Pontevedra tiene hoy los mismos médicos de Primaria que en 2018

En el conjunto de Galicia crece, en cambio, el personal de enfermería, los pediatras, las matronas y los fisioterapeutas. Las camas hospitalarias también descienden, pero aumenta el gasto general
Un médico. PIXABAY
photo_camera Un médico. PIXABAY

El número de médicos que ejercen en el Sergas en Atención Primaria regresó el año pasado a cifras previas a la pandemia. El Instituto Galego de Estatística (Ige) contabilizaba 2.604. Son casi cuarenta menos que en el ejercicio precedente y arrojan un total quese sitúa entre los 2.602 de 2018 y los 2.608 de 2019, el último antes de que el covid pusiera patas arriba el mundo y, en especial, la organización de los medios sanitarios.

Las estadísticas de recursos humanos de sanidad ofrecidas este viernes por el Ige muestran que la cifra de facultativos generales trabajando en la puerta de acceso a la sanidad pública descendieron en A Coruña –son 14 menos que en 2022–, Lugo –13 menos– y sobre todo Ourense –18 menos–, pero no así en Pontevedra, donde en cambio eran una decena más.

En este balance general, se observa la tendencia contraria en enfermería, que creció en casi un centenar de profesionales hasta sumar 2.502 en el conjunto de la comunidad. Lo mismo ocurre con los auxiliares de enfermería, que pasan de 236 a 240. Y también hay cuatro pediatras más, con un total de 325; nueve matronas (171), cinco fisioterapeutas (168) y un par de trabajadores sociales (97).

Se pierde, por su parte, un odontólogo (100), un farmacéutico (97) y 33 celadores (253). Además, como sucede desde 2010, sigue sin haber psicólogos clínicos en la Atención Primaria gallega, a la espera de si se materializa el compromiso de habilitarlos en toda la red de centros de salud que el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, reiteró en el discurso de investidura; una medida orientada a apoyar a las personas que necesitan reducir el consumo de psicofármacos, explicó.

Menos camas, más gasto

El Ige también publicó los datos sobre las camas con las que cuenta el Sergas, en esta ocasión con cifras relativas a 2022. En concreto, después del notable repunte de 10.016 camas instaladas en los hospitales gallegos en 2020, la cifra ha ido bajando hasta las 9.723 de 2021 y las 9.712 que se anotaban hace dos años. 

En todo caso, de estas camas, las que estaban en funcionamiento eran 8.644, una quincena menos que en 2021 y 284 por debajo de las de ese 2020. Si se compara con el máximo de la serie histórica, fijado por las 10.032 de 2004, han dejado de estar operativas cerca de 1.400 camas. Del total de 2022, hay 3.735 en la provincia de A Coruña, 1.205 en la de Lugo, 1.067 en la de Ourense y 2.637 en la de Pontevedra. En Lugo y Pontevedra son donde más bajan, con diez y once menos, respectivamente.

Proporcionalmente, hay 2,95 camas en funcionamiento por cada mil habitantes, dos décimas menos que el año anterior. A comienzos de siglo esta tasa era de 3,7. Por su parte, el grado de ocupación sube al 73%, más de un punto por encima de la ratio previa.

En cuanto a los quirófanos en funcionamiento, el Ige los cifra en 285, tres menos. Se pierden tres en A Coruña (122), son 36 en Lugo por segundo año, Ourense suma uno (36) y Pontevedra resta otro (95).

Al hilo, en el Sergas se realizaron 274.273 actos quirúrgicos en 2022, casi 17.000 más que en un 2021 con la actividad aún muy condicionada por las restricciones del covid. Y eso a pesar de que en Lugo hubo 28.225, unos 300 menos.

Por último, el total de compras y gastos encadenó su sexto año consecutivo al alza y se acercó a los 3.475 millones, un 2% más.

Comentarios