jueves. 22.10.2020 |
El tiempo
jueves. 22.10.2020
El tiempo

La Xunta aboga por ''un nuevo clima de diálogo'' en favor del gallego

El secretario general de Política Lingüística, Valentín García, ha abogado hoy en el Parlamento autonómico por "abrir un nuevo clima de diálogo" en favor del gallego, un compromiso que ha sido respondido por la oposición con la petición de derogación del decreto del plurilingüismo.

García ha abordado en la Comisión de Educación y Cultura las actuaciones en materia de enseñanza de la lengua gallega para el curso 2013-2014, en concreto las instrucciones para el decreto del plurilingüismo sobre el que ha habido "discrepancias" pero ante el que se ha de recuperar un "clima de consenso lingüístico" para iniciar un nuevo camino en el ámbito educativo, ha dicho.

Ha recordado que sobre la norma han recaído ocho sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Galicia y que todavía hay interpuestos dos recursos de casación ante el Tribunal Supremo, si bien considera improbable que alteren la situación jurídica actual.

Según García, se han realizado ajustes que "permiten hablar de un texto mejorado en su aplicación" pues el decreto "asegura el conocimiento en equilibrio e igualdad de las dos lenguas". "Buscamos el equilibro en el aprendizaje", ha insistido García sobre la finalidad de este decreto, que contempla además la incorporación de una tercera lengua y la consulta a los padres pero no a modo de encuesta, ni de manera vinculante, sino para saber cuál es la lengua materna del niño, ha aclarado. En este sentido, ha subrayado que "prevalecerán los conocimientos específicos en cada materia sobre los conocimientos lingüísticos" y ha adelantado que se están poniendo las bases con el Consello da Cultura Galega para realizar un estudio sobre esta materia.

García ha incidido en que la Ley de Normalización Lingüística "no deja hacer inmersión lingüística, segregar a los niños por razón de la lengua", algo que en Galicia no se considera necesario ni tampoco se puede hacer por ley, ha añadido. "La Xunta acata y cumple las sentencias", ha dicho antes de exponer el contenido de las instrucciones para el decreto sobre las que orientará a los miembros de la comunidad educativa.

Así, ha expuesto, la lengua predominante en la educación infantil será determinada en los centros educativos según tres criterios: la pregunta a los padres acerca de la lengua en la que hablan habitualmente sus hijos, el entorno sociolingüístico y la garantía de presencia de las dos lenguas. De esta manera, el idioma predominante de cada grupo lo determinará el equipo directivo del centro y se incluirá en el plan del mismo, para después pasar a formar parte del proyecto educativo.

Dicha instrucción se presentó a los centros a finales de julio para su aplicación en septiembre, una temporalidad que ha sido reprochada por el diputado del PSdeG Francisco Caamaño porque en agosto los centros están cerrados.

El principal partido de la oposición se ha reconocido decepcionado por la inutilidad de su gesto de buena voluntad de que el gallego "no siga siendo un elemento de confrontación", ante la exposición hoy de una interpretación "unilateral y sesgada del decreto, con nocturnidad y alevosía".

Al igual que BNG y AGE, Caamaño ha advertido del "enterramiento" del gallego y de hacer del mismo un "difunto" con la expresión "bilingüismo cordial", y ha reprochado a la Xunta que haya roto unilateralmente los pactos parlamentarios.

Por ello le ha reclamado que "no escape" de su responsabilidad en la defensa del idioma, como plantea el alto tribunal gallego, ha dicho, y "no provoque conflictos con la lengua". ''Mientras no se demuestre lo contrario la lengua materna es el gallego en Galicia", ha sostenido Caamaño, quien se ha mostrado contrario a preguntar a los padres la lengua en la que hablan sus hijos, pero a favor de "sacar esta cuestión de juzgados y escuelas".

Tras considerar un "disparate" la filosofía de partida del decreto, para el que ha pedido su derogación total, ha augurado conflictos nuevamente en escuelas de Galicia. "Nunca vamos a tratar de hacer nada por la puerta de atrás", le ha respondido García, quien ha defendido como "ejercicio de honestidad" que sean los centros educativos los que pongan en marcha los criterios de esta instrucción para decir que el decreto se aplica "con normalidad", y ha recordado que el anterior contemplaba parámetros similares.

El diputado de AGE Xavier Ron ha coincidido en que esta manera de trabajar es hacerlo "por la puerta de atrás desde el punto de vista lingüístico" con instrucciones que insisten en la ilegalidad y la "obsesión" de mantener el decreto "por encima de todo". "No puede creer usted todo los que nos ha contado sobre el decreto", le ha dicho al secretario general, a quien ha dicho que no habrá consenso sobre esta norma porque las sentencias dicen que es ilegal, ha indicado, por contravenir el derecho a la educación.

En opinión de Ron, Galicia se encuentra en una "situación de recesión lingüística" a la que la Xunta "debe darle la vuelta" y "eliminar la minorización" del gallego.

La diputada Ana Pontón ha afeado al secretario general su "cinismo político" al ofrecer consenso sobre una normativa ya publicada y no negociada y ha acusado al PP de "marginar la presencia del gallego" sobre todo en educación infantil.

Pontón se ha referido también a la "política lengüicida" de la Xunta, ha opinado que la "única salida" en esta polémica es la derogación del decreto y ha criticado que enviar instrucciones a los centros no es dialogar, sino una "política de hechos consumados".

Por el contrario, el parlamentario del grupo popular Agustín Baamonde ha valorado por "extraordinariamente positiva" la comparecencia de Valentín García, si bien ha afirmado que no ha habido novedades en el debate por la "repetición de viejos argumentos" sobre un modelo de política lingüística, la del PPdeG, ha dicho, que "goza del respaldo de la mayoría social de Galicia".

Baamonde ha lamentado la "poca inteligencia de la oposición" al insistir en la ilegalidad del decreto, le ha recriminado que "reclaman consenso desde la prepotencia" y ha abogado por que la lengua sea un "elemento de encuentro y no de separación". "Yo sé que el gallego no se encuentra en una situación de normalidad", ha reconocido el secretario general durante su comparecencia, que se prolongó durante dos horas, por lo que ha reclamado hacer un esfuerzo conjunto en su defensa y no pintar siempre un panorama "apocalíptico", porque "no es tan negro".

A juicio de García, los gallegos pueden "presumir de ser los ciudadanos más plurilingües de Europa, no sólo de España".

La Xunta aboga por ''un nuevo clima de diálogo'' en favor del gallego
Comentarios