Paula Prado: "Si es por el BNG la ciudad se quedaría sin industria, volveríamos al taparrabos y a hacer fuego con palos"

La primera secretaria general en la historia del PPdeG celebra los 100 días de Rueda en un partido que trabaja en conquistar Pontevedra con el buen hacer de Rafa Domínguez ante "el proyecto agotado de Lores"
Paula Prado. PEPE FERRÍN (AGN)
photo_camera Paula Prado. PEPE FERRÍN (AGN)

¿Cómo valora los primeros 100 días de Rueda al frente de la Xunta?
Después de un hiperliderazgo como el del presidente Feijóo parecía muy difícil hacer una transición ordenada y tranquila, pero desde el Partido Popular de Galicia lo conseguimos. Hemos hecho una transición modélica basada en la unidad, responsabilidad y nuestro compromiso con los gallegos, a los que nos debemos como partido mayoritario. Y a partir de ahí, todo lo que se ha hecho desde la Xunta y desde el partido ha sido continuar con ese legado y mejorarlo. De hecho, ya se han tomado algunas decisiones importantes como ampliar el calendario de vacunación o bajar impuestos. Y seguiremos en esa línea.

Uno de los principales hándicaps de Rueda parecía su bajo grado de conocimiento entre los gallegos. ¿Cree que ha mejorado en este aspecto?
Teníamos al presidente Feijóo, que hacía una política muy presidencialista y los conselleiros eran menos conocidos, pero creo que Rueda, siendo vicepresidente y habiendo sido secretario general del partido, tenía un índice de conocimiento más alto que el resto. De todos modos, en estos cien días creo que ha tenido muchísima capacidad de trabajo, de presencia en muchísimos sitios. Se ha multiplicado y creo que eso ha propiciado que lo conozca mucha más gente.

El presidente dijo que apostaba por el continuismo pero imprimiendo el estilo Rueda. ¿En qué se ha hecho notar?
El estilo Rueda consiste en demostrar que la capacidad de gestión, el rigor, la estabilidad y el trabajo no están reñidos con la cercanía. Él es una persona muy cercana y afable, pero es un presidente que sin dejar a un lado esa proximidad con la gente y esa habilidad social demuestra que es un presidente serio, riguroso y con capacidad de gestión de los problemas más importantes de Galicia.

¿Qué diferencias encuentra entre el estilo Feijóo y el estilo Rueda?
No me gusta hacer comparaciones. Creo que los dos son diferentes y que los gallegos conocen perfectamente al presidente Feijóo, y que poco a poco irán conociendo al presidente Rueda.

Estilo Rueda
"Demuestra que la capacidad de gestión, el rigor, la estabilidad y el trabajo no están reñidos con la cercanía a la gente"


La pregunta es inevitable: ¿Echan de menos a Feijóo?
Es que Feijóo no se ha ido, sigue ahí pero está en el piso de arriba. Lo tenemos siempre a mano para cualquier cosa y ahora está haciendo un servicio importantísimo para Galicia, defendiendo los intereses también de España, que está en manos de un Gobierno que la está llevando a la deriva.

¿Hubo algún fuego interno que apagar en estos 100 días?
No. La verdad es que el partido está más unido que nunca. Todos somos conscientes del reto que tenemos por delante, de lo complicado de la situación. Por una parte a nivel estatal, que afecta a Galicia, como son las consecuencias de una pandemia, la guerra de Ucrania y el peor Gobierno de la historia de España, que no es capaz de poner en marcha medidas para paliar esta crisis energética. En ese sentido, nosotros, como partido serio que somos, no podemos permitirnos estar despistados con otras cosas. No podemos distraernos como el PSdeG con sus líos internos, o el BNG con sus ansias de independencia, sino que tenemos que estar centrados en resolver los problemas de la gente.
 

Estamos ya en septiembre y ante la vuelta al cole más cara que se recuerda a causa de la inflación. ¿Son suficientes las ayudas actuales o la Xunta contempla otro tipo de medidas, como la gratuidad de los libros de texto?
El hecho de que sea la vuelta al cole más cara no es solo por efecto de la inflación, sino también por una modificación legislativa [la ley Lomloe] que ha provocado que se cambien los libros de texto y que por tanto no se puedan reutilizar los de años anteriores. De todos modos, la Xunta garantiza libros a las familias con pocos recursos. Nosotros no compramos la propuesta del PSOE de café para todos. No vemos justo que los hijos de un diputado tengan libros gratis si se los podemos comprar. Quienes los necesitan los tienen.
 

También es el inicio del curso en la política, supongo que con el partido trabajando a pleno rendimiento de cara a las municipales. ¿Confía en recuperar alguna de las siete ciudades?
El 2015 fue un año muy malo electoralmente porque el partido pagó las medidas de ajuste de Rajoy, que eran necesarias tras dejar el PSOE el país casi en quiebra en 2011. Además, afloraron en esa época casos de corrupción que dejaron la marca del partido muy dañada. En 2019 todavía se arrastró esa situación, pero ahora estamos en condiciones de mejorar los resultados. ¿Por qué? Porque por un lado tenemos la marca del Partido Popular, que suma. Tenemos un presidente en Madrid como es Feijóo, que es la alternativa a Sánchez y su Gobierno ‘frankenstein’. Y, por otro lado, tenemos siete candidatos y candidatas con unas apuestas muy fuertes.
 

¿Sería un fracaso no recuperar ninguna de las ciudades?
El PPdeG tiene un proyecto común con 313 objetivos, entre los que están las siete ciudades. Y no renunciamos a ninguno.

Municipales
"El PPdeG tiene un proyecto común con 313 objetivos, entre los que están las siete ciudades"


En cuanto al mapa provincial. ¿Ven factible recuperar las diputaciones de Lugo, A Coruña o Pontevedra?
Aspiramos a gobernar. No renunciamos a ninguna ciudad ni a ninguna diputación.

La que parece poco menos que imposible de recuperar es Vigo, con Abel Caballero ostentando el récord de alcalde más votado de una ciudad en toda la democracia. ¿Cuántos concejales del PP consideraría un buen resultado allí?
Se está viendo que no solo de luces vive Vigo, y que necesita también empleo, industria y atender las necesidades no solo del centro, sino también de los barrios y las parroquias. Y todo eso está abandonado por un alcalde más preocupado por su ego y su proyección que por los vigueses y viguesas. Pero Vigo ya se está dando cuenta de que el PP es una alternativa y creo que mejoraremos los resultados allí.

¿Cree que será un territorio inexpugnable hasta que Abel Caballero se jubile? 
Que sea difícil no quiere decir que sea imposible.

Y en Pontevedra, ¿cree que le ha llegado la hora de retirada a Lores?
En Pontevedra tenemos un proyecto muy ilusionante con un equipo muy potente. Rafa Domínguez conoce muy bien la ciudad y sus necesidades y, además, el de Lores es un proyecto agotado. La peatonalización ya no da más de sí, y todo va tan lento que hasta el propio alcalde va lento a la hora de presentar iniciativas y dar un impulso a la ciudad. Si mal no recuerdo, creo que es una de las ciudades con más paro de Galicia, y eso es por una falta de impulso del gobierno municipal, que no es capaz de atraer empleo, sino todo lo contrario: el que hay lo destruye, porque no podemos obviar que la situación de Ence, de sus trabajadores y la pérdida de empleos es por culpa de la ideología del BNG, que ha sido el máximo impulsor de que Ence se fuese de la ciudad. Y como esa muchas otras cosas del Bloque, que está en contra de la industria, de las nuevas energías... Si por ellos fuese volveríamos al taparrabos y a hacer fuego con un palito.

¿Puede beneficiarse Rafa Domínguez de que el presidente de la Xunta sea pontevedrés? 
Creo que todo suma y todo ayuda. Pontevedra en las autonómicas siempre da unos magníficos resultados al PP, y eso quiere decir que hay personas que en unas elecciones determinadas son capaces de coger la papeleta del Partido Popular. Nosotros aspiramos a que quienes cogen la papeleta del PP en las autonómicas o generales, también las cojan en las municipales, que sean capaces de ver que ese proyecto que ellos votan en generales o autonómicas también es posible a nivel local.

Después de un mandato tan convulso como el de Ourense. ¿Repetirían la experiencia de un pacto?
El PP lo que ha hecho en todo momento ha sido garantizar la gobernabilidad. No nos hemos fijado tanto en la persona sino en que Ourense necesitaba un gobierno.

Como compostelana, ¿vio masificación turística este verano?
Santiago es una ciudad inminentemente turística. Y algunos quieren boicotear una actividad económica tan importante simplemente por ideología, incluso por religión. Les molestaban las canciones de las juventudes católicas, pero quizás no dirían nada si cantasen Pablo Hasél.
 

¿Masificación turística?
"Algunos boicotean el turismo por ideología. ¿Si las juventudes católicas cantasen Pablo Hasél, también les molestarían?"


¿Las municipales serán un termómetro para las primeras elecciones de Rueda?
Aspiramos a que sean un impulso para la quinta mayoría consecutiva del PPdeG y la primera del presidente Rueda.

"Aunque me bloquee en redes, seguiré diciendo que sobre Carmela Silva planea la corrupción"

Su antecesor en el cargo orgánico, Miguel Tellado, era muy beligerante con la oposición. ¿Sigue usted la misma línea?
Creo que mi forma de hacer política es conocida. Hay que hacer política en positivo pero también hay que poner encima de la mesa las incongruencias y las incoherencias de la oposición. Y en ese sentido, sí soy de poner en evidencia esas incoherencias.

¿Es verdad que la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, la bloqueó en Twitter?
Sí, y no la he insultado como hacen los del Partido Socialista. Carmela Silva tiene un problema: es la presidenta del PSdeG como cuota de Abel Caballero. Si no, no tiene ninguna explicación que después de haber sido condenado en firme a prisión un funcionario del Concello de Vigo [por el enchufe de su cuñada], el PSdeG la nombre presidenta del partido. Y claro, a esta señora no le gusta escuchar verdades, por eso cuando alguien la pone en evidencia, le bloquea. Pero por mucho que nos bloquee, no vamos a dejar de decir que sobre ella pesa la sombra de la corrupción.
 

Usted vio archivada su causa de la Pokemon. ¿Cree que se ha reparado el daño?
La mentira tiene las patas muy cortas y la verdad salió a la luz. La pena es que tardase tanto tiempo. Porque la Justicia, cuando es lenta, no es Justicia. Pero yo creo que lo importante es que con el paso del tiempo y la investigación de por medio se ha visto que muchas cosas estaban descontextualizadas o eran frases sueltas que no deberían haber salido nunca de un procedimiento judicial que estaba bajo secreto de sumario. Y sí, se ha hecho daño pero no solo a mí, sino a muchos compañeros, también fuera del PP. Se dañó la imagen de la política como servicio público.

Comentarios