martes. 11.08.2020 |
El tiempo
martes. 11.08.2020
El tiempo

El rupturismo se hunde en la Galicia urbana: del 20% en 2016 a rondar el 5%

Noriega, Beiras, Villares, Gómez Reino, Día, Quinteiro y Suárez, entre otros. EFE
Noriega, Beiras, Villares, Gómez Reino, Día, Quinteiro y Suárez, entre otros. EFE
La dirección de Podemos en Madrid no ve "una causa concreta" ► Las mareas convocan a sus direcciones

La desaparición del espacio político rupturista del Parlamento gallego tras las elecciones del pasado domingo se explica, en gran parte, por la pérdida de apoyos en la Galicia urbana, donde se asentó buena parte del proyecto que, bajo el paraguas del partido instrumental En Marea, logró ser segunda fuerza hace cuatro años moviéndose en torno al 20% de los votos tanto en las siete grandes ciudades gallegas como en las cuatro circunscripciones. 

En las elecciones del pasado domingo 12 de julio, Galicia En Común-Anova Mareas solo pasó del 5 por ciento de los sufragios en Ferrol (7,76%), Vigo (6,08%) y A Coruña (6,73%). En el resto de las grandes urbes, la herramienta electoral del espacio político rupturista no alcanzó el umbral que marca la posibilidad de obtener escaño –el 5%–, incluida la ciudad de Santiago (4,92%), que gobernó la Compostela Aberta de Martiño Noriega (número tres de la lista por A Coruña) hasta hace un año. 

La caída es más pronunciada en las ciudades fuera del eje atlántico, sobre el que pivotó la campaña de Galicia En Común, pilotada por Ramón Luque, enviado desde Madrid por la dirección de Podemos para acompañar a su candidato a la Presidencia de la Xunta, Antón Gómez-Reino. 

De este modo, en Lugo se quedaron con el 3% con 1.334 votos (en 2016, En Marea tuvo el 20,69% con 10.159 votos) y en Ourense, el 2,86% con 1.377 sufragios (hace cuatro años, En Marea llegó a los 10.072, el 18,21% del total). 

Así las cosas, el espacio político que en 2012 modificó el mapa político gallego con la irrupción de Alternativa Galega de Esquerdas (Age) en la Cámara, que llegó a ser segunda fuerza en unas generales (la coalición En Marea en diciembre de 2015), gobernó tres (Santiago, A Coruña y Ferrol) de las siete ciudades gallegas y que lideró la oposición en el Pazo do Hórreo tras las autonómicas de 2016, desaparece del Parlamento de Galicia.

RETROCESO HISTÓRICO.  En las últimas autonómicas, las de 2016, la candidatura encabezada por el magistrado Luís Villares y en la que viajaban las fuerzas que integraron Galicia En Común-Anova Mareas alcanzó los 271.418 votos, el 19,07% del total. El domingo, la lista de Gómez-Reino obtuvo 220.000 sufragios menos y, con 51.223 papeletas en toda Galicia, se quedó a medio punto de llegar a la barrera del 5 por ciento en las provincias atlánticas, Pontevedra y A Coruña. 

Más lejos de obtener representación han estado en Lugo (3.678 votos) y Ourense (3.332), donde cayeron al 2,26 y el 2,15 por ciento, respectivamente. Hace cuatro años, En Marea logró dos diputados por cada circunscripción con el 15,37% de los sufragios por Lugo (28.125 votos) y el 13,79% por Ourense (24.005 votos). 

La caída también es pronunciada si se toman como referencia los resultados de las últimas generales de noviembre de 2019, en las que Galicia En Común estaba integrada exclusivamente por Podemos y Esquerda Unida. Anova y las mareas de Santiago y A Coruña, que en estas autonómicas viajaban en la coalición, no se presentaron a dichos comicios. 

Así, hace ocho meses, Galicia En Común obtuvo dos diputados por las provincias atlánticas, en las que alcanzó el 12,56% del total con 76.236 votos en A Coruña y el 15,54% en Pontevedra, donde la lista encabezada por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, llegó a los 80.342 sufragios. 

En dichas elecciones, el espacio político obtuvo su mejor resultado en la ciudad más poblada de Galicia, en Vigo, donde los casi 31.000 votos recibidos por la lista los situaron en tercer lugar, a menos de 6.000 sufragios del PP y triplicando al BNG. 

En las autonómicas de 2016, también fue la ciudad olívica donde En Marea tuvo mejor resultado, con más de 41.000 papeletas, el 27,58% del total. El domingo, Galicia En Común cayó al 6,08% con 8.246 votos en Vigo. 

También se había impuesto entonces al Bloque en la siguiente ciudad en el ranking gallego de población, A Coruña, gobernada por Marea Atlántica entre 2015 y 2019. El 10 de noviembre, En Común fue tercera fuerza en la ciudad herculina, con más del 14% de los votos. Ocho meses después, el rupturismo se quedó en menos de 6.500 sufragios. 

En las otras dos ciudades que gobernaron las mareas durante el pasado mandato municipal, el espacio político también sufre un severo retroceso. En Santiago, donde el 20% de los electores respaldaron En Marea en 2016 (10.845 votos), Galicia en Común quedó relegada al cuarto lugar con 2.435 sufragios, el 4,92%. 

Ferrol fue la ciudad en la que mejor resultado obtuvo el proyecto rupturista con 2.382 votos que suponen el 7,76% del total de papeletas emitidas. De hecho, el cinturón de la ciudad naval, lugar de nacimiento y residencia de la ministra Yolanda Díaz, es donde más aguanta la candidatura, con un 6,10% en Narón y el 6,22% en Fene.

VOX POR DELANTE EN MONFORTE. Los resultados son peores si se sale de la denominada Galicia urbana. En la comarca de Terra de Lemos, con capital en Monforte y que tiene unos 30.000 habitantes, Galicia En Común solo obtuvo 337 sufragios, casi 100 papeletas menos que Vox. 
En la comarca de Bergantiños también se quedan en el margen del 2,25% con 730 votos en un área de varios ayuntamientos con capital en Carballo que tiene más de 67.000 habitantes, mientras que en la comarca de O Carballiño (con más de 26.000 habitantes) solo llegaron al 1,74%, por detrás de la coalición Recortes Cero-Espazo Común.

CAEN AL CUARTO PUESTO EN CANGAS. El descalabro también se produce en Cangas do Morrazo, uno de los municipios gallegos donde, desde su surgimiento, el espacio rupturista había logrado mejores resultados, llegando a quedarse a menos de 30 votos de ser la fuerza más votada en las autonómicas de 2016 con el 35,5% de los sufragios totales. 

El domingo, Galicia En Común se despeñó al cuarto lugar por detrás de PP, BNG y PSdeG, al recibir poco más de 1.000 votos, el 8,38% del total en uno de los ayuntamiento en los que el espacio político mantiene el poder, con Xosé Manuel Pazos de Alternativa Canguesa de Esquerdas (ACE) con el bastón de mando desde 2015. 

Las mareas convocan a sus direcciones
Las principales mareas integradas en la plataforma electoral Galicia en Común Anova-Mareas, -Compostela Aberta y Marea Atlántica- han anunciado este lunes que reunirán próximamente a sus direcciones para evaluar los malos resultados.

Después de intensas negociaciones, las mareas locales decidieron el pasado mes de febrero adherirse al proyecto de la coalición entre Podemos, Esquerda Unida y Anova, que finalmente se queda fuera del Parlamento al no conseguir el 5 por ciento necesario en ninguna de las cuatro circunscripciones.

 

Podemos no ve "una causa concreta" en el batacazo
La portavoz de la Ejecutiva de Podemos, Isabel Serra, ha evitado señalar causas concretas del batacazo que ha sufrido su formación en las elecciones vascas y gallegas de este domingo, y ha explicado que lo que les toca ahora es tener una "reflexión colectiva" y "autocrítica", para analizar la "realidad compleja" que ha dado lugar a esos malos resultados; una tarea que comenzarán esta semana con la reunión de la Ejecutiva, que no se ha reunido este lunes, pero que tendrá lugar "los próximos días". 

Eso sí, la dirigente ha reivindicado la gestión del secretario general morado y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y de la dirección estatal del partido, al recordar que ésta fue "revalidada" en la Tercera Asamblea Ciudadana Estatal de mayo. 

No obstante, preguntada por los motivos concretos de esa derrota, y sobre si pueden tener que ver con las "ideas" o bien con los "liderazgos", la portavoz ha explicado que "los resultados no se basan en una causa concreta sino que es una realidad compleja". 

"Hay muchas causas, y eso es lo que nos toca hacer en Unidas Podemos, tener un debate y una reflexión colectiva para estar más fuertes en el futuro", ha enfatizado Serra, quien ha avanzado que la Ejecutiva tiene previsto reunirse esta semana, "en los próximos días", para comenzar esta tarea. 

El rupturismo se hunde en la Galicia urbana: del 20% en 2016 a...
Comentarios