La prolongación del Ave gallego a otras ciudades tendrá que esperar hasta 2023

El ministerio ratifica que los trenes Avril no llegarán este año, confía en que el retraso sea de "meses" y apunta a Talgo
La gallega Isabel Pardo de Vera, número dos del ministerio, en la intermodal de Compostela. EP
photo_camera La gallega Isabel Pardo de Vera, número dos del ministerio, en la intermodal de Compostela. EP

La secretaria de Estado de Transportes, la gallega Isabel Pardo de Vera, confirmó lo que más o menos ya era un temor generalizado en Galicia: los trenes Avril de rodadura desplazable que permitirán extender el Ave gallego desde Ourense a otras ciudades y acortar así los tiempos con Madrid no estarán listos este año.

La número dos del ministerio fue muy clara al respecto, después de que en los últimos meses la refriega política Xunta-Gobierno volviese a poner el foco en el cronograma del Ave gallego. Ahora, Pardo de Vera zanja de un plumazo el debate: el compromiso estatal de que los Avril operasen este mismo verano no se cumplió ni se cumplirá en otoño. Eso sí, al hablar de responsabilidades, la lucense apuntó hacia Talgo.

Durante una visita a la estación de Santiago y al vecino municipio de Ames, Pardo de Vera defendió la "transparencia" de su departamento respecto a los retrasos, aunque garantizó que están trabajando para que los trenes puedan funcionar "lo antes posible, en los próximos meses". Así, confía en que la fecha final de entrada en funcionamiento de los Avril de ancho varaible "no se aleje mucho" de la prometida y el retraso sea de "solo unos meses".

La secretaria de Estado explicó que tardanza se debe a un problema inicial en el contrato de licitación que, a su juicio, fue "bastante deficiente". De hecho, la responsable de Transportes tildó de "desgraciado" este contrato con Talgo, ya que pese a que se preadjudicó en el año 2016 y se firmó en 2017, hubo una demora de años en la construcción de los trenes.

El proceso se encuentra ahora en fase de homologación de unos trenes de rodadura desplazable para que puedan alcanzar los 330 kilómetros por hora, por lo que se "requiere de unas pruebas de seguridad que son las que son" y que necesitan de un "control exhaustivo" de la seguridad. "Es un proceso complejísimo", pero desde su departamento están "haciendo todo lo que se puede".

En este sentido, desveló que el próximo día 5 de octubre tendrá lugar una nueva reunión técnica con Talgo para abordar esta cuestión que urge solucionar "con independencia de las reclamaciones entre Renfe y Talgo en cuanto al contrato y las culpas".

Finalmente, Pardo de Vera hizo hincapié en que la problemática de este retraso no afecta solo a Galicia, ya que la llegada de los Avril "permitirá sacar otros trenes que espera Extremadura" en un momento en el que, dijo, "no tenemos trenes en general, porque hubo décadas sin demandarlos y luego, con este desgraciado contrato, salió esto". "Ahora queremos mirar hacia delante y resolverlo", concluyó la secretaria de Estado de Transportes.

Comentarios