Miles de personas reivindican Galicia como "nación" en una multitudinaria marcha en Santiago

Ana Pontón defendió al BNG como "alternativa sólida" al Partido Popular

Miles de personas se han dado cita este 25 de julio en la alameda compostelana para celebrar el Día de Galicia bajo el amparo de la manifestación convocada por el BNG con el lema Gañarmos o futuro y reivindicar una vez más a Galicia como nación y la existencia de una alternativa a la derecha.

La portavoz nacional del Bloque, Ana Pontón, ha hecho valer esta jornada de celebración y orgullo para, en declaraciones a la prensa, indicar que esta convocatoria tiene esta vez, si cabe, un carácter más especial, al estar inmersos en la mayor crisis de precios de los últimos cuarenta años.

Así, la líder de la oposición se ha dirigido a los ciudadanos para decirles que pueden contar con su organización política para lograr una "salida justa" que pase por poner a la gente por delante de las grandes eléctricas, de las petroleras y de la banca, ha apostillado.

Y ha añadido que "no podemos permitir que se repitan los errores del pasado".
En una tierra gobernada por Alfonso Rueda, el sucesor del actual líder del Partido Popular Alberto Núñez Feijóo, ha defendido Pontón que su proyecto es el de una "alternativa sólida" y que lo que no se puede permitir "es que paguen los de siempre".

"Tenemos que darle la vuelta a la situación", "hay otra Galicia posible" y "no se resignen" han sido sólo algunas de sus proclamas. 

En la Plaza de la Quintana, donde ha culminado la marcha, una emocionada e ilusionada Ana Pontón, tal y como ella misma ha confesado, ha celebrado los 40 años de existencia del frente en el que milita.

Cuatro décadas "siendo determinantes", ha hecho hincapié, y ha aprovechado tal ocasión para recordar que el BNG nació para ser fuerza mayoritaria y no corriente de opinión, y para compartir su impresión de que hay "motivos para el optimismo", máxime con la "energía que se siente".

Ha arengado Pontón a "frenar el centralismo que nos empobrece" y ha conminado además a no caer "en la trampa de que no se puede hacer otra cosa".

Ha rememorado la etapa Feijóo para decir que ha "huido" de lo mal que lo ha hecho y ha confesado no saber si él se salvará o no, pero quien cree que no lo hará es "el PP en Galicia" porque en las próximas autonómicas habrá cambio de gobierno, encabezado por el BNG, ha pronosticado.

Un Ejecutivo, ese, que apostará por la sanidad pública, frenará la crisis demográfica, procurará un medio rural vivo, tendrá en cuenta la importancia del cambio climático y dirá nunca más a los incendios forestales.

"Duele en el alma ver como arde este país", ha subrayado, y ha acusado a los responsables, que son "los que están desprotegiendo nuestro monte para entregárselo a grandes empresas para que hagan negocio".

"Vamos a por todas, sin límites, porque no podemos limitar el futuro de Galicia", ha arengado.

Antes que ella, han intervenido la viceportavoz parlamentaria, Olalla Rodil, que ha garantizado un "enorme salto" en las locales; y la secretaria general de Galiza Nova, Marta Gómez, que ha corroborado que "ni una pandemia mundial es capaz de parar la fuerza del nacionalismo gallego".