miércoles. 21.04.2021 |
El tiempo
miércoles. 21.04.2021
El tiempo

Pontevedra, cerrada individualmente

Controles en los accesos a Pontevedra. RAFA FARIÑA
Controles en los accesos a Pontevedra. RAFA FARIÑA

La Boa Vila, además, podría pasar próximamente al nivel máximo de alerta debido a la evolución del virus

La almendra perimetral que formaban Pontevedra, Poio y Marín dejará de existir desde las 00.00 horas del viernes. La Boa Vila y Poio quedarán cerradas indivualmente, mientras que en Marín no habrá restricciones de movilidad. Pontevedra, además, podría pasar próximamente al nivel máximo de alerta debido a la evolución de su situación epidemiológica, un escalón en el que se sitúa Poio. 

Estas son algunas de las medidas anunciadas este miércoles con el presidente de la Xunta para tratar de frenar la tercera ola del virus. Además, Galicia adelantará a partir del viernes el toque de queda a las 22.00 horas, toda la hostelería deberá cerrar a partir de las 18.00 horas y el horario límite de los comercios estará fijado en las 21.30 horas. Estas medidas se suman a las recomendaciones de evitar al máximo las reuniones o encuentros con no convivientes, que están limitadas a cuatro personas en toda la comunidad, y de llevar a cabo únicamente actividades "esenciales".

De estas medidas y recomendaciones ha informado el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en una rueda de prensa posterior a la reunión del comité clínico de este martes. En ella, informó de que, con carácter general, "non hai ningún concello que non estea sometido" a restricciones en toda Galicia, que entrarán en vigor a partir de las 00:01 horas de este viernes, y todos quedan comprendidos en los dos niveles más altos de protección conforme al protocolo establecido.

SITUACIÓN EPIDEMIOLÓGICA. A pesar de que la situación gallega es mejor que la que viven la mayoría de comunidades españoles, el titular de la Xunta admite que nos encontramos en un momento "especialmente preocupante". "A situación e mellor que a que tiñamos na onda de novembro pero a tendencia e peor que aquela", reconoció.

Por el momento, la presión hospitalaria de los centros de Galicia también es menor que en noviembre, con una ocupación de las Ucis del 22% y de las plantas de un 10%.

Feijóo ha hecho la "recomendación" de llevar a cabo solo "o esencial", como es "acudir ao médico, colexios, coidado de maiores e menores, acudir a comercios a comprar enseres indispensables e acudir con normalidade ao traballo", si bien en este punto ha hecho hincapié en que "sempre que sexa posible" se recupere el teletrabajo.

La preocupación del gobierno gallego se encuentra ahora mismo en frenar cuanto antes el impacto de esta tercera ola, y que su pico se adelante "a finais deste mes de xaneiro ou o principio de febreiro".

RESTRICCIONES. En cuanto a las restricciones, Feijóo anunció este miércoles que el toque de queda se adelanta una hora, pasando de las 23.00 a las 22.00 horas.

Además, y relacionado con ello, los comercios deberán cerrar a las 21.30 horas y su aforo seguirá limitado a la mitad, mientras que en los centros comerciales estará prohibido mantener reuniones personales, por lo que las personas que accedan a ellos deberán limitarse a realizar sus compras.

La hostelería, por su parte, deberá cerrar a las 18.00 horas en todo el territorio gallego, con un 30% de aforo en el interior y 50% en el exterior en los municipios con nivel de restricción medio-alto, y solo el 50% en el exterior en aquellos que se sitúen en el nivel extremo.

En lo que respecta a las reuniones, tanto "públicas como privadas", estas estarán restringidas a un máximo de cuatro personas en todos los municipios. Además, Feijóo recomienda juntarse lo menos posible en los domicilios con las personas no convivientes a partir de las 18.00 horas, extendiendo la advertencia a todo el día. "Non debemos substituir as reunións nos bares polas reunións en casa. A unidade familiar é o único lugar seguro", aclaró.

Las visitas hospitalarias se limitarán en todas las áreas sanitarias a una persona por paciente, pudiendo ampliarse en algunos casos excepcionales.

Para las actividades deportivas habrá un número máximo de cuatro personas y un aforo en interiores limitado al 50%, mientras que los locales culturales (cines, auditorios, teatros...) solo podrán albergar un máximo de 500 personas al aire libre y de 250 en el interior, y siempre sentados.

CIERRE PERIMETRAL. Un total de 63 municipios gallegos, incluidas las siete ciudades, quedarán cerrados a la movilidad a partir de la medianoche de este viernes en su perímetro individual, aunque en el caso de Lugo, Pontevedra y Vigo el comportamiento epidemiológico es mejor que en el resto y están en un nivel de restricción medio-alto.

Esto significa que todas las ciudades estarán cerradas a entradas y salidas salvo para las actividades esenciales, independientemente del nivel máximo de restricciones o nivel medio alto. Los cierres son individuales, es decir, ya no habrá almendras de varios ayuntamientos entre los que sí se permita la movilidad.

"A recomendación que pedimos é que se limite a movilidade ao máximo", ha dicho Feijóo. No habrá almendras, sino cierres municipales, lo cual afectará en total a 60 ayuntamientos, lo que es el 64 por ciento de la población.

Sin embargo, la situación dista mucho de ser homogénea entre las siete urbes. Pontevedra y Vigo, por ejemplo, "deberían entrar no nivel máximo de restriccións", según la opinión de Feijóo, pero por el momento se mantendrán en el nivel medio-alto. "Contactei con ambos os alcaldes para comentar esa posibilidade, porque a súa evolución é preocupante. Sen embargo, solicitaron manterse no segundo nivel de alerta e os seus datos permiten isto polo momento".

En el lado opuesto se encuentra Lugo, "a mellor cidade de Galicia", como explicó este miércoles el titular de la Xunta. Por ello, su nivel de restricciones no cambiará, al menos "nos próximos días".

NIVEL MÁXIMO DE RESTRICCIONES. Feijóo anunció que en el nivel máximo de restricciones se situarán un total de 63 concellos: aquellos con más de 10.000 habitantes con una incidencia acumulada superior a 250 casos y 27 de menos de 10.000 habitantes.

En estos municipios, se prohíbe la movilidad fuera de sus límites, quedando aislados de forma individual, mientras que el aforo en los centros comerciales se rebaja al 30% y en la hostelería solo se podrá consumir en terrazas hasta las 18.00 horas y mediante el servicio a domicilio.

Estos son los concellos en nivel máximo de restricciones:

A Coruña
A Coruña, Santiago de Compostela, Ferrol, A Pobra do Caramiñal, Ames, Arteixo, Boiro, Cabanas, Camariñas, Cambre, Carballo, Cee, Cerceda, Culleredo, Fene, Laxe, Melide, Narón, Noia, Oleiros, Oroso, Ortigueira, Outes, Pontedeume, Porto do Son, Rianxo, Ribeira, Trazo, Val do Dubra y Vimianzo.

Lugo
Vilalba, Viveiro y Xove.

Ourense
Ourense, Allariz, Barbadás, Carballiño, Monterrei, Verín y Xinzo de Limia.

Pontevedra
A Estrada, A Guarda, A Illa de Arousa, Baiona, Bueu, Caldas de Reis, Cuntis, Moaña, Oia, O Rosal, Poio, Ponteareas, Pontecesures, Redondela, Salvaterra do Miño, Tomiño, Tui, Valga, Vilagarcía y Vilanova.

Además, los concellos de Lugo, Pontevedra y Vigo estarán cerrados perimetralmente a pesar de situarse en el nivel medio-alto de restricciones, y no en el máximo.

HOSTELERÍA. El presidente gallego lamentó la decisión de restringir nuevamente la actividad de la hostelería, pero sostiene que es algo "inevitable", sin embargo especificó que en los bares "non hai máis contaxios que nas reunións familiares", por lo que es consciente de que la situación es "inxusta" con el sector.

Feijóo aclara que "non deixaremos sós" a los profesionales hosteleros y anunció nuevas reuniones con los representantes del sector para acordar un paquete de ayudas con el que mitigar el impacto de las medidas.

"Xa tomamos e seguiremos tomando medidas en favor da hostelería inmediatamente" pero "entre manter os bares abertos" y convivir "coas Ucis colapsadas", el titular de la Xunta aboga por evitar lo segundo.

Pontevedra, cerrada individualmente
Comentarios
ç