Pontevedra, la provincia gallega que menos población pierde

Galicia se deja 5.319 habitantes en un año y solo el saldo migratorio frena una caída mayor ► La población en Pontevedra disminuye en 581 personas
Gente pasea por Pontevedra. demografía poblacion DAVID FREIRE
photo_camera Gente pasea por Pontevedra. DAVID FREIRE

La población gallega disminuyó en solo 5.319 personas en 2021 pese registrar un saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) de -18.057 habitantes. Si contuvo la caída fue gracias al saldo migratorio, que fue positivo. La población total de la comunidad se queda así en 2.691.557 habitantes a 1 de enero de 2022.

La provincia de Pontevedra es la que sufre un descenso menos acusado de su población en Galicia al perder solo 581 habitantes y quedarse en 942.849.

Según datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (Ine),  Galicia registró el año pasado -18.057 muertes más que nacimientos.

Sin embargo, el saldo migratorio exterior fue positivo, con 9.116 personas, al igual que el interior, con 3.747 personas. Esto permitió a la comunidad cerrar el 2021 con solo 5.319 habitantes menos.

De esta forma, Galicia disminuyó un 0,20% la población, a diferencia que la media de toda España, donde la cifra de habitantes creció un 0,07%, es decir, en 34.110 personas más.

A nivel nacional, España cerró 2021 en los 47.432.805 habitantes, con un saldo migratorio positivo de 148.677 personas, que compensó el saldo vegetativo negativo de 113.023 habitantes.

Murcia (+0,63%), Comunidad Valenciana (+0,50%) y Canarias (+0,36%) experimentaron los mayores crecimientos de población. En el lado contrario se encontraron Aragón (-1,14%), Ceuta (-1,18%), Melilla (-0,98), Asturias (-0,66%) y Extremadura (-0,44%).

En Pontevedra nacieron 553 niños por cada mil muertes 

Con todo, Galicia perdió en 2021 casi dos de cada 100.000 habitantes (-1,98), siendo las provincias de Lugo y Ourense donde el descenso fue más acusado, -6,52 y -3,44, respectivamente. El resto de provincias también perdieron población, pero en menor medida (A Coruña, -1,40 y Pontevedra -0,62 por cada 100.000 habitantes).

Todo ello después de que el saldo vegetativo fuese también negativo en todas las provincias. En concreto, en Ourense solo nacieron 297,83 bebés por cada mil muertes, mientras que en Lugo este dato fue de 323,24 niños. En A Coruña, 475,71 bebés y en Pontevedra, 552,99 criaturas.

La media de la población gallega en 2022 es de 48,01 años, superior a 2021, cuando ese dato se situaba en los 47,74 años. Por sexos, los hombres tienen de media 46,38 años y las mujeres 49,53 años.

Por su parte, el índice de envejecimiento, que expresa el cociente entre las personas de 65 años o más entre las personas menores de 15 años, fue del 309% en Ourense, y del 278% en Lugo. En A Coruña fue del 204% y en Pontevedra de casi el 181%. Sube en todas las provincias gallegas respecto a 2021.

La población crece en España

La población de España aumentó en 34.110 personas durante 2021 y, tras seis años consecutivos creciendo, alcanza un nuevo máximo desde el comienzo de la serie del Instituto Nacional de Estadística sobre Migraciones: 47.432.805 habitantes a 1 de enero de 2022.
 


Según sus cifras de población a 1 de enero de 2022, el aumento poblacional de 2021 fue fruto de un saldo vegetativo negativo de 113.023 personas (336.247 nacimientos, frente a 449.270 defunciones), compensado por un saldo migratorio positivo de 148.677 personas, ya que hubo 530.401 inmigraciones procedentes del extranjero y 381.724 emigraciones con destino al extranjero. 

El crecimiento poblacional se debió al incremento de las personas de nacionalidad extranjera, ya que las de nacionalidad española se redujeron.

El número de extranjeros aumentó en 49.612 personas durante 2021, hasta un total de 5.417.883 a 1 de enero de 2022. Este incremento respondió, en su mayor parte, a un saldo migratorio positivo de 153.094 personas.

Por el contrario, la población de nacionalidad española se redujo en 15.502 personas, resultado de un saldo vegetativo negativo de 153.910 personas y de un saldo migratorio también negativo (4.417 personas), que no se vieron compensados por las adquisiciones de nacionalidad española, lo que afectó a 144.012 personas.
En cuanto a los españoles nacidos en España, su número descendió en 131.080 personas a lo largo del pasado año.