viernes. 06.12.2019 |
El tiempo
viernes. 06.12.2019
El tiempo

Los partidos gallegos ponen la vista en las elecciones autonómicas tras el 10-N

Parlamento de Galicia. PEPE FERRÍN (AGN)
Parlamento de Galicia. PEPE FERRÍN (AGN)
El PPdeG ha recuperado la hegemonía a expensas de la desaparición de Ciudadanos y una mayoría de escaños para la izquierda con la entrada del BNG

Las elecciones generales del 10 de noviembre han abierto un nuevo escenario con Galicia, con un PPdeG que recupera la hegemonía a expensas de la desaparición de Ciudadanos y una mayoría de escaños para la izquierda con la entrada del BNG, una situación que las principales fuerzas han trasladado a las elecciones autonómicas previstas para el próximo año.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha destacado que un PP “en ascenso” ha logrado “ensanchar su base electoral” con “un incremento notable” y, ya en clave autonómica, ha considerado “razonables” las perspectivas de seguir incrementando sus los apoyos, tras lo que ha llamado a “unir el voto” para mantener “la estabilidad” de Galicia.

“Si somos capaces de convencer a los votantes de Ciudadanos y VOX de que la única alternativa para que no gobierne la izquierda, el nacionalismo y el populismo en Galicia, es seguir concentrando el voto habrá buenos resultados”, ha sostenido el dirigente gallego antes de participar en la entrega del premio Ourensanía en el Teatro Principal de Ourense.

El presidente de la Xunta también ha destacado la subida “en 4,5 puntos” registrada por los ‘populares’ en Galicia, una cifra que ha sido incluso mejor en Ourense, donde el PPdeG obtuvo “un 40 por ciento del voto”, el mejor dato de la formación conservadora a nivel estatal.

Por su parte, el secretario general del PSdeG, Gonzalo Caballero, ha trasladado su percepción de que el partido -que ha pasado a ser segunda fuerza, a 10.000 votos del PPdeG- sale “reforzado” de esta cita electoral en la que, a su juicio, “quedó claro que el PP tiene imposible gobernar en Galicia cuando haya elecciones autonómicas”.

En este sentido, el candidato del PSdeG a la Xunta de Galicia entiende que los socialistas gallegos deben estar “satisfechos”, ya que superaron “la prueba de la movilización” al lograr un empate técnico en niveles de voto con el PP, y ha apuntado que, de haber sido mayor la participación las fuerzas de izquierdas “habrían obtenido una mayoría más amplia incluso”.

“El PP no tiene con quien conseguir acuerdos”, ha añadido, sobre el escenario en Galicia, en el que -en su opinión- se ha abierto “un nuevo ciclo político” liderado por un PSdeG -ha subrayado- dispuesto a trabajar para que esta realidad “vuelva a evidenciarse cuando Feijóo decida convocar elecciones autonómicas” en el año 2020.

Los diputados electos de Galicia En Común, Yolanda Díaz y Antón Gómez-Reino, consideran que “ayer empezó la carrera para acabar con Feijóo y con el PP en la Xunta de Galicia”, en un escenario “en el que En Común-Unidas Podemos se ha consolidado como tercera fuerza en Galicia”.

Con ese objetivo, Gómez-Reino entiende que es el momento de construir el proyecto para las próximas elecciones en base a En Común-Unidas Podemos -que aglutina a Podemos y Esquerda Unida-, un espacio “que aspira a ser hegemónico en la izquierda de este país” al que buscan sumar “movimientos sociales” y “en el que caben otras organizaciones”, aunque “ésa no es la clave”.

Por su parte, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, ha destacado que las elecciones generales “confirman al BNG como una fuerza política al alza” y marcan el camino para unas elecciones autonómicas que espera “que signifiquen el finiquito de Alberto Núñez Feijóo al frente de la Xunta de Galicia”.

La líder nacionalista ha asegurado que tiene “muy claro” que, en caso de que el PPdeG pierda la mayoría absoluta, el BNG “va a ser determinante y no va a fallar a la gente de este país que quiere un cambio”, si bien acudirá a los comicios con la “convicción” de que la suya es “la mejor alternativa para dar esperanza a los gallegos y frenar las políticas del PP”.

El portavoz orgánico de En Marea, Luís Villares, ha incidido en la “generosidad” y “responsabilidad” de la formación al no presentarse a las elecciones generales para “no contribuir a la fragmentación del bloque progresista”, lo que habrá sido “determinante” para que los partidos de la izquierda pasasen de diez a trece escaños en las circunscripciones gallegas.

En este sentido, Villares ha llamado a la “cooperación” entre fuerzas “progresistas y con muchos puntos en común” para ofrecer una presencia “unitaria desde la diversidad” de cara a las elecciones autonómicas y ante “el reaglutinamiento del voto de la derecha” en torno al PPdeG.

La cabeza de lista de Más País por A Coruña, Carolina Bescansa, ha tachado los resultados de “muy negativos para Galicia y para España” y, ante la imposibilidad de obtener representación en Galicia -donde obtuvo 22.474 votos y fue la séptima fuerza-, ha llamado a abrir “un proceso de reflexión” para analizar “el horizonte de futuro”, aunque ha confesado que esperaba tener “más fuerza electoral de la que tuvimos”.

Los partidos gallegos ponen la vista en las elecciones autonómicas...
Comentarios