Intentan agredir al autor confeso del asesinato en Lugo: "¡Asesino, animal; ojalá no salgas más a la calle!"

José Valencia fue increpado a las puertas del domicilio de la víctima, Cristina Cabo ►El autor confeso del crimen se vino abajo durante la reconstrucción de los hechos: "Sáquenme de aquí, por favor. No puedo estar más en este sitio"
Instante en el que los agentes reducen al hombre que intentó agredir a José Valencia. CARLOS CASTRO
photo_camera Instante en el que los agentes reducen al hombre que intentó agredir a José Valencia. CARLOS CASTRO

Después de escuchar cómo José Valencia se ratificaba en su confesión este jueves, la jueza ordenó su traslado hasta el domicilio de la víctima –en la Rúa Quiroga–, para llevar a cabo la reconstrucción del crimen.

El hombre entró en el domicilio de Cristina Cabo acompañado por la comisión judicial y custodiado por un amplio operativo de las fuerzas y cuerpos de seguridad, levantando una gran expectación en la zona. De hecho, alrededor de medio centenar de vecinos y allegados de la víctima se congregaron a las puertas del inmueble e increparon al detenido a su salida del edificio. Al grito de: "¡Asesino!", ¡animal!, ¡salvaje! y toda una retahíla de insultos, el grupo mostró su rabia y pidió Justicia para la fallecida. "¡Ojalá te caiga la prisión permanente revisable y no salgas nunca más a la calle!", le desearon.

Antes de que el detenido fuese introducido en el vehículo policial, una de las personas que lo increpaban intentó abalanzarse sobre él con la intención de agredirle. El hombre fue rápidamente reducido por los agentes de la Policía Nacional que vigilaban la zona, por lo que el incidente no fue a mayores. Aún así, los policías levantaron acta y el joven fue propuesto para sanción por cometer una infracción a la Ley de Seguridad Ciudadana.

Durante la reconstrucción de lo hechos, el autor confeso de la muerte de Cristina Cabo volvió a contar la misma versión que había explicado el día anterior en comisaría. El hombre fue describiendo poco a poco sus movimientos y los de la víctima, desde que llegaron a la vivienda hasta que llevó a cabo la brutal agresión y se marchó del piso con varias pertenencias de la mujer.

Según fuentes próximas al caso, el hombre se mantuvo sereno en todo momento, pero de repente se vino abajo y mostró por primera vez desde su arresto algún tipo de sentimiento. "Sáquenme de aquí, por favor. No puedo estar más en este sitio", pidió. El detenido comenzó a mostrar signos de ansiedad –aunque no llegó a necesitar asistencia sanitaria– y la jueza dio por finalizada la reconstrucción del crimen.

Antes de prestar declaración en el juzgado, la magistrada ya había ordenado un reconocimiento médico forense de José Valencia para verificar que el joven se encontraba en condiciones de pasar a disposición judicial.

Concentraciones contra las violencias machistas

El crimen de Lugo ha provocado una ola de movilizaciones en repulsa, en varias localidades de la provincia y también fuera de ella. En Poio, representantes de las asociaciones de mujeres, miembros de la corporación —encabezados por el alcalde, Luciano Sobral— y personal municipal participaron en la mañana de este viernes en un "parón institucional" convocado por el Consello Municipal da Muller. 

La edil de Igualdade y teniente de alcalde, Silvia Díaz, dió voz a la lectura de un manifiesto contra la violencia machista.

Concentración en Poio en repulsa por la muerte de Cristina Cabo en Lugo. DP
Concentración en Poio en repulsa por la muerte de Cristina Cabo en Lugo. DP