Rueda censura el "agravio" del acuerdo de PSOE y ERC: "Galicia será leal pero non submisa"

El presidente de la Xunta asegura que el pacto implicará una "carga adicional" de 400 euros para cada gallego
Rueda, entre Ángeles Vázquez y Diego Calvo, este viernes en Santiago. PEPE FERRÍN (AGN)
photo_camera Rueda, entre Ángeles Vázquez y Diego Calvo, este viernes en Santiago. PEPE FERRÍN (AGN)

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha subrayado este viernes que Galicia "non vai quedar calada nin ser convidada de pedra" mientras el PSOE negocia con los partidos nacionalistas catalanes "de forma bilateral" unos acuerdos para la investidura de Pedro Sánchez que implican romper con los principios que vertebran la España autonómica y que, además, llevarán a repartir "entre todos os españois" la deuda de Cataluña, lo que se traducirá en una "carga adicional de 400 euros para cada galego", el equivalente a quince meses de presupuestos de la Xunta. Por ello, urgió convocar una conferencia de presidentes para analizar el contenido de estos pactos . 

"Galicia será leal pero non submisa", subrayó Rueda, quien ha censurado el "agravio" que considera que supone el acuerdo entre PSOE y ERC para la comunidad. Rodeado de sus conselleiros en pleno, expresó la unidad del Gobierno gallego frente a unos acuerdos que afectan, dijo, a los "lazos de irmandade" de la ciudadanía, a la "credibilidade" de las instituciones, al "imperio da lei" y, en definitiva, a la "igualdade" de los españoles, al interpretar la Constitución con "extrema laxitude" para dar cabida a la amnistía de los participantes en el procés y al "mutualizar" la deuda de una comunidad en perjuicio de aquellas, como Galicia, que llevaron a cabo una gestión "responsable" de su economía.

Rueda denunció que el contenido de los acuerdos que ha trascendido significa un perjuicio directo a Galicia, también por privilegiar las infraestructuras de Cataluña frente a otras como la llegada de los trenes Avril, el traspaso de la AP-9 o el impulso del corredor atlántico. El popular reclamó convocar una conferencia de presidentes autonómicos para alcanzar un "consenso multilateral" en la reforma del sistema de financiación autonómica, a fin de que siga respondiendo con "eficacia e equidade" a las necesidades de todas las comunidades.

La condonación de deuda une a comunidades de PP y PSOE

La condonación de parte de la deuda de Cataluña con el Estado incluida en el acuerdo del PSOE y ERC para la investidura de Pedro Sánchez ha unido a comunidades gobernadas por el PP y el PSOE para pedir el mismo trato y que medidas como esta sean fruto de una negociación multilateral. 

Algunos gobiernos del PP, como los de Castilla y León y Cantabria, han confirmado que recurrirán la quita de deuda a Cataluña, mientras otros, como los de Andalucía y Murcia, ya han calculado en qué cantidad les afectaría.

El presidente castellanoleonés, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado este viernes que de confirmarse la quita de la deuda a Cataluña su gobierno acudirá a la Justicia y ha reclamado que un asunto como la condonación de las deudas autonómicas con el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) sea abordado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera y no de forma bilateral.

Por su parte, la presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, ha anunciado que su gobierno planteará un recurso de inconstitucionalidad si esta comunidad autónoma y el resto no reciben "el mismo trato que Cataluña".

El presidente andaluz, Juanma Moreno, ve algo "completamente indigno que Pedro Sánchez esté dispuesto" a pagar "cualquier cosa y cualquier precio por el sillón de la Moncloa", al tiempo que ha reclamado un trato similar al de Cataluña, donde la condonación supone "2.099 euros por habitante", lo que equivaldría a 17.800 millones en el caso de Andalucía. 

Desde Murcia, el consejero de Hacienda, Luis Alberto Marín, ha cifrado en el 80 % la cantidad de deuda "histórica" -11.396 millones de euros al cierre de 2022- que debería condonarse a la Región, puesto que achaca ese porcentaje a la infrafinanciación.

Sin entrar en cifras, y de hecho sin referirse directamente a la quita para Cataluña, el president de la Generalitat Valenciana, Carlos Mazón, ha aprovechado para subrayar que su comunidad ha acreditado ser la peor financiada de España" y ha declarado: "Ahora los de la primera velocidad nos toca ser a nosotros"; aunque para ello no va a "extorsionar a nadie" ni a "amenazar con romper nada". 

Ayuso cree que perdonar deuda es "repartir miseria" 

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha censurado el pacto PSOE-ERC al entender que supone "dinamitar la nación" y "repartir miseria" entre los territorios con la asunción del Estado de parte de sus deudas y, sobre las actuaciones qué llevará a cabo, ha comentado que esperarán a ver "hasta dónde llega esta ignominia".

El presidente de Aragón, Jorge Azcón, ha advertido de que se opondrá con "todos los instrumentos" a su alcance a los acuerdos con los independentistas catalanes y ha considerado "increíble", una "infamia" y algo "absolutamente injusto" pactar una condonación de la deuda sin haber consultado a los aragoneses".

El presidente del Gobierno de La Rioja, Gonzalo Capellán, ha dicho que condonar una deuda autonómica es una cuestión que "no puede hacerse por un pacto entre partidos políticos" y que tiene que tratarse en el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

El Govern balear ha expresado también su rechazo a la condonación de deuda de las autonomías con el FLA pactada por el PSOE y ERC y ha exigido que cualquier acuerdo que afecte a las islas sea tratado en una negociación multilateral en la que defenderá que se contemple la "infrafinanciación histórica" que en su opinión explica parte del endeudamiento de su comunidad.

Page pide más quita para las comunidades infrafinanciadas 

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, ha pedido que la quita de la deuda pública sea mayor para aquellas regiones que están infrafinanciadas con el actual modelo de financiación autonómica, entre las que ha citado, además de la suya, a Andalucía, la Comunidad Valenciana y Murcia.

García-Page ha reclamado que la condonación de deuda "tiene que ser a todas las autonomías" y por ello ha confiado en que pronto se celebre un Consejo de Política Fiscal y Financiera, en el que ha adelanto que pedirá que se beneficie más a las autonomías infrafinanciadas con el actual modelo de financiación.

Esta declaración de Page se suma a la que ayer hizo su compañero de partido y presidente de Asturias Adrián Barbón, que exigió "igualdad de trato" si se produce una condonación de deuda a Cataluña por parte del Gobierno central.

El presidente de Canarias, Fernando Clavijo, además de insistir en que el acuerdo para una ley de amnistía le parece "inmoral", ha criticado que se pueda, "mediante acuerdos puntuales, sortear, burlar o romper el equilibrio territorial del sistema de financiación", dando "más dinero a los más ricos".

El único presidente autonómico que por ahora ha apoyado el acuerdo PSOE-ERC es el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, que ha considerado que "será bueno para Cataluña".

Blanco pide a Rueda que deja la "confrontación"

El delegado del Gobierno en Galicia, Pedro Blanco, ha pedido a Alfonso Rueda que deje "la permanente confrontación" con el Ejecutivo central y ha insistido en que "la condonación de la deuda a Cataluña es extensible a todas las comunidades, también a Galicia". 

Después de que este viernes el presidente de la Xunta haya censurado el "agravio" que, ha asegurado, supone para Galicia el acuerdo entre PSOE y ERC, Pedro Blanco ha defendido que es "un paso más para conseguir una legislatura estable y de convivencia". "La ciudadanía votó diálogo, entendimiento, progreso y avance", ha resaltado. 
En este sentido, ha querido lamentar "las desafortunadas" declaraciones de Rueda sobre este asunto que, según el delegado del Gobierno, "son fruto del desconocimiento o, peor aún, por un interés electoralista". 

En declaraciones difundidas a los medios, Blanco ha recordado que, tal y como trasladó el ministro Bolaños, "la condonación de la deuda a Cataluña es una medida extensible al resto de Comunidades Autónomas, también a Galicia". 

Por eso, ha dicho no entender por qué el presidente autonómico hace declaraciones "alertando a la ciudadanía ante una situación de desigualdad que no se va a dar". 

"Debería de estar trabajando por las preocupaciones reales de los gallegos, que son muchas y dejar de lado la permanente confrontación con el Gobierno de España", ha zanjado. 

Comentarios