Miércoles. 14.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 14.11.2018
El tiempo

"Me pilló fatal. Mi hijo estudiaba fuera y tuvo que volver para casa"

José María Blanco participa en una liga de mus. XESÚS PONTE
José María Blanco participa en una liga de mus. XESÚS PONTE

José María Blanco y José Manuel Tallón, ambos jubilados anticipadamente, y Ricardo Lorente,  prejubilado, narran sus testimonios respecto a esta experiencia

A José María Blanco, un leonés de 64 años de edad que lleva media vida residiendo en Lugo, le dieron un empujón para que se jubilase anticipadamente. La suya fue una decisión condicionada. No le quedó otro remedio que retirarse antes de cumplir la edad.

En el verano de 2012 la empresa de telecomunicaciones en la que llevaba 42 años cerró y le echó a la calle, como a los otros 179 operarios que tenía en toda España. Tras el despido, que le cogió con 59 años, José María Blanco, que entonces trabajaba como capataz de empalmadores, estuvo dos años en el paro. A esa edad no tuvo "ninguna posibilidad" de reincorporarse al mercado laboral.

"Me jubilé voluntaria y a la vez involuntariamente. Incluso había solicitado, al terminar el paro, el subsidio por desempleo de los 422 euros. Pero me dijeron: usted tiene 61 años, jubílese porque no le vamos a conceder ni esa ayuda siquiera", recuerda.

"No entiendo que si nos dicen que estamos a nivel de antes de la crisis, por qué vivimos peor"

Peor suerte corrieron compañeros suyos que fueron despedidos cuando tenían 50 años porque, según asegura, "no han vuelto a encontrar trabajo y si tienen alguna oferta es puntual, por uno o dos meses, porque además lo único que quieren las empresas del sector son autónomos", explica este jubilado.

José María Blanco comenta que retirarse a los 61 le supuso un descuento del 24% en su percepción, lo que se traduce, según detalla, "en unos 700 euros menos al mes de lo que cobraría si me hubiese jubilado a los 65 años".

EN MAL MOMENTO. "Me pilló fatal. Un 24% menos no es una broma. A parte de que en aquella época mi hijo estaba estudiando en León y al año se tuvo que volver para casa. Después de un tiempo empezó a trabajar, pero en nada de lo que había estudiado. El perjuicio fue triple, porque encima el muchacho tiene una discapacidad ", cuenta este jubilado.

Blanco es crítico con la situación que viven los pensionistas. "No entiendo que si nos dicen que estamos a nivel de antes de la crisis, por qué vivimos peor". Agrega que con la subida de las prestaciones el 0,25% anual pierden "cada año un 1,5 o 2%", que es la inflación.

"El Gobierno nos ha dejado aparcados. La culpa es nuestra por no saber presionar para hacer oír nuestros derechos porque somos 9,5 millones de pensionistas", precisa.


José Manuel Tallón: "No me vino mal. Estaba fastidiado de la espalda"

José Manuel Tallón suele acudir a hacer ejercicio a un gimnasion monfortino. TOÑO PARGA

José Manuel Tallón se jubiló anticipadamente hace cuatro años y medio, cuando tenía 61. Fue una decisión "casi obligada", que no le vino mal porque su espalda le estaba jugando una mala pasada, asegura. Había cerrado el concesionario de automóviles de Monforte de Lemos en el que había prestado servicios durante dos tercios de su vida, casi 44 años.

"Ya tenía un montón de años cotizados. Estaba fastidiado de la espalda. Y además la abogada me recomendó jubilarme. Así que lo hice. Antes intenté obtener una incapacidad, pero me la denegaron", afirma este vecino de la Ciudad del Cabe.

Aunque su profesión era mecánico, en el concesionario de automóviles también desempeñó otras funciones: jefe de taller, jefe de recepción o jefe de almacén. Además acudía a cursos de formación.

"Seguí cotizando hasta los 61 años para que no me bajase mucho la base. Ingreso unos 200 euros mensuales menos"

Después de que su empresa bajara la verja de forma definitiva, José Manuel Tallón estuvo dos años en el paro y, como le faltaban tres para llegar a los 61, suscribió un convenio con la Seguridad Social.

"Seguí cotizando hasta los 61 años para que no me bajara mucho la base de cotización. Al final fue un 24% menos, lo que supone que ingresé unos 200 euros mensuales menos", dice.

Esa reducción no le hizo cambiar de opinión. "Gracias a Dios, como mi mujer también trabaja y mi hijo es funcionario, es un descuento asumible y yo ya no me encontraba en condiciones de seguir trabajando", recuerda.

SIN ALTERNATIVAS. El panorama del mercado laboral tampoco era muy alentador. "¿Dónde iba yo a encontrar un trabajo con 56 años? Además, en Monforte hay poco empleo", indica.

A Jose Manuel Tallón colgar las herramientas no le supuso "un trauma", a diferencia de lo que les sucede a muchos trabajadores que cuando se jubilan, según precisa, "se acoquinan".

Ahora este jubilado de uno de los sectores que más se vio afectado por la crisis económica, el de la automoción, invierte sus horas de ocio, entre otras aficiones, en viajar, caminar o ejercitarse en el gimnasio.

Este monfortino lamenta la situación que les está tocando afrontar a muchos jubilados. "Si uno tiene que vivir y mantener un piso, los 800 o 900 euros de pensión no llegan para nada. Además, Lugo es una de las provincias que tiene las pensiones más bajas de España", afirma José Manuel Tallón.

Este mecánico retirado pone el grito en el cielo porque considera que las autoridades "no se acuerdan de los jubilados" a la hora de revalorizar el importe de sus prestaciones.


Ricardo Lorente: "Me vino de maravilla, porque enlazaré el paro con la jubilación"

Ricardo Lorente (Pontevedra, 1955) acaba de prejubilarse, a causa de la primera fase del ERE aplicado por Elnosa en la fábrica de Lourizán. Dentro de unas semanas cumplirá 63 años y, a diferencia de otros testimonios, el suyo arroja satisfacción plena por poder poner un punto y final a su vida laboral. "Particularmente, a mí me vino de maravilla, porque tengo derecho a dos años de paro y luego enlazaré con la jubilación con el cien por cien de derechos. Hace dos años ya había solicitado prejubilarme, pero por una serie de cuestiones no me lo concedieron. Ahora he tenido la santa suerte, entre comillas, de ser uno de los afortunados afectados por este ERE", relata a preguntas de este periódico.

Ricardo cree que "después de 40 años trabajando" ya es hora de pegar un giro a su vida y disfrutar de una nueva rutina sin turnos que parten la jornada en trozos ni horarios. Sobre todo cuando los números le dicen que cobrará más de jubilado que ‘dando el callo’. "Tenemos una base de cotización muy alta y esto me permitirá recibir cerca de cien euros más al mes en comparación con lo que venía cobrando".

Sus nuevas retribuciones serán el principal sustento de su domicilio, en el que vive con su mujer. "Tenemos hijos, pero están independizados ", puntualiza.

"Tenemos una base de cotización muy alta y esto me permitirá recibir unos cien euros más al mes que si estuviese trabajando"


PROYECTOS. Su recién estrenada condición de parado le ha llevado a empezar a llenar la agenda de compromisos, entre los que son mayoría las comidas familiares, las expediciones y los viajes.

La lista de escapadas cuenta con el total beneplácito de su pareja, que también contaba los días para disfrutar de la que se conoce como segunda juventud. "Está encantada ", asegura Ricardo.

Aunque el año está empezando, ambos han planificado los principales destinos que visitarán en 2018, entre los que se encuentran A Coruña, Cantabria, Asturias, Madrid y Menorca, donde Ricardo vivió su niñez y adolescencia.

"Nací en Pontevedra, pero a los dos años me fui a Menorca y estuve allí hasta los 17". Tenerife también suena con fuerza entre los planes de esta pareja, pues "es uno de los sitios de España que no conozco".

Ricardo lamenta que no todos los afectados por el ERE de Elnosa estén en su misma situación. En su caso el retiro sabe a gloria, pero advierte de que para otros compañeros el Expediente de Regulación de Empleo ha sido un varapalo con serias consecuencias, sobre todo para los que son demasiado veteranos para la patronal, pero demasiado jóvenes para pensar en retirarse del mercado laboral.

La primera fase del ERE afectó a 17 de los 60 empleados de Elnosa y la segunda, prevista para agosto, alcanzará a otros 16. Para todos ellos el comité ha pactado las mejores condiciones de salida posibles.

"Me pilló fatal. Mi hijo estudiaba fuera y tuvo que volver para casa"
Comentarios