La revolución del aerotaxi despega en Galicia

Los socios del proyecto internacional Amu-Led testan en Santiago la integración de los drones en el tráfico aéreo y el lunes lo harán en Rozas
El alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, se subió ayer al aerotaxi. V.N. (AGN)
photo_camera El alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, se subió ayer al aerotaxi. V.N. (AGN)

El futuro en el que los vehículos aéreos no tripulados (UAV) surcarán el cielo para transportar mercancías, realizar labores de inspección de infraestructuras o vigilancia policial, atender emergencias, trasladar órganos o personas en aerotaxis está cada vez más cerca y Galicia está decidida a encabezar esta revolución. El Instituto Tecnológico de Galicia (ITG) y la compañía japonesa NTTData —con oficinas en Santiago y A Coruña— presentaron este miércoles en Compostela los avances del proyecto internacional H2020 Amu-Led, que busca demostrar la viabilidad de la movilidad aérea urbana con drones.

El gran objetivo es brindar información a la Agencia Europea de Seguridad Aérea (Easa) para agilizar la elaboración de una regulación necesaria para que el uso de los UAV pueda democratizarse y así contribuir a descongestionar las carreteras y a descarbonizar el transporte, como expuso Pablo Menéndez-Ponte Alonso, el coordinador del proyecto por parte de NTT Data.

Para ello, tocará contar con un sistema de gestión del tráfico aéreo con el fin de que estas naves puedan convivir con aviones y helicópteros, dotarse de vertipuertos, establecer aerovías y supervisar los planes de vuelo para evitar incidencias.

En esos desafíos trabaja el consorcio integrado por 17 empresas de Europa, Estados Unidos y China —entre ellas gigantes como Boeing y Airbus o el fabricante asiático de drones EHang— y que implica a 60 ingenieros de cinco países. El proyecto, que arrancó en enero de 2021 y finalizará en febrero de 2023, incluyó demostraciones previas en Cranfield (Reino Unido), Ámsterdam, Enschede y Rotterdam (Países Bajos). La prueba que este miércoles arrancó en Santiago, única en España y que contó con once vertipuertos repartidos por la ciudad, es la más compleja desarrollada hasta ahora e incluyó 30 operaciones tanto reales como simuladas.

En el Gaiás, el consorcio desplegó un centro de control de tráfico de drones y nueve UAV, entre los cuales llamó especialmente la atención un aerotaxi de dos plazas con capacidad para recorrer 40 kilómetros y para portar hasta 250 kilos. Autoridades como el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, o la directora de la Axencia Galega de Innovación, Patricia Argerey, probaron la nave, que no precisa de un piloto a bordo. Lo hicieron sin alzar el vuelo, mediante unas gafas de realidad virtual a falta de la pertinente regulación.

El lunes el escenario será el Polo Aeroespacial de Rozas, en Castro de Rei, avanzó Sergio Vázquez Torrón, el presidente de Ineco, la ingeniería dependiente del Ministerio de Transportes, que avisó de que "Europa no puede quedar atrás en materia de regulación".

De su lado, NTT Data y el ITG presentaron Airus, el software que crearon para la gestión del tráfico aéreo en cuanto los drones sean un actor más.