Rajoy, en la jura de bandera de la Escuela Naval de Marín

Rajoy se ha convertido hoy en el primer jefe de Gobierno en presidir el acto. (EFE)
photo_camera Rajoy se ha convertido hoy en el primer jefe de Gobierno en presidir el acto. (EFE)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha presidido hoy el acto de jura de bandera y entrega de reales despachos de la Escuela Naval de Marín, lo que lo convierte en el primer jefe del Gobierno en hacerlo.

Se trata de una ceremonia a la que habitualmente asistía el Príncipe Felipe, y que también presidieron en otras ocasiones don Juan Carlos y doña Sofía.

Un total de 131 nuevos oficiales -25 de ellos mujeres- han recibido hoy en Marín sus reales despachos y 47 nuevos aspirantes -solo una mujer entre estos- han jurado la bandera en un acto para el que se cursaron 4.000 invitaciones y al que han asistido numerosas autoridades públicas.

Además del propio Rajoy han estado en la ceremonia los ministros de Defensa, Pedro Morenés, y de Fomento, Ana Pastor; el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo; el delegado del Gobierno, Samuel Juárez; el presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, así como varios conselleiros de la Xunta y otros cargos del PP.

Los oficiales que terminaban su formación este año son los últimos que siguieron el plan de estudios de 1992, sustituido por el sistema de Bolonia, que se implantó hace cuatro años.

En el presente curso hasta 492 alumnos pasaron por la Escuela Naval de Marín para realizar algún tipo de actividad académica.

El comandante director de la escuela, Juan Luis Sobrino, ha mencionado esta particularidad en su discurso a nuevos y antiguos estudiantes.

Sobrino ha destacado que hay "pocas diferencias" en la formación de unos y otros, siempre enfocada a la "excelencia", y ha animado a todos en sus nuevas etapas con referencias metafóricas relacionadas con la náutica, un recurso habitual en sus discursos.

Bajo un intenso sol, los oficiales han desfilado, han cantado los habituales himnos a los caídos y a la Armada, y han sido vitoreados por los asistentes, con mayor o menor intensidad según el número de familiares o amigos que tenían entre el público.