martes. 20.08.2019 |
El tiempo
martes. 20.08.2019
El tiempo

TRES DÉCADAS EN LA RED

La odisea digital gallega: de los pioneros a la granja inteligente

Casares Long, con el primer supercomputador del Cesga. CEDIDA
Casares Long, con el primer supercomputador del Cesga. CEDIDA

Una Galicia envejecida y dispersa fue reacia a la adopción de las TIC, pero hubo llaneros solitarios que tiraron el muro

"¿INTERNET? IGUAL dentro de diez años nos comunicamos por telepatía". La respuesta, cargada de escepticismo, la dio un alto cargo de la Administración al que, en las postrimerías de los noventa, trataban de explicarle la importancia de las nuevas tecnologías. Ilustra una Galicia en la que, a un paso del nuevo siglo, apenas había un puñado de llaneros solitarios adentrándose en terreno desconocido. Al común de los gallegos, las entonces incipientes Terra o Altavista les sonaban a chino.

Una década antes, concretamente el 12 de marzo de 1989, Tim Berners-Lee había creado la World Wide Web. Ya existía Internet, surgido de un proyecto militar estadounidense de  finales de los sesenta, pero la revolución de las comunicaciones llegó con el protocolo que ideó este físico británico que trabajaba para el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN). ¿Su objetivo? Comunicar a científicos de todo el planeta.

La llegada de los smartphones y Whatsapp fue clave en la expansión de internet a un rural tradicionalmente aislado

La llegada de la red de redes a Galicia guarda paralelismos. La primera conexión con la ‘WWW’ fue en 1993 con la creación del Centro de Supercomputación de Galicia (Cesga) al servicio de la comunidad académica.

A cuentagotas, aparecieron las primeras webs, de entes públicos y empresas punteras. Estaban ahí, ¿pero quién podía acceder a ellas al margen de un puñado de científicos y docentes? 

En marzo de 1998, nueve años después del invento de Berners-Lee, apenas se superaba el millón de internautas en España. Solo unos meses antes, cuando un terremoto con epicentro en Triacastela sacudió la comunidad, media Galicia se pasó la noche colgada del transistor. ¿Se imaginan cómo ardería hoy Whatsapp? ¿Cómo volaría la información y cómo se llenarían los móviles de emoticonos con caras de pánico?

Marcus Fernández, webmaster de Código Cero: "Cos smartphones, xente que nunca tocou un ordenador agora consulta a predición do tempo no seu teléfono"

El primer dato fiable sobre la penetración de internet en Galicia es de 1999: los hogares con ordenador no llegaban a un 20% y solo un 3% tenía conexión con la red. Hace no tanto, en 2006, cuando ya se había producido la liberalización del sector, la eclosión de la web 2.0 y llamaban a la puerta los smartphones, las casas con computador eran la mitad del total, aunque menos de un tercio tenía internet y apenas un 19,5% podía presumir de banda ancha. En 2017, según el Ine, la red ya llegaba al 78% de los hogares. El objetivo de la Xunta es que en 2020 el 96% de la población gallega disfrute de cobertura de alta calidad.

La propagación fue lenta aunque imparable. ¿Por qué tardó en arrancar? "No 2000 había unha fenda de descoñecemento e outra de infraestruturas", explica Roberto Noguerol, otrora jefe de redacción de Vieiros (1996-2010), portal de información en gallego pionero. Él es quien cuenta la gráfica anécdota que abre el reportaje: "Na Administración, máis alá de na educación, aínda non se lle vía a utilidade a internet".

La primera supercomputadora del Cesga

Pero sí había exploradores de lo ignoto. La propia Vieiros hizo la primera ‘cibercobertura’ electoral en las autonómicas de 1997. Después, de la mano de escritores como Camilo Franco o Jaureguizar, promovió experimentos ciberliterarios nunca vistos en Galicia. Los medios específicamente digitales habían llegado para quedarse. 

Lucía González, márketing de Dinahosting: "Cando comezamos eramos unhas dez persoas; 18 anos despois o equipo formámolo máis de 100 traballadores"

Años después, en pleno amanecer tecnológico, Código Cero se convertía en un referente de la actualidad sobre las TIC. Marcus Fernández, su webmaster, retrocede hasta los albores del siglo para rememorar aquella Galicia cibernética. "Había buscadores como BIWE; portais como U-lo e eventos como o Mite ou o Cormex; as infraestruturas tardaron pero houbo eidos nos que se conseguiu avanzar rapidamente". Por ejemplo, la supercomputación con el Cesga, la animación por ordenador de la mano de Dygra Films o las "redes de comunicación" entre colectivos sociales y culturales. Fue esa la época del ‘Blogomillo’, un microuniverso de bitácoras que explota en 2003 con títulos como Todo o nada, de María Yáñez, o Capítulo 0, de Manuel Gago.

TECNOLOGÍA ‘MADE IN GALICIA’. En el plano tecnológico, Marcus Fernández establece dos hitos: el desarrollo en el Cesga de la red RECETGA para intercomunicar  las universidades y el nacimiento del proveedor por cable R, "non só porque espallou a banda larga, senón porque transmitiu a idea de que as empresas tecnolóxicas galegas eran posibles".

¿Y la población? "Nun principio foi reticente á adopción das TIC, principalmente por un motivo xeracional, o que se notou especialmente no retraso que padecemos no comercio electrónico", indica.

Pero todo cambió con los smartphones, la banda ancha móvil y Whatsapp. De hecho, el 92% de los españoles entra hoy a la red desde el teléfono. "Xente que nunca tocou un ordenador, agora consulta a predición do tempo ou mira cando chega o bus desde o móbil". Whatsapp, dice el subdirector de Código Cero, fue un auténtico caballo de Troya: "Introduciu entre a poboación unha tecnoloxía que non demandaba, para que despois abrollase un universo de posibilidades no seu peto".

Aunque esto ayudó a reducir la brecha digital con el rural, no lo hizo del todo. "Non só teñen comunicacións de peor calidade, senón que pagan máis por elas; confiemos en que o despregamento da fibra óptica nos vindeiros dous anos equilibre a situación", analiza.

Roberto Noguerol, exredactor jefe de Vieiros: "Para un medio dixital como o noso houbo dous fitos: a colisión do Discoverer na ponte das Pías e Prestige"

También mirando al futuro, Noguerol adivina las oportunidades de las nuevas tecnologías: "Existen moitas ferramentas a disposición da xente para transformar a sociedade". Incluso en pleno debate sobre las fake news, el periodista chantadino ve el vaso medio lleno. "Pode que nunca houbera tanta información distorsionadora como agora, pero tampouco nunca houbo tanta información veraz". Y apostilla: "Galicia xa non é periferia nas redes". La Galicia analógica es pasado. Tras una odisea digital de 30 años.

UN SECTOR QUE MUEVE 2.643 MILLONES AL AÑO
El sector de las TIC movía en 2017 unos 2.643 millones de euros en Galicia. Una firma pionera como Dinahosting, nacida en 2001, hoy factura unos 13 millones al año, da empleo a 100 personas y llega a 130 mercados. La expansión del sector derivó en la creación del Clúster TIC en 2008. Después llegaría la Axencia Galega para a Modernización Tecnolóxica de Galicia, encargada de trazar la senda digital gallega desde la Administración.

16.866 son los trabajadores que había en el sector en 2017, según el observatorio Osimga. El 68% eran hombres. Galicia es la quinta comunidad con más firmas dedicadas a las  TIC, unas 2.580, de las que un 93% son microempresas.
 

La odisea digital gallega: de los pioneros a la granja inteligente
Comentarios