seguridad vial
Los tres vecinos condenados fueron juzgados por unos hechos que ocurrieron en unas protestas en defensa de la seguridad vial en la zona en julio de 1998, en las que habían participado de forma masiva los habitantes de esta parroquia compostelana. La concentración que dio lugar a esta sentencia fue precedida de una carga policial, después de que los vecinos llegasen a cortar la N-525 (Santiago-Ourense), en la que se habían producido diversos atropellos mortales.

Por su parte, el policía herido durante las protestas, Luis Gómez, quedó incapacitado --según un informe médico presentado durante el juicio-- para ejercer otra profesión. Los acusados ya tuvieron que hacer frente a una multa de 156.000 euros, satisfecha en parte por las aportaciones de los vecinos.

Una sentencia de 2003 los condenó a siete años de prisión y, casi una década después del suceso, en octubre de 2007, los vecinos de O Eixo ingresaron en la cárcel coruñesa de Teixeiro tras verse rechazada la petición de indulto y donde llevan encarcelados más de dos años y medio en régimen de segundo grado. Dado que no son considerados presos ''peligrosos'' y que los tres presentaron un contrato laboral, la junta de tratamiento les permitió salir durante el día a trabajar con la obligación de retornar al penal durante la noche.

Durante este tiempo los tres varones recibiron el apoyo de sus vecinos que se concentraron repetidamente en masivas manifestaciones para reclamar el indulto para los condenados. Una vez que los implicados reciban la notificación, el indulto se aplicará de forma inmediata.