Los médicos que cubran vacantes percibirán 12.000 euros más

Rueda prevé "problemas" de atención estival pero lo ve un mal "endémico" y afea que la oposición sea "dócil" con Moncloa
Pleno del Parlamento
photo_camera Rueda, en el Parlamento. PEPE FERRÍN

La Consellería de Sanidade y los sindicatos con representación en la mesa sectorial —CIG, CC.OO., CSIF, Satse y UGT— acordaron que, como reclamaban las centrales, ascienda a 12.000 euros al año —2.000 más de lo que proponía inicialmente la Administración gallega— el complemento para los médicos que familia que asuman un trabajo adicional de cuatro horas y media a la semana con unas 300 cartillas extra de máximo debido a que una vacante en su centro no pueda cubrirse con un nombramiento interino.

El pacto se firmó junto con el incremento del precio de la intersustitución para médicos de familia, pediatras de Atención Primaria, odontólogos, fisioterapeutas, enfermeras y, por primera vez, matronas. En la actualidad se reparten el 70% de las retribuciones fijas del ausente al que sustituyen y pasarán a percibir el 100%.

Otro punto se refiere a la prolongación de la jornada en médicos, pediatras y enfermeros. Las mejoras consisten en un incremento del 10% del premio hora y en la reducción del tiempo de la agenda a cuatro horas.

En cuanto a la mejora de la retribución para los puestos de difícil cobertura, se suscribió un aumento de un 50% de las cuantías vigentes y también se elevará el factor relativo a la soledad del profesional, mientras que se elimina el requisito de que resida en la localidad donde esté el centro. Estas mejoras supondrán en el caso de los médicos de familia de un incremento anual de 2.866 euros, en Pediatría de 1.146 euros y en Enfermería, de 1.432. Además, se prevé aumentar el número de centros bajo esta calificación.

En cuanto a los puntos de atención continuada (PACs), subirá el valor hora de la jornada complementaria y las guardias. Los sindicatos coincidieron en calificar el acuerdo como un "necesario paso intermedio" que, con todo, "non soluciona" el problema de la Atención Primaria.

PARLAMENTO. Precisamente, la sanidad copó buena parte de la sesión de control al titular de la Xunta en el Parlamento. Alfonso Rueda admitió que el verano traerá "problemas" en la Atención Primaria y agudizará los "momentos de tensión", aunque afirmó que su gobierno está "preparado" con un "plan específico frente a contenxencias" en cada área sanitaria.

Rueda insistió en que se trata de un problema "endémico", común en todo el país y que se arrastra desde hace décadas, ya que su antecesor durante el bipartito, Emilio Pérez Touriño, "xa dicía que faltaban médicos", recordó.

"Probe a investir máis e verá que os problemas son menores", replicó la portavoz nacionalista, Ana Pontón, para urgir un plan de choque de 200 millones, mientras que su homólogo del PSdeG, Luis Álvarez, pidió convertir los "contratos precarios en contratos fixos" para evitar que "ningún médico máis se vaia de Galicia". Propuso sumar 140 millones adicionales en la Primaria en los próximos presupuestos y que la Xunta contrate a los 241 médicos que "foron admitidos na última ope do Sergas, pero non conseguiron praza", ya que "só convocáronse 106" de Medicina Familiar.

Ante estas respuestas, Rueda los acusó de cargar de "reproches e obrigas" a la Xunta mientras se comportan con "docilidade" ante el Gobierno central en temas como este y otros como el reparto de fondos europeos o la gestión del litoral. En lo primero, recalcó que mantendrá sus demandas de que se cambie el sistema MIR o que se cree la especialidad de urgencias. Fuera del hemiciclo, los alcaldes de Nigrán, Baiona y Gondomar criticaron la decisión de la Xunta de no establecer este verano el tradicional refuerzo de personal sanitario por la llegada de turistas.

El responsable de Medicina Interna del Chus dimite por la sobrecarga

Antonio Pose, jefe del servicio de Medicina Interna del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (Chus), presentó este miércoles su dimisión en un encuentro con la gerencia del área. Según fuentes presentes en ella, a las que alude Europa Press, fue una reunión "tensa por momentos" en la que manifestó que "llevaba ya tiempo pensando" en renunciar dada la sobrecarga que sufría su departamento.

En su intervención, Pose aludió asimismo a "lo tensionada" que está la sanidad pública y pidió un refuerzo de recursos humanos.

GUERRA ENTRE COMUNIDADES. El Sindicato Médico Andaluz denunció la falta de profesionales para garantizar el derecho a una atención adecuada y, además, el derecho de los facultativos a disfrutar de las vacaciones estivales. "Es cierto que este es un problema nacional que afecta a todas las comunidades y que, por tanto, el principal actor que debiera tomar medidas es el Gobierno central, pero también es cierto que esta situación ha provocado una guerra entre comunidades que intentan captar médicos a costa de dejar sin efectivos a comunidades vecinas", critica.