martes. 25.01.2022 |
El tiempo
martes. 25.01.2022
El tiempo

La ausencia del principal testigo obliga a aplazar el juicio contra un incendiario de Santiago

La ausencia del principal testigo ha obligado a suspender el juicio que se estaba celebrando en Santiago contra un supuesto incendiario que en julio y agosto de 2006 habría provocado tres fuegos en un barrio de una zona rural de la capital gallega. El procesado, J.A.R., se enfrenta a una condena de 45 años de cárcel, 15 por cada uno de los incendios que se le imputan. Y es que el ministerio público considera que todos ellos pusieron en peligro la vida de los habitantes de la zona.

 
Durante la vista celebrada ayer en la sede compostelana de la Audiencia Provincial de A Coruña, el acusado se negó a responder a las preguntas del fiscal y de la acusación particular, pero sí contestó a las escasas cuestiones que le planteó su abogado. Así, sostuvo que su presencia en el lugar de los hechos solo se debía a que estaba paseando a sus perros y mencionó haber tenido un "problema" previo a causa de estos canes con la única persona que afirma haberlo visto prender fuego a la maleza con un mechero. Este es precisamente el testigo que ayer no se presentó y que volverá a ser citado para el 8 de febrero, día en que está previsto que se reanude el juicio.
 
Sí prestó declaración ayer su prima, una vecina de la zona afectada por las llamas. Esta señaló que había visto al imputado "pasar con los perros" por la finca en la que se inició uno de los fuegos y que, cuando llegó a casa y lo comentó con sus familiares, su primo le informó de que él lo había visto iniciar las llamas. "Quedé con miedo, por que el fuego estaba cerca de las casas", relató esta mujer.
 
También testificó otra vecina del lugar que, si bien dijo que nunca había visto al acusado prender fuego al monte, denunció que había muchas "coincidencias" que lo apuntaban como autor de los hechos. De este modo, la mujer comentó que "por donde él pasaba luego siempre salía humo". "Otros vecinos piensan lo mismo", puntualizó.
 
Por otro lado, tanto el técnico de Medio Ambiente que se hizo cargo de la investigación como el jefe del cuerpo de Bomberos municipal en aquel momento coincidieron en que varias casas estuvieron en peligro a causa de lo sucedido. "El fuego se sofocó desde los propios caminos de acceso", rememoró el primero de ellos, "las matas que ardieron estaban muy próximas a las casas". Por su parte, el exbombero recordó que fueron precisas dos dotaciones para sofocar las llamas.
 
ESCRITO DE ACUSACIÓN
Según el escrito de acusación, los tres fuegos se produjeron en las horas centrales de los días 24 de julio y 3 y 4 de agosto de 2006. En el primer caso, el fuego afectó a una zona del barrio de A Toxeira de San Lourenzo situada entre varias viviendas. El segundo incendio se originó en un pequeño descampado situado en el Rueiro das Figueiriñas. En esta zona hay viviendas a ambos lados de la calzada, pero las llamas solo calcinaron los espacios adyacentes.
 
Más grave fue el tercer fuego que se le achaca a este hombre, iniciado también en el Rueiro das Figueiriñas, concretamente en la maleza que linda con el cierre del antiguo convento de las Oblatas. Las llamas avanzaron hacia varias casas, lo que obligó a intervenir a los Bomberos de Santiago. La superficie calcinada ascendió a 7.000 metros cuadrados.

La ausencia del principal testigo obliga a aplazar el juicio contra...
Comentarios