El radón aumenta el riesgo de sufrir el cáncer de pulmón más agresivo

Las personas muy fumadoras y expuestas a este gas en su domicilio multiplican por 72 la posibilidad de padecerlo frente a otras que no tengan que respirarlo y que no consuman tabaco
Respiradero para aliviar el radón de una vivienda. AEP
photo_camera Respiradero para aliviar el radón de una vivienda. AEP

Un equipo multidisciplinar del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (Idis), liderado por Alberto Ruano, catedrático de Medicina Preventiva y Saúde Pública de la Universidade de Santiago (USC), ha evidenciado que la exposición al radón aumenta el riesgo de cáncer de pulmón de célula pequeña, el más agresivo de entre sus tipologías. Además, los resultados del estudio refrendaron que el consumo de tabaco incrementa su impacto sobre los pacientes "de forma significativa".

Según explicó este martes el centro de investigación biomédica de la USC, el objetivo de esta investigación era evaluar el efecto de la exposición residencial al radón —es decir, debido a su infiltración en los domicilios a través de fisuras y poros en los materiales; las juntas de las tuberías de desagües y otras acometidas— en el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer, "sobre el que había poca evidencia científica". Al respecto, insta a profundizar en la epidemiología de este tumor y sus vías moleculares.

Dada la poca información existente hasta el momento sobre la vinculación entre niveles elevados de este gas y el cáncer de pulmón de célula pequeña, el estudio incluyó 375 casos y 902 controles a personas que, de media, habían residido 25 años en las mismas viviendas. Se realizaron en nueve hospitales de España y Portugal ubicados en zonas propensas a la presencia de radón —como lo es, por ejemplo, buena parte de la comunidad gallega por su abundancia de terrenos graníticos—. La acumulación del gas en interiores se midió con detectores del Laboratorio de Radón de Galicia.

Parte de la tesis doctoral de la oncóloga Ángeles Rodríguez Martínez, el análisis arrojó una asociación "estadísticamente significativa" en aquellos casos expuestos a concentraciones superiores al nivel de intervención de la Agencia de Protección Ambiental Americana. Las personas muy fumadoras y expuestas a radón residencial multiplican su riesgo de padecer cáncer de pulmón por 72 en comparación con otras poco expuestas y que no consumen tabaco.

EMPEORA LA SUPERVIVENCIA. El Idis alude precisamente a otro estudio en el que se evaluó la supervivencia del cáncer de pulmón en los nunca fumadores y que fue el primero en señalar en sus conclusiones que una mayor exposición al radón en interiores también tiene un efecto negativo sobre la posibilidad de superarlo.