Marea negra, lista negra

20 años del prestige ▶ Desde que el torpedo de un submarino alemán hundió en 1917 al petrolero MC Andrew frente a las costas de Cedeira, los episodios de contaminación marina en Galicia se sucedieron. De hecho, nunca pasó un periodo tan amplio como ahora sin ninguno
Vertido de fuel contaminante del petrolero Mar Egeo, que derramo 80.000 toneladas de crudo en 1992. EFE
photo_camera Vertido de fuel contaminante del petrolero Mar Egeo, que derramo 80.000 toneladas de crudo en 1992. EFE

En enero de 1917, en la Primera Guerra Mundial, un submarino alemán torpedeaba el petrolero británico Mc Andrew frente a las costas de Cedeira, en lo que muchos consideran la primera marea negra de la historia de Galicia documentada, aunque sea de forma imprecisa. Desde entonces, el litoral de la comunidad se vio afectado por vertidos de hidrocarburos de forma reiterada. Solo se salvan de grandes tragedias la década de los 20 y la de los 80, aunque, en realidad, es el actual el periodo más largo sin mareas negras en Galicia en más de un siglo: 20 años desde la catástrofe del Prestige.

Tras el Mc Andrew hubo que esperar 17 años al siguiente naufragio, según datos de la Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN). Era el 29 de agosto de 1934 cuando el petrolero ruso Boris Sheboldaeff encalló y se partió en Camelle, arrojando 11.000 toneladas de combustible al mar e impidiendo faenar a los pescadores durante dos años.

Después, el estallido de la Segunda Guerra Mundial volvió a complicar la navegación y a dejar importantes consecuencias en forma de contaminación marina. En enero de 1942 un antiguo petrolero alemán, el Benno, usado en tiempos bélicos como buque de aprovisionamiento, se hundió frente a Cariño por el acoso de la aviación inglesa.

Y solo un año después, en 1943, se repitió el mismo esquema: un petrolero alemán, el Nord Atlantic, hostigado por la aviación aliada, acabó encallando y arrojando casi 10.000 toneladas de crudo al mar frente a Camariñas.

Fin de la guerra

Aunque el conflicto bélico acabó, las mareas negras en Galicia no lo hicieron. Pasó tiempo, en concreto 14 años, hasta el siguiente vertido, el del buque francés Janina, que transportaba fuel oil ligero y se incendió derramando al mar frente a Vigo unas 10.000 toneladas.

Fue el preludio de años malos, porque en verano de 1964 se produjo una tragedia en toda regla: ambiental y humana. El petrolero Bonifaz salió de A Coruña tras descargar y cuando navegaba frente a cabo Vilán fue embestido en medio de la niebla por otro petrolero, el francés Fabiola a las 22:00 del 3 de julio de 1964. El Bonifaz se llevó la peor parte y se hundió, dejando una marea negra y, lo peor de todo: 25 fallecidos.

Después, en noviembre de 1968, el mercante griego Syprus Lemnos se partió en dos a más de 100 millas de cabo Vilán durante un temporal, con 13.000 toneladas de crudo en sus bodegas.

Los grandes barcos

Eran tiempos de un importante desarrollo naval y, de hecho, empezaban a frecuentar las costas gallegas mercantes cada vez más grandes, lo que consecuentemente fue incrementando de forma paralela la magnitud de las tragedias.

La primera gran marea negra moderna fue la del Polycommander en 1970. El buque noruego, de 230 metros de eslora y 49.000 toneladas de petróleo altamente inflamable, se accidentó en las Cíes saliendo de Vigo y derramó al mar algo menos de la mitad de su carga, que dañó toda la ría.

Mucho más llevaba el Jackob Maersk en 1975, unas 88.000 toneladas. Se accidentó entrando en Oporto (Portugal), pero la marea negra barrió el litoral gallego hasta Fisterra, según la SGHN.

El naufragio del Urquiola frente a A Coruña en el año 1976. AGN
El naufragio del Urquiola frente a A Coruña en el año 1976. AGN

La historia no tardaría en repetirse. El 12 de mayo de 1976 el moderno Urquiola, con 107.000 toneladas de crudo, entraba a A Coruña cuando abrió su casco con una aguja de piedra que las cartas marinas situaban a 30 metros de fondo, pero que en realidad estaba a solo 11. Un fallo letal que provocó un derrame agravado después por la decisión de alejar el barco de la costa, igual que ocurrió con el Prestige. El resultado, una de las peores mareas negras de Galicia. Dos años después, el griego Andros Patria sufrió una vía de agua el 31 de diciembre de 1978 navegando frente a las islas Sisargas, en Malpica, derramando 60.000 de las más de 200.000 toneladas que llevaba a bordo.

La tregua de 14 años para la costa gallega acabó cuando el Mar Egeo embarrancó en la Torre de Hércules en 1992, con 80.000 toneladas de crudo. Era más carga que el Prestige, ocurrido diez años después, aunque su efecto fue menor porque se recuperaron muchas en las bodegas antes de tocar una costa que ahora lleva dos décadas sin marea negra; pero que asume resignada que la última página de esta lista negra todavía está por escribir.

Principales casos
1917. Mc Andrew (Cedeira)
▶ 1934. Boris Sheboldaef (Camelle)
► 1942. Benno (Cariño)
▶ 1943. Nord Atlantic (Camariñas)
▶ 1957. Janina (Vigo)
▶ 1964. Bonifaz y Fabiola (Camariñas)
▶ 1968. Syprus Lemos (Camariñas)
▶ 1970. Polycommander (Vigo)
▶ 1975. J. Maerks (Oporto)
▶ 1976. Urquiola (A Coruña) 
►1978. Andros Patria (Malpica)
▶ 1992. Mar Egeo (A Coruña)
▶ 2002. Prestige (Atlántico)