Renfe estudia penalizar a Talgo por el retraso de entrega de los trenes Avril

Comprometidos para este verano en Galicia, el operador reconoce ahora que no hay fecha ▶ El ministerio retrasa hasta septiembre el debate sobre el nuevo mapa estatal de autobuses
Ethel Vazquez. SEBAS SENANDE
photo_camera Ethel Vazquez. SEBAS SENANDE

Renfe estudia la posibilidad de imponer penalizaciones a la empresa Talgo por el incumplimiento del contrato para la llegada de los trenes Avril a Galicia, comprometida para este verano y que continúa sin fecha. Así lo confirmó la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, tras participar en la Conferencia Sectorial de Transportes, celebrada en Madrid.

Sánchez apuntó que Renfe estudia el contrato suscrito con Talgo para el suministro de los vehículos y el material rodante para la entrada en funcionamiento de los trenes Avril entre Galicia y Madrid. Talgo tenía el compromiso de comenzar a facilitar estos equipos en enero de 2021, tras recibir la adjudicación para la construcción de 30 trenes de alta velocidad —15 de ellos de ancho variable ideales para Galicia— por 786 millones.

Ahora, Renfe analiza las condiciones de este contrato "para determinar las posibles penalizaciones correspondientes" mientras reconoce que no existe fecha todavía para la entrada en funcionamiento de los trenes Avril.

"Estamos exigiendo y vamos a exigir responsabilidad en el cumplimiento de los términos del contrato. Estamos analizando ese incumplimiento y, a partir de ahí, intentar que la entrega de los trenes sea lo antes posible", señaló la ministra. "Talgo no solo ha incumplido reiteradamente sus compromisos de entrega sino que, a medida que han transcurrido los meses, ha comenzado a buscar excusas que justifiquen dicho retraso ", continúa Renfe, que afirma que estas demoras suponen "costes significativos".

En esta línea, remarca que la entrada de estos nuevos trenes estaba llamada a incrementar la oferta y también a reducir los tiempos de viaje "significativamente " en los corredores donde conviven el ancho estándar y el ancho internacional.

Por último, Renfe incide en que "los nuevos trenes hubieran permitido mejorar considerablemente la oferta de Renfe en todo el ámbito Ave-Larga Distancia como, por ejemplo, los servicios entre Madrid y Santiago, A Coruña y Vigo; mayor número de frecuencias, mayor oferta de plazas y reducción de tiempos de viaje en algunos recorridos".

MAPA DE AUTOBUSES. Además del tren, la conferencia nacional de ayer abordó —o más bien no lo hizo— la petición de varias comunidades autónomas, entre ellas Galicia, de diseñar un nuevo mapa concesional de servicios regulares de transporte por carretera, al considerar lesivo el que hay sobre la mesa. En el caso de Galicia, deja sin paradas a 23 ayuntamientos y más de 130.000 gallegos. Pese al empeño de la Xunta de colar en el orden del día este asunto, la ministra Raquel Sánchez le dio carpetazo hasta septiembre, cuando se comprometió a analizarlo.

Así lo desveló la conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, tras la Conferencia Nacional del Transporte, recalcando que el asunto del mapa de buses es "estructural" y llega en un momento en el que los precios de los carburantes "están disparados y siguen creciendo".

Vázquez detalló que Galicia y otras autonomías trasladaron su "preocupación" por el nuevo mapa, que no pueden "compartir ". Y la ministra "tomó nota" con el compromiso de poder abordar el asunto en septiembre. "Esperemos que así sea", indicó la conselleira, que sugirió una conferencia presencial para abordar este asunto y el anteproyecto de Ley de Movilidad Sostenible, ambos "esenciales" para Galicia. "Son dos normativas que para comunidades periféricas como Galicia son lesivas y disminuyen de forma sustancial los servicios de transporte", advirtió, criticando que el Gobierno "no haya tenido a bien" tratar ayer estos asuntos.